El buen maestro (2). ¿Se puede cambiar la sociedad desde la escuela?

mestro 1

El cineasta Olivier Ayache-Vidal ante unos carteles de su película.

En el articulo anterior ya abordamos el tema que nos ocupa y se presentó una crítica del film. En este daré mi opinión sobre la película y el tema de la educación y la sociedad basándome en mi experiencia como maestro durante varias décadas hasta mi jubilación.

La educación no es algo neutro. Por eso cada partido en el poder elabora su propia ley educativa. Por una parte se trata de un mecanismo al servicio del sistema y de las clases dominantes. Su finalidad es la de reproducir el engranaje que hace que los hijos de los poderosos sigan siendo poderosos. Poco importan los hijos de las clases subalternas a los que se privan de las oportunidades de que gozan las clases altas. Aumentan las tasas universitarias para matricularse o realizarlos másteres, etc. y se hace impensable que los hijos de los trabajadores puedan ir a estudiar a universidades prestigiosas del extranjero. La hija del banquero Botín es también banquera y los hijos de trabajadores o inmigrantes tendrán los peores oficios por mucho que estudien de niños. Muchos ministros y altos cargos han estudiado en El Pilar, escuela de élite vetada a las quienes no forman parte de un grupo selecto que domina el Estado. Otro ejemplo claro son los centros del Opus.

escuelas_bolivarianas

Escuela en Venezuela, país donde se ha erradicado el analfabetismo.

En el extremo opuesto tenemos quienes conciben la educación como palanca de cambio, de ascenso social. En un país tradicionalmente de analfabetos, las izquierdas de todo tipo, republicanas, socialistas, comunistas, anarquistas, siempre han puesto mucho empeño en la educación del pueblo y el fomento de la cultura para toda la población, no solo para los ricos. Se fomenta el espíritu crítico frente a la resignación de manera que el resultado sea ciudadanos conscientes y no viles súbditos.

Pero, ¿se puede cambiar la sociedad desde la escuela? Yo creo que no es suficiente pero que es necesario. Sin la Ilustración posiblemente no hubiera habido Revolución Francesa. Siguiendo al pedagogo Paulo Freire y su Pedagogía del oprimido, primero se toma conciencia de la situación y luego se actúa. Aquí radica el quid del asunto: actuar tras reflexionar. Por eso, se han matado y matan maestros en diferentes lugares, como en España tras la guerra.

El profesor Gonzalo Anaya afirmaba que los hijos de los pobres nunca estudiarían con los de los ricos. Y así es a pesar de los conciertos educativos que se supone falsamente que producen un efecto igualador y no discriminador por clases sociales. En realidad, los que en un futuro serán los detentadores del poder estudian fuera del sistema público o concertado. Van a escuelas privadas de élite y completan sus estudios en el extranjero.

Lo que sí que es cierto es que gracias a la educación pública se puede subir en la escala social siempre que haya becas y ayudas para los hijos de los trabajadores. En mi caso, estudié Magisterio siendo mis padres trabajadores manuales casi analfabetos. Pero esto, que forma parte del Estado del Bienestar es cuestionado por el liberalismo salvaje y sus recortes.

La película me ha parecido muy buena y bien documentada; recomendable especialmente para los docentes. El profesor, procedente del mejor instituto de París, es destinado a un centro de los suburbios. Al principio no puede con trolar la clase pero finalmente lo hace consiguiendo la elevación del rendimiento de los chicos, incluso uno de ellos piensa en matricularse en el instituto de procedencia del mestro, al que acaba apreciando porque es consciente de que el docente confía en su esfuerzo y trabajo. El director de la película se muestra optimista cuando mantiene que hay que acabar con la desigualdad social a través de la educación. Esta premisa solo sirve para casos aislados. Yo la comparto en parte, ya que esta eliminación no es posible si no se acompaña de una revolución política y social que acabe con el poder real de la clase dominante que luchará por mantener la situación actual para conservar sus privilegios y transmitirlos a sus descendientes perpetuándose en el poder. Resumiendo, hay que complementar la educación con un cambio radical de la sociedad.

El último colegio donde trabajé era similar al instituto de los suburbios parisinos, es decir, un gueto para niños extranjeros y problemáticos de todo el mundo, pobres y muchos sin saber nada de castellano a los que ilegalmente las escuelas concertadas se niegan a escolarizar, al menos en época del PP. Lógicamente, como profesor hace uno todo lo que puede no ya por obligación, que también. Una de mis mayores alegrías fue cuando, ya mayor, Marieta, antigua alumna mía destinada a ser carne de cañón, me dijo que quería ser maestra como yo, pero de niños pequeños.

