Aclaraciones y falsedades en torno a El judaísmo en la música.

El triunfo de la iglesia sobre la sinagoga

El triunfo de la Iglesia sobre la sinagoga.

Son pléyade los que exageran la influencia del indeseable libelo El judaísmo en la música de Wagner o distorsionan su contenido. Esto no hubiera sucedido si no hubiese existido el nazismo porque lo cierto es que ni su contenido es como nos lo quieren presentar – seguramente sin haberlo leído – ni su influencia fue tal como se afirma machaconamente aprovechando bicentenarios wagnerianos y celebraciones entorno a Meyerbeer como la del año actual en que se cumplen 150 años de su muerte. Antes de opinar, lo que debe hacerse es leer el texto.

Hay quienes afirman que es de él de donde toma Hitler la idea del Holocausto, dando una interpretación violenta a la palabra con que concluye y que Wagner asegura que es el único modo que tienen los judíos de ser redimidos: Untergang palabra ambigua que se ha traducido de diferentes maneras: hundimiento, decadencia, sacrificio, anonadamiento, extinción, etc. Es falso. Si leemos el párrafo entero veremos que nos habla de un judío que se redime abandonando su judaísmo, es decir, integrándose en el grupo mayoritario. Antes del Holocausto nadie le dio otro significado. ¿Cómo iba a tener amigos judíos si propugnaba su exterminio físico? No tiene sentido. Además, el panfleto tuvo una difusión muy limitada, especialmente el de 1850, si bien, el de 1869 fue más conocido y armó cierto revuelo, ya que iba firmado por Wagner, mientras el primero es anónimo. Los primeros escritos sobre el nazismo tras su derrota no mencionan Das Judenthum. Habrá que esperar hasta los 60 para que se haga. Veamos sin distorsiones qué es lo que escribió el propio Wagner. Así concluye:

También debemos hablar de otro judío que se produjo entre nosotros como escritor. Salió de su posición particular de judío para buscar la redención entre nosotros; no la encontró y debió confesar que no podría encontrarla hasta el día en que nosotros también, convertidos en verdaderos hombres, estuviéramos salvados.

Pero convertirse en hombre al mismo tiempo que nosotros, eso significa , en primer lugar para un judío, dejar de ser judío. Es lo que hizo Boerne. Pero su ejemplo enseña precisamente que esa redención no puede ser conquistada en la quietud y en el bienestar frío e indiferente, y que a contrario, cuesta sudor, miseria, angustias, penas y dolores , como nos sucede a nosotros.

Tome parte sin prevención en esta obra de redención en donde la destrucción regenera, y entonces estaremos unidos y semejantes. Pero tenga en cuenta que existe un solo medio de conjurar la maldición que pesa sobre ustedes: la redención de Ahasverus, el anonadamiento.”

Es evidente que Wagner propone la asimilación de los judíos, no su destrucción. Pone de ejemplo el caso de Boerne y su abandono del judaísmo. Cuando dice que “la destrucción regenera” se refiere al hecho de ser judío, a la judeidad. Interpretar estas palabras como incitación al genocidio es un disparate que se contradice a su deseo: “entonces estaremos unidos y semejantes.”

Por otra parte, Wagner no solo habla de la redención de los judíos, sino de la de todos. Por eso dice: “como nos sucede a nosotros”. El tema de la redención era habitual en aquella época. Wagner, metido a redentor, predicaba la redención de toda la humanidad mediante el arte; no reducía este concepto en exclusiva a los judíos.

                        meyerbeer bFelix Mendelssohn-Bartholdy

Das Judenthum es un ajuste de cuentas a Meyerbeer y Mendelssohn

El panfleto forma parte de la trilogía de textos escritos entre 1849 y 1851 en los que pretende fundamente dar a conocer sus ideales estéticos: El judaísmo en la música, La obra de arte del futuro y Ópera en drama. Así es como ha de entenderse. Como un texto en el que vierte sus ideas sobre la música, que son opuestas a las de Meyerbeer y Mendelssohn, ambos judíos y representantes de la música que triunfaba por entonces. Wagner comete el error que hacerse eco del antisemitismo reinante en su momento, de ser injusto con estos compositores, a los que probablemente envidiara como otros músicos de entonces por el éxito que tenían, y de extender lo que era una crítica hacia ellos a “los judíos” en general.

