Carta a Matabosch: ¿Es un burdel? ¿Es el musical hippie ‘Hair’? Pues no, es Mozart. “El texto me parece escrito por un putero”.

MOZART'S ABDUCTION FROM THE SERAGLIO

El rapto en el serrallo DE Bieito.

Se trata de Matabosch y de Bieito a propósito del 250 aniversario de Mozart. AQUÍ podéis acceder a la fuente. La pongo para que nadie dude de su veracidad o de su existencia. La verdad es que tengo mucha imaginación, pero estos señores me superan. Vaya por delante que no valoro positivamente su trabajo. En el caso concreto de Bieito lo considero directamente vomitivo. Matabosch deja más margen de maniobra en teoría, pero me asusta su concepción de la partitura. Dice que la genialidad no está en la partitura, sino en su interpretación. Peligroso, muy peligroso. Este señor pretende dar gusto a su lobby y abrir las partitura a las mismas deformaciones que hace décadas se hacen con los libretos. Y no, señor, Matabosch. La genialidad está exactamente donde el genio la dejó: en la partitura. Se podrá ser un excelente intérprete de Wagner, como Furtwängler o Kna, pero el genio se llama Wagner. Eso no admite discusión. Cualquier aficionado, y más aún músico, lo sabe.

Carta abierta al senyor Joan Matabosch:

2951140.jpg

El poderoso Joan Matabosch.

No permita que esa gente nos destroce también la música. Es lo único que nos queda. La escena se ha convertido en un burdel, un cagadero o  un manicomio. Ya está bien. Se va a quedar usted sin trabajo. Los aficionados no vamos a ir a ningún auditorio para escuchar la grandiosa música del Anillo según los retoques y cambios que le haya parecido bien a un mediocre que no es capaz de crear una obra propia, sino de destrozar la de los demás.

Tengo más para usted, señor Matabosch. Menos mal que afirma que “no todo vale”, lo afirma, pero en la práctica lo que vemos muy a nuestro pesar es deleznable. Me da la impresión de que le gusta que le digan “rompedor”, “controvertido”, “las escenas más rabiosas”, “enfant terrible” y otras cosas similares especialmente queridas por los partidarios del teatro de director. Perdone que no ponga las palabra alemana. Sé que a más de un “moderno” le encanta porque se cree que así queda más moderno todavía. Este tipo de teatro consiste, como todos sabemos, en que en lugar de representarse la ópera o pieza teatral del autor, se representa de del director. Con ello salimos perdiendo, ya que quien atrae al público es el autor. El director lo que hace es contarnos otra cosa con el pretexto de la obra original. Así, tenemos Il Ballo de Bieito, que nada tiene que ver con el de Verdi. Con el italiano no caga nadie, al menos en público…

Repugnante, ¿verdad? Se trata de una repugnancia buscada para atacar la sesibilidad del público. Es una agresión estética que no esconda su parte ética. ¿Le parece a usted esto ético? ¿Llevaría alguien a sus hijos para disfrutar de un espectáculo como este? Lo dudo.

Usted, señor, Matabosch, afirma una falsedad para justificar lo injustificable y se queda tan tranquilo. Se trata de dar cancha al lobby de los tergiversadores, claro está. Se lo demuestro. Dice usted:

“Es importante plantearse cómo interpretar a Mozart en la actualidad porque un intento de reproducción literal de las acotaciones hechas por el compositor o el libretista, que estaban pensadas para el público de su época, son una garantía de que la representación no llegará al espectador de hoy. Todos los materiales tienen unas significaciones, unas connotaciones, codificadas para su época.”

Amadeus, de Milos Forman, está ambientada escrupulosamente en el siglo XVIII en todos y cada uno de sus aspectos. ¿Quién se atreve a decir que es incomprensible porque se respeta fielmente las condiciones culturales del XVIII? Solo un necio.

Mire, señor mío, lo que escribo igual vale para a música como para la escena. Usted subestima al público actual. No queda claro por qué regla de tres no va a comprender a Mozart o Daponte en sus acotaciones – y no solo eso – originales. ¿Quién dice que hoy no seamos capaces de entender las acotaciones de un texto del XVIII? Eso es absurdo. Somos capaces de leer y entender a Homero. Con eso lo digo todo. Lo que sucede que a sus amigos se les acaba el rollo. Le aseguro que somos capaces de entenderlo. En la película Amadeus, de Milos Forman, record en todos los sentidos, el hecho de que los actores llevaran peluca empolvada no hacía que no entendiéramos la escena. Tampoco no quedábamos in albis ante las representaciones de fragmentos de óperas. Usted lo que pretende es justificar lo injustificable, la tomadura de pelo.

bieito

Bieito, un genio.

Usted conoce al señor  Bieito, ¿verdad? También sabe quién es el libretista Daponte, ¿verdad? Pues este señor ha dicho la siguiente payasada:

«Esta pieza [Don Giovanni] es sublime porque texto y música encajan muy bien. Cosa que no sucede con ‘Così fan tutte’, donde la música es estupenda pero el texto es de una vulgaridad estrepitosa. Y eso que arrastramos la tradición sicologista de que el libreto es un gran descubrimiento sobre el amor. La verdad es que el texto me parece escrito por un putero».