Regí


Miguel Ángel Pizarro eCartelera 15 abril 2018

Está claro que el cine y la educación deben ir de la mano. El estreno en España de ‘El buen maestro’, que distribuye Caramel Films, pone de manifiesto la importancia de la pedagogía dentro del mundo del cine. Con ‘El buen maestro’, el cineasta Olivier Ayache-Vidal logra combinar una buena propuesta cinematográfica con un mensaje claro: Hay que acabar con la desigualdad social a través de la educación, solo fomentando el estudio se logra romper barreras e incentivar la integración.

Educando con cine, luchando contra la desigualdad social.

mestro4

Olivier Ayache-Vidal

Nosotros hemos podido entrevista al realizador, que presentó en Madrid la que es su ópera prima. Ayache-Vidal, con una amplia carrera en cortometrajes con títulos como ‘Undercover’, ‘Coming-Out’, ‘Mon dernier rôle’ o ‘Welcome to China’, se lanza a la aventura del largo con una película con vocación de concienciación social. Un sólido debut en el que se ve su compromiso con la educación. ‘El buen maestro’ acerca al público a la realidad de los institutos de extrarradio de París, cuyos alumnos son reflejo de las fuertes desigualdades que vive el país. Una película que critica mezcla clasismo, racismo y xenofobia y que solo educando se consigue romper esas barreras de desigualdad, pese a tener un sistema educativo que debe continuar renovándose.

eCartelera: En Francia ya se han producido filmes similares como ‘La profesora de historia’, de Marie-Castille Mention-Schaar o ‘La clase’, de Laurent Cantet. ¿Cuál es la diferencia que marca a su película?

Olivier Ayache-Vidal: Bueno, sin hablar solo del fondo, lo primero que la distingue de otras propuestas es el humor, eso es lo primero. Las películas de Mention-Schaar y Cantet carecían de momentos de humor, había muy pocos. Lo siguiente sería que, a diferencia de ‘La clase’, muestro a un profesor que se cuestiona a sí mismo y su propia filosofía, que intenta mejorar y aceptar que él también comete errores, cosa que en ‘La clase’ es completamente diferente, ya que el protagonista no conecta con sus alumnos y que tiene pensado rendirse. Personalmente, no quería retratar a un personaje así, lo veía demasiado pesimista. Ese perfil existe, nada es de color de rosa, pero el que yo creo para la película también.

EC: De hecho, la figura del profesor que deja a los chavales como casos perdidos también se muestra en la película.

OA: Por supuesto, es un profesor que claudica ante el consejo disciplinario, no lucha por salvar al niño, lo abandona. Si todo el mundo funcionase así, y tristemente los hay, no iríamos muy lejos, no reformaríamos completamente el sistema educativo, nos conformaríamos. Ese otro profesor deja que el sistema lo aplaste, lo acepta. De ahí, que mi protagonista sea diferente, yo apuesto por esa persona dispuesta a cambiar las cosas y que, para hacerlo, decide cambiarse a sí mismo.

EC: Efectivamente, ahí también se aprecia la diferencia. Denis Podalydès, asociado de la Comédie Française, tiene un personaje que, al principio, es el prototipo de burgués bohemio de izquierdas, elitista que, posteriormente, decide rectificar y cambiar de actitud con sus alumnos. ¿No es esencial ese cambio de actitud, porque es, justamente, lo que motiva a que los estudiantes crean en sí mismos?

OA: Desde luego. En el gran liceo de París, el Henri IV, no la hace falta su labor de pedagogo, los estudiantes quieren aprender, lo necesitan para ir a otras grandes instituciones, le es más fácil instruirlos. En esos ambientes hasta puede hacer bromas políticamente incorrectas, no van a estar a la defensiva. Por cierto, debo decir que los alumnos que se muestran en la película son, verdaderamente, estudiantes de los centros que se muestran en el filme, tanto en el Henri IV como en el instituto de extrarradio. Pero cuando se tiene un público difícil, que no sigue las pautas, hay que provocar el interés por el estudio, estimularlos, para hacer que quieran aprender y crecer y, si no se sabe hacer, es el fracaso total.

el buen maestro

El maestro ante una clase hostil de los suburbios.

EC: De hecho, una buena parte del profesorado da por imposibles a estos alumnos, condenados a engrosar la tasa de fracaso escolar y carne de pandillas y grupos subversivos. Algo que llama la atención es que, en la película, los consejos disciplinarios no sirven para nada, solo para estigmatizar. ¿Cuál es la realidad de ese tipo de consejos? ¿Y, en caso de existir, no fomenta un tipo de círculo vicioso que fomenta la desigualdad social?

OA: Bueno, no hay que decir eso, no hay una mayoría de profesores que crea que los alumnos no valen la pena. Además de Chloé (Pauline Huruguen), está Rémi (François Petit-Perrin), el profesor de Historia y Geografía, que también se une para apoyar a los alumnos, como también otros profesores como la de música o la de inglés. Hay profesores que no se rinden. De hecho, aunque el sistema no sea perfecto, existe un porcentaje muy elevado de profesores que, pese que las cifras invitan al pesimismo, se esfuerzan por ejercer de pedagogos en alumnos de barrios de extrarradio. Pero, claro, lo malo es que, aunque el número de malos profesores no sea elevado, basta con muy poco para hundir la moral de un niño. Figuras como las de Foucault, tristemente, tampoco son lo habitual, poca gente está dispuesta a aceptar sus propios errores y cambiar el chip. Pero es, justamente, por eso que él es el protagonista de mi película, para invitar al cambio.