“La esterilidad del arte musical se nos aparece en el esfuerzo artístico de Mendelssohn, ese músico extraordinariamente dotado; pero la nulidad de todo nuestro público, su constitución y sus gustos esencialmente inartísticos, nos son demostrada de la manera más evidente por el éxito obtenido por el célebre compositor judío de óperas.[Se refiere a Meyerbeer]”

No se puede negar que hay contenido antisemita – rechazable como toda forma de racismo – pero no se puede omitir que no es la finalidad última del escrito, sino que lo es la música, que Wagner ve degradada y mercantilizada ante “la nulidad de todo nuestro público”. Cuando dice “todo”, no se limita a los judíos, evidentemente; incluso afirma que Mendelssohn es un “músico extraordinariamente dotado”.

Liszt-kaulbach Berlioz-1 wagner 2

La música conservadora de Mendelssohn fue criticada por los partidarios de la música del porvenir Liszt, Berlioz y Wagner. Sin embargo, solo se recuerda en el caso de Wagner y se le criminaliza por ello.

Hay quien se rasga las vestiduras porque Wagner calificara de superficial o de efecto sin causa las óperas de Meyerbeer. Sin embargo, nadie tiene nada que objetar cuando la crítica hacia el rey de la Grand Opéra parte de Mendelssohn, quien tachó de “innoble” el primer gran éxito de su colega judío en Paris, Robert le diable. Esta apreciación despectiva de carácter moral quizá tuviera su base en el hecho de que posiblemente tuviera mala conciencia porque mientras él había renunciado a la fe de sus ancestros, el que acusa de ser autor de una ópera innoble se mantuvo fiel al judaísmo durante toda la vida. Quizá no se diga nada de esto porque no vende y la imagen que se nos quiere presentar de Mendelssohn es la de víctima del antisemitismo incluso después de muerto. Por ello, se demoniza a Wagner pero se mira hacia otro lado cuando Mendelssohn afirmaba del estilo de ópera parisina que era vulgar y que carecía de moral y de las obras de Meyerbeer que eran poco sinceras. Realmente, las opiniones de ambos acerca de sus óperas era bien similar.

Judíos en la hoguera con insignia amarilla (XV)

Judíos en la hoguera con insignia amarilla (XV)

Hay quien falta a la verdad diciendo que es el escrito que inaugura el antisemitismo racial moderno que sucede al tradicional antijudaísmo cristiano medieval, cuya solución es el bautismo. No es cierto que con el bautismo acababa todo; más bien, empezaba ya que la Inquisición podía acusar a los conversos de herejes o de judaizar, como pasó en España durante siglos tras la expulsión de los RRCC en 1492. En realidad, el antijudaísmo religioso iba asociado al antisemitismo racial como fácilmente se comprueba al leer textos antisemitas de diferentes siglos. Judíos y musulmanes han sido tratados de raza mucho antes del XIX y la razón es obvia, en ambos casos estamos ante religiones asociadas a pueblos no-indoeuropeos sino semitas. Quevedo, Shakespeare, Lutero, Fitche lo dejan bien claro. Solo necesitamos leerlos.

El triunfo de la iglesia sobre la sinagoga. Detalle.

El triunfo de la iglesia sobre la sinagoga. Detalle.

Otra mentira que se ha dicho es que con este panfleto Wagner inaugura la idea de que los judíos no son aptos para las artes, especialmente para la música, que no pueden disfrutar ni comprender. debido a su naturaleza. Esto lo afirman críticos musicales de la altura de Norman Lebrecht, prestigioso autor de libros sobre música. O bien lo desconoce o bien miente como un bellaco. Es fácil demostrarlo.

