Cuarteto Cedrón interpreta a Raúl González Tuñón.

cuarteto cedron

Cuarteto Cedrón interpreta a Raúl González Tuñón.

Hace mil años, cuando yo era delgado y tenía pelo no existían los CD ni los DVD-Audio sino vinilos y cassettes. Un día fui con mi amigo a unos grandes almacenes. Descubrimos un disco muy barato de Paco Ibáñez cantando a Neruda. Pero eso era en la cara A. En la B aparecía un tal Cuarteto Cedrón, totalmente desconocido para nosotros. Aún así lo compramos. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos a este cuarteto argentino. Tanto nos gustó que aprendimos las canciones de memoria. Nunca más encontramos discos de este grupo. Vivían en Francia a consecuencia de la dictadura militar que padeció Argentina durante esos años. Aún conservo ese vinilo como un tesoro y puedo canturrear las letras.

El poeta, González Tuñón, también era argentino. Fue íntimo amigo de Neruda. Ambos eran comunistas. Secundó al poeta chileno en la fundación de la sección chilena de la Alianza de Intelectuales para la Defensa de la Cultura, organización antifascista surgida del Congreso Escritores de Valencia, realizado en Barcelona, en medio de los bombardeos franquistas.

Balada Del Hombre Que Se Calló La Boca.
Letra de Juan Gelman
Musica de Juan Carlos Cedrón

El sol sale todos los días
cantan los pájaros o llueve
alguien nace, alguien muere, alguien sufre
un hombre se calló la boca.

Lo ricos cada vez más pobres,
sus armas cada vez más grandes,
sus miedos cada vez más chicos,
un hombre se calló la boca.

¿Qué espera para hablar?
¿Acaso es una copa no colmada?
Las copas pierden con el tiempo
un hombre se calló la boca.

¿Qué espera? ¿Tiene miedo?
¿No sabe? ¿Es un mártir?
¿Le sacaron la lengua? ¿Es sordo? ¿Ciego? ¿Qué es?
un hombre se calló la boca.

No quiere callar,
no quiere darle pedazos a la rabia.
¿Qué espera? ¿Esperaba? ¿Espera?
un hombre se calló la boca.

Pasaron años y vinieron
los que organizan la victoria
todos hablaron, pero antes
un hombre se calló la boca.


Milonga de la Ganzúa
Letra de Raúl Gonzáles Tuñón
Musica de Juan Carlos Cedrón

Recitado

Los ladrones usan gorra gris, bufanda oscura camistea a rayas, y sino, no…; algunos llevan una linterna sorda en el bolsillo. Por otra parte, se enamoran de robustas muchachas, coleccionan tarjetas postales y, a veces, lucen un tatuaje en el brazo izquierdo, una flor, un barco y un nombre: Rosita. Todos los ladrones están enamorados de Rosita y yo también. Los ladrones saben silbar, bajarse de los coches en movimiento y bailar el vals. Aman sobretodo a su madre anciana y cuando la madre se les muere cantan un tango, lloran desconsoladamente y de los objetos dejados por la muerta a repartirse entre los hermanos eligen… una virgen de plata y el canario.

Cantado

Vengan a verlos por la mañana
con la gorra hasta las orejas,
han desvalijado a las viejas
del asilo de las Hermanas.

Dilapidarán sus dineros
con mujeres y malandrinos
en tugurios y merenderos
en milongas y clandestinos,
oirán un tango de Pracánico
y en lo de Pena, Ole con Ole
mientras sueñan con rocamboles
las muchachas en el Botánico
En el Parque el payador
humedecerá sus mejillas
cantando sobrias coplillas
de sangre, de muerte y de amor.
A la noche, con la mamúa
irán de pura recalada
a besar la crencha angrasada
que cantó Carlos De La Púa
y son humanos, inhumanos,
fatalistas, sentimentales,
inocentes como animales
y canallas como cristianos.
Ninguna angustia los desgarra,
cada cual vive como quiere,
cuando la madre se les muere
le ponen luto a la guitarra.


La calle del agujero en la media.

Poesía de Raúl González Tuñón
musicalizada por Juan “Tata” Cedrón


Yo conozco una calle que hay en cualquier ciudad
y la mujer que amo con una boina azul.
Yo conozco la música de un barracón de feria
barquitos en botellas y humo en el horizonte.
Yo conozco una calle que hay en cualquier ciudad.
Ni la noche tumbada sobre el ruido del bar
ni los labios sesgados sobre un viejo cantar
ni el afiche apagado del grotesco armazón
telaraña del mundo para mi corazón.
¡Ni las luces que siempre se van con otros hombres
de rodillas desnudas y de brazos tendidos!
Tenía el resplandor de una felicidad
y veía mi rostro fijado en las vidrieras
y en un lugar del mundo era el hombre feliz.
¿Conoce usted paisajes pintados en los vidrios?
¿Y muñecos de trapo con alegres bonetes?
¿Y soldaditos juntos marchando en la mañana
y carros de verdura con colores alegres?
Yo conozco una calle de una ciudad cualquiera
y mi alma tan lejana y tan cerca de mí
y riendo de la muerte y de la suerte y
feliz como una rama de viento en primavera.
El ciego está cantando. Te digo: ¡Amo la guerra!
Esto es simple querida, como el globo de luz
del hotel en que vives. Yo subo la escalera
y la música viene a mi lado, la música.
Los dos somos gitanos de una troupe vagabunda
alegres en lo alto de una calle cualquiera.
Alegres las campanas con una nueva voz.
Tú crees todavía en la revolución
y por el agujero que coses en tu media
sale el sol y se llena todo el cuarto de sol.
Yo conozco una calle que hay en cualquier ciudad,
una calle que nadie conoce ni transita.
Sólo yo voy por ella con mi dolor desnudo
solo con el recuerdo de una mujer querida.
Está en un puerto. ¿Un puerto? Yo he conocido un puerto.
Decir: Yo he conocido, es decir: Algo ha muerto.