Se lo cuento a usted porque con aquel señor no me hablo. No sé si tendrá una mínima idea de quien era Daponte, uno de los mejores libretistas de la historia. Cosí tiene un libreto encantador y de buen gusto, lo que Bieito no es capaz de expresar al menos por lo que le tengo visto. Trata al italiano de autor de textos escritos por un “putero” y se permite calificarlo de “vulgaridad estrepitosa” cuando todos sabemos que él es el rey de la vulgaridad, especialista en cagadas, meadas y otras cosas tan finas. Está claro que este caballero dice tales cosas para “provocar”, que eso es muy moderno. Pero no provoca más que repugnancia. Vi “SU” Don Giovanni y quedé inmunizado para siempre. Lo malo es que usted y sus amiguetes le contratan porque todos son un lobby muy unido. ¿Por qué le contratan? Su trabajo es siempre la misma porquería. Se repite. Ya ha hecho de todo. Ya está bien. ¿No hay otros regidores que sepan valorar a Mozart y Daponte en lugar de insultarlos? Por supuesto que los hay, pero no son del gusto de cierto repulsivo lobby qu está destruyendo la ópera.

¿Sabe una cosa? Wozzeck es una de mis óperas favoritas. Podía estar en el Liceu un cierto sábado. Iba a comprar cuatro entradas. Cuando leí: “Bieito”, no lo hice. Este señor les gace perder dinero.

Sobre la escenografía de ‘Wozzeck’ dice Bieito que “hay que inventar”, que si el paso del tiempo – la obra es del XX – y más bobadas. Por eso nos saca sin que venga a cuento un grupo de chicos y chicas exhibiéndose desnudos y le pone mascarilla de oxígeno a niño como y estuviera enfermo de algo. Una estupidez más. A veces dudo de si esta gente lee o no el libreto que tanto desprecian. En serio se lo digo.

Acabamos con Bieito. Dice que el libreto del Rapto en el serrallo le parece “muy flojo” – menuda petulacia, lo que para el genio de Mozart era bueno para este señor es “flojo” – y que su escena serie una versión “muy libre”. Y tanto, irreconocible. Cualquiera que haya leído el libreto original sabrá que es muy divertido, poco tiene que envidiar a La Flauta mágica. La arrogancia de este señor, como la de resto de sus similares, es inaudita. Corrigen a los genios.

Señor Matabosch, ¿ve usted esta cajita? Es la integral de los conciertos de Mozart para piano, interpretada con instrumentos de época y con fortepiano exactamente igual – esa es la intención al menos – que en vida del compositor. ¿Sigue manteniendo lo que dijo acerca de la partituras y de la “actualización”? Como ve, no hace falta que nadie meta su manaza en una obra de arte como esta. Si usted lo consiente estará contribuyendo a la realización de un atentado cultural. La obra de un genio es genal y lo es para simpre. ¿Quién va a corregir a Mozart? Dígame nombres…

Su párrafo anterior hace referencia a la falacia de que hay que “actualizar”, “modernizar” según los gustos actuales. Permítame que le diga que usted, que es muy inteligente, sabe que eso no es cierto. Mozart se suele tocar a menudo con instrumentos de época y criterios historicistas, que son del siglo XVIII. ¿Ha escuchado a Gardiner o Harnoncourt? ¿Piensa usted que el melómano del XXI no es capaz de disfrutar de estas estupendas interpretaciones? ¿Piensa usted que no podemos disfrutar de Mozart tanto si se toca un piano moderno como un pianoforte del XVIII? Evidentemente que se puede. Pues con las acotaciones escénicas pasa lo mismo. Usted lo sabe. De hecho hay representaciones mozartianas en las que la escena imita la del XVIII y es maravilloso. Lo que sucede es que se les acaba a ustedes el negocio si el público reclamara “respeto”, respeto a la obra, al compositor, al libretista y al público. ¿Le gustó a usted el Don Giovanni “de” Bieito? Meadas, basura, bates de béisbol destrozando coches, saltos ridículos, huevo batido por el suelo, Don Simon, barbies… Sinceramente, no puedo creer que eso guste a nadie. Me quedo con el clásico del Salzburgo con Furtwängler.

Le propongo un juego. La escena del Comendador en versión de Salzburgo del 54 con Furwängler y la de la meada del Liceu con Bieito. Comparemos solo la parte teatral y saquemos conclusiones. No hay color en absoluto. Se podía y debería modernizar la del 54 ya que tenemos medios técnicos que entonces no existía. Eso sí, estamos hablando de un clásico de la discografía. Lo de Bieito se califica por sí mismo.

Si piensa que soy un carca que se niega a cualquier innovación está equivocado. La escena debe usar la tecnología moderna, pero – ojo – el único “Konzept” que vale es el del genio creador, no el de un señor cualquiera que se ha hecho famoso por sus animaladas.

Pues nada más, señor Matabosch, ya que ustedes son tan amantes de la libertad, yo hago uso de ella para pedirle que no contrate ni a Bieito ni a ningún otro del lobby, que son unos divos a pesar de que usted haya declarado que “los divos no son los directores de escena”. Eso no es cierto. En público o en privado los cantantes que no temen ser represaliados por ello manifiestan su hartazgo, el mismo que siente buena parte del público, entre los cuales me encuentro. Es más le pido su dimisión porque aunque habla de compaginar puestas tradicionales con modernas lo cierto es que todas son de los “rompedores”, al menos por lo que yo sé. Queremos óperas, no tomaduras de pelo. Sé que no me hará caso. Rota la escena, ahora van a romper las partituras. Espero que el público les abandone y recapacite. Han llegado demasiado lejos. Están matando un espectáculo que se inició entre finales del XVI y principios del XVII y que puso el arte a una altura muy grande, algo demasiado grande para ustedes.

Para un Don Giovanni de lujo, el de la película de Losey. Eso sí que es arte con mayúsculas. La alternativa a sus desmanes existe, pero han de rodar cabezas. Usted sabe cuáles, ¿verdad?

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Article, Òpera, Cinema, Regidors, Uncategorized i etiquetada amb , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s