En la tradición cristiana los ángeles tocan música celestial, un placer para los cristianos y una tortura para los judíos. En El Prado podemos verlo en una obra imponte, La Fuente de la Gracia, atribuida a la Escuela del pintor flamenco Jan van Eyk (XV). En ella podemos ver dos grupos de personas: altas dignidades cristianas, encabezadas por el Papa, gozando de ella y un grupo grotesco de judíos retorciéndose, gesticulando de manera repelente y presididos por el Sumo Sacerdote tapándose los ojos. También se llama a este cuadro El triunfo de la Iglesia sobre la Sinagoga.


El mercader de Venecia. El judío usurero Shyloc. - shyloc-

El mercader de Venecia. El judío usurero Shyloc.

El mercader de Venecia de Shakespeare es profundamente antijudío, incluyendo la faceta musical. Como es sabido, un prestamista usurero judío hace un trato con un cristiano. Si dentro del tiempo convenido no le devuelve el dinero prestado con interés, se cobrará en carne eligiendo dónde la corta; con lo que le dará muerte. Esto es conocido.

Lo que muchos desconocen es el tema musical. Su hija se enamora de un cristiano; se casará con él y se bautizará, con lo que redimirá su judeidad. En una escena suena música. El cristiano, lleno de gozo, le dice a la judía que disfrute del placer de la música, pero ella no puede por ser judía aún. Cuando se bautice se desprenderá de su “ropaje de barro y corrupción” (su condición de judía) y de su insensibilidad ante el don purificador de la música.

Como romántico que era, Wagner conocía y admiraba la obra de Shakespeare, al que nadie tilda de antisemita cuando el antisemitismo se refleja en sus obras de manera expresa; al contrario de Wagner. En ninguna de sus óperas o dramas musicales hay el más mínimo rastro de ello por más que haya quien pretenda ver fantasmas donde nos los hay. Sí que lo hay en sus escritos en prosa. Como muestra, el que nos ocupa.


feuerbach nm

Antes que Wagner, Feuerbach ya trató de los judíos y la música.

Como sabemos, Wagner fue seguidor de Feuerbach hasta que lo sustituyó por Schopenhauer, ambos son antisemitas. Feuerbach, además de predicar el evangelio de la felicidad del hombre sobre la tierra, era antisemita, y también escribió sobre el judaísmo en la música. El fundador del ateísmo moderno, gran admirador de los griegos – como Wagner – contraponía la música helena a la judía. Afirmaba que mientras los primeros eran capaces de gozar de la música celestial, los judíos estaba sordos a ella y solo la podían percibir “con los sentidos del vientre”, ya que que comer es “su acto más solemne”. (La esencia del cristianismo). Está documentado que Wagner leyó este libro, publicado en 1841, es decir, casi una década antes de su panfleto antisemita.


Como vemos, ni Wagner crea el antisemitismo racial ni es el primero en ocuparse del tema de los judíos y la música. Das Judenthum no fue un importante hito en la historia del antisemitismo, como algunos pretenden. Realmente pasó desapercibido para la gran mayoría – de hecho era anónimo – aunque su reedición en 1869 – Aclaraciones sobre El judaísmo en la música – cuando Wagner ya era conocido, sí tuvo más incidencia, incluso algunas réplicas, que fueron como una tormenta en un vaso de agua que no influyó en la posteridad ya que con excepción de su publicación en sus obras completas – de corta tirada – raramente fue reimprimido.

Jadaísmo RosaPor otra parte, a quien más ha perjudicado Das Judenthum ha sido a su autor, ya que se ha utilizado, y se sigue utilizando, para atacarlo y vincularlo a una ideología nefasta y el genocidio que produjo.

Como hemos visto, en 1869 Wagner publica con su nombre el panfleto al que acompaña de una carta explicativa a una admiradora, la condesa Marie Muchanoff. Se trata de sus Aclaraciones. Hay quien afirma que retoca el texto inicial para hacerlo más antisemita y violento si cabe. Es falso. Hizo retoques suavizando el anterior.

En él se habla de arte y de música fundamentalmente y se hace referencia al judaísmo en la música como sinónimo de música conservadora y mercantilizada. No se refiere a los judíos en exclusiva, ya que incluye a Schumann – que no era judío – por el tipo de música que hacía. Se defiende de su enemigo el crítico Hanslick, quien en su escrito Lo bello en la música arremete contra él sin piedad, denigrando su música y ensalzando la de Brahms, que no era judío. Sobre si el crítico era o no judío, él lo negaba; sin embargo lo era por ascendencia materna. 