Juancito Caminador (Canción del Prestidigitador).

Poesía de Raúl González Tuñón
música del “Tata” Cedrón


Juancito caminador
murió en un lejano puerto-
El prestidigitador
poca cosa deja al muerto.

Terminada su función
-canción, paloma y baraja-
todo cabe en una caja,
todo, menos la canción.

Ponle luto a la pianola,
al conejito, a la estrella,
al barquito, a la botella,
al botellón, a la bola.

Música de barracón
-canción, baraja y paloma-
flor de campo sin aroma
Todo, menos la canción.

Ponle luto a la veleta,
al gallo, al reloj de cuco,
al fonógrafo, al trabuco,
al vaso y a la carpeta.

Su prestidigitación
-canción, paloma y baraja-
el tiempo humilla y ultraja,
Todo, menos la canción.

Mucha muerte a poca vida,
que lo entierre de una vez
la reina del ajedrez
y un poeta lo despida.

Truco mágico, ilusión,
-canción, baraja y paloma-
que todo en broma se toma,
todo, menos la canción.


Polka de la Tarjeta de Cartón

Poesía de Raúl González Tuñón
música del “Tata” Cedrón


I

¿Quién no conoció el peinado
que usaba Misiá Felisia ,
sus polleras con bordado ,
su cara llena de risa,
sus patios con emparrado ,
sus fiestas con pericón
y quien no estuvo invitado
“con tarjeta de cartón”?

II

¿Quién no conoció la gloria
de matear bajo la parra
cuando tocaban victoria
los dedos en la guitarra ,
cuando el mísero colado
salía por el balcón
porque no estaba invitado
con tarjeta de cartón?

III

Entonces un chorro fino
caía en la canaleta
formando su remolino
saltarín en la pileta.
Si faltaban los de al lado
se decía en la reunión
que no estaban invitados
con tarjeta de cartón.

IV

Ah, las reuniones, comadre
comentadas por semanas
“five o’clok tea” de Las Ranas
de la gente más compadre ,
de los que recién llegados
ligaban un ginebrón
porque estaban invitados
con tarjeta de cartón.

V

Reuniones de rompe y raja ,
de malevos orilleros
que largaban la baraja
cuando olían entreveros;
chinas empingorotadas
hacían sonar el tacón
porque estaban invitadas
con tarjeta de cartón.

VI

Farolito a kerosén
del Almacén de Profumo ,
mozos que se iban al humo
si les seguían el tren;
moños, cintas, acharolados
puro corte y confección
porque estaban invitados
con tarjeta de cartón.

VII

Epoca en que se formaba
corrillo al cantor del Bajo
y Buenos Aires fumaba
cigarrillos “Vuelta Abajo”,
patios de cielo entoldado
con estrellas de ocasión…
Ah no haber sido invitado
con tarjeta de cartón!

VIII

Polka de cintura fina
y peinado a la banana
polka que fue la mañana
de la milonga argentina;
ya terminó tu función
y yo nunca te he bailado
pues nunca estuve invitado
con tarjeta de cartón.


Eche veinte centavos en la ranura.

Poesía de Raúl González Tuñón
música del “Tata” Cedrón


A pesar de la sala sucia y oscura
de gentes, y de lámparas luminosas,
si quiere ver la vida color de rosa
eche veinte centavos en la ranura.
Y no ponga los ojos en esa hermosa
que frunce de promesas la boca impura.
Eche veinte centavos en la ranura
si quiere ver la vida color de rosa.
El dolor mata, amigo, la vida es dura,
y ya que usted no tiene ni hogar ni esposa
eche veinte centavos en la ranura
si quiere ver la vida color de rosa.

Cien lucecitas. Maravilla
de reflejos funambulescos.
¡Aquí hay mujer y manzanilla!
Aquí hay olvido, aquí hay refresco.
Pero sobre todo mujeres
para los hombres de los puertos
que prenden como alfileres
sus ojos en los ojos muertos.
No debe tener esqueleto
el enano de Sarrasani
que bien parece un amuleto
de la joyería Escasany.
Salta la cuerda, sáltala,
ojos de rata, cara de clown
y el trala-trala-trálala,
rima en tu viejo corazón.

Estampas, luces, musiquillas,
misterios de los reservados
donde entrarán a hurtadillas
los marinos alucinados.

Y fiesta, fiesta casi idiota
y tragicómica y grotesca.
Pero otra esperanza remota
de vida miliunanochesca.
¡Qué lindo es ir a ver
la mujer,
la mujer más gorda del mundo!
Entrar con un miedo profundo
pensando en la giganta de Baudelaire…

Nos engañaremos, no hay duda,
si desnuda nunca muy desnuda,
si barbuda nunca muy barbuda
será la mujer.
Pero ese momento de miedo profundo…
¡Qué lindo es ir a ver
la mujer,
la mujer más gorda del mundo!

Y no se inmute, amigo, la vida es dura,
con la filosofía poco se goza.
Eche veinte centavos en la ranura
si quiere ver la vida color de rosa.


A la luz de la fogata

 

 

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Cançó, Literatura, Uncategorized i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

2 respostes a Cuarteto Cedrón interpreta a Raúl González Tuñón.

  1. Mis padres tenían este disco, y aún me acordaba de los 20 centavos en la ranura y el Juancito Caminador.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s