Hanslick m. Hanslick, el enemigo de Wagner.

Hanslick, el enemigo de Wagner.

Se trata despiadadamente a Wagner por haber escrito contra Meyerbeer cuando en un principio era un fervoroso seguidor del mismo. Pues bien, Hanslick tuvo una trayectoria similar. Empezó realizando comentarios elogiosos de la música de Wagner y acabó escribiendo un libelo en el que lo ataca sin cuartel – Lo bello en la música – sin que nadie lo critique por ello o cuestione su ética. Wagner lo inmortalizó como Beckmesser en Meistersinger representando a la música académica acartonada de manera caricaturesca sin hacer ninguna alusión de tipo antisemita.

cosima(color)

Cosima

En cuanto a los judíos, Wagner vuelve a repetir su postura favorable a la integración mediante la asimilación, que otros – como Liszt – no compartían ya que pensaban que no era posible y que la mejor solución sería que emigraran a otro lugar donde establecerse. Es curioso ya que el húngaro nunca rompió su relación con Meyerbeer ni nadie carga las tintas sobre su antisemitismo, que era más intenso que el de Wagner. El abate su hija Cosima – furibunda antisemita – le aconsejaron a Wagner que, por prudencia, no publicara las Aclaraciones, no porque estuvieran en contra del antisemitismo, sino por temor a la reacción de quienes ejercían una gran influencia en la banca, el comercio y la vida artística.

Como en el caso anterior, lo recomendable es leer el texto original y sacar las conclusiones oportunas.

Se agradecen las opiniones de quien desee hacerlo.

Gracias.

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Article, Assaig, Uncategorized, Wagner i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

5 respostes a Aclaraciones y falsedades en torno a El judaísmo en la música.

  1. enriquedeburgos ha dit:

    Queda perfectamente claro. Se ha exagerado el contenido del panfleto, que es uno de los escritos menos importantes de Wagner. La verdad es que es una birria de escrito en el que no hay casi nada de enjundia. Cada uno ha tratado de exagerar para manipular. Lo malo es que les salió bien y Wagner quedó como un compositor antisemita. Así somos los humanos. Wagner no era un humano corriente, estaba muy por encima de las tonterías que nos ocupan a los demás y, como decían los latinos, un águila no caza moscas.

  2. rexval ha dit:

    Gracias por comentar. Coincido contigo. Tristemente, este escrito es uno de los menos relevantes de Wagner y, mira por dónde, el más conocido por el público en general debido al efecto carnaza. De la misma época son sus dos libros fundamentales: “La obra de arte del futuro” y “Ópera y drama”. En ellos expone mucho mejor su punto de vista sobre la música y sus ideales estéticos. Vuelve a mencionar a Meyerbeer, no porque fuera judío, sino porque era el “number one” de la ópera de entonces y porque en él se expresa el tipo de ópera que pretende superar incluyendo el mercantilismo, la espectacularidad hueca y la superficialidad que era lo que demandaban quienes detentaban el poder tras la revolución de 1830 en Francia. El Jockey Club y su demanda de ballet para ver las piernas de las bailarinas formaba parte de ello.

    Una pena que habiendo aún textos interesantes de Wagner sin traducir al castellano o al catalán, se traduzca una y otra vez el referido panfleto con el añadido de los “comentarios selectos” descarados de quienes no conocen la obra de Wagner y aprovechan la ocasión para sus propios intereses de tipo político o vulgar oportunismo para que se hable de uno y vender unos cuantos “libros”.

  3. Retroenllaç: Estàs fent negacionisme del que va escriure Wagner sobre la música i els jueus? | El Cavaller del Cigne

  4. Juan Antonio Escobar Rios ha dit:

    Llegué a este artículo después de haber leído el escrito original, pues estaba en la labor de hacerme mi propio criterio a partir de las fuentes originales. La lectura me ha generado muchas claridades. Gracias.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s