Sobre los consejos disciplinarios. A ver, no todos los adolescentes se van a ir a vender drogas, ni tampoco se van a ir a pandillas o van a acabar en la cárcel, pero sí hay un alto riesgo. Hay gente de los extrarradios de París que consigue salir, la mayoría no quiere quedarse en esos barrios y vivir dentro de la ciudad. Son barriadas, aunque también es verdad que no viven mal, disfrutan del día a día, pero sí en situación complicada.

Los niños tienen la capacidad de encontrar la alegría, incluso en situaciones complejas.

EC: Es una realidad que también se pudo ver en ‘Girlhood’ de Céline Sciamma y ‘Divinas’ de Houda Benyamina.

OA: Sí, aunque yo quise enfocarlo desde un punto de vista más optimista. El final de ‘Divinas’ es trágico, acaba de una forma que, evidentemente, se aleja de lo que yo quiero mostrar. A ver, son barrios marginales pero no son barrios tristes, la gente vive y disfruta de lo que tiene, son barrios alegres, los niños juegan y se divierten. Son los adultos los que, realmente, saben la verdadera situación, para ellos sí que es muy duro, eso la infancia no lo ve.

EC: Efectivamente, los niños no ven esas realidades, o las ven de otra forma, propia de la infancia. Sin embargo, tras acabar su período escolar, esa misma realidad es inhóspita.

OA: Hay situaciones muy complicadas, desde luego. Por ejemplo, el actor que interpreta a Seydou (Abdoulaye Diallo), cuando visitamos su casa, había una habitación muy pequeña con dos literas. Cuando le preguntamos cuál era su cama, él me comentaba que dependía del momento, no tenía su propia cama, tampoco tenía una mesa para trabajar, para hacer sus deberes. Entonces, tras el colegio, ¿dónde hace los deberes? En el salón es imposible, en su habitación tampoco, dónde entonces. Hay muchas realidades así, su padre tenía dos trabajos, apenas podía ver al niño. Son situaciones complicadas, hay miseria. Pero los niños tienen la capacidad de encontrar la alegría, incluso en situaciones complejas.

mestro2

 El profesor (Denis Podalydès) con un alumno tratando de infundirle moral.

EC: Ahí el sistema educativo, ¿qué papel tendría? ¿Haría falta una mayor presencia de asistencia social dentro de las instituciones educativas para barrios en riesgo de exclusión social? ¿Qué ha hecho el ministro de educación, Jean-Michel Blanquer para solucionar estas desigualdades? Creo recordar que Macron ha hecho que la educación sea obligatoria desde los tres años.

OA: A ver, ellos lo intentan, quieren impulsar al sistema educativo, no se puede decir que no hagan nada. Pero queda mucho por hacer, hace falta formar más a los propios profesores, hacer más pedagogía. No solo en su tema, en sus asignaturas, sino de una forma más social. Yo apenas he podido mostrar cómo son las situaciones en una película de una hora y cuarenta minutos. Hay que hacer que los estudiantes confíen en la figura del profesor y que el maestro confíe en la capacidad de sus alumnos, confianza mutua. Aun así, es muy complejo. No es una situación catastrófica tampoco, cuando viajas a otras partes del mundo, se ven situaciones mucho peores, pero eso no significa que no se tenga que seguir mejorando.

Tráiler del film.

EC: Efectivamente, el mensaje de ‘El buen maestro’ es optimista, invita a la esperanza. El profesor cambia y eso provoca el cambio en sus alumnos. Seydou, por ejemplo, piensa en querer ir al Henri IV.

OA: Sí, curiosamente, conocí a un alumno de estos barrios cuando él tenía 11 años. Actualmente está terminando el bachillerato en Louis-le-Grand, otro gran liceo de París, situado al lado de Henri IV. El joven aún vive en los extrarradios y cada mañana va y vuelve. Está claro que hay esperanza y posibilidad de crecer académicamente, dando igual el nivel socioeconómico.

EC: Según datos de la Fundación BBVA, en España hay un 18,3% de tasa de abandono escolar. Cifra alta, pero que ha ido reduciéndose en el último lustro, en 2013 llegaba hasta el 31,7%. La misma fundación considera que el dato en un 80% superior a la media de la UE. ¿Conocía la realidad española? ¿Cree que, pese que ‘El buen maestro’ hable de la realidad francesa, su mensaje sea extrapolable a la sociedad española?

OA: La cifra es demoledora. Claro, su mensaje se puede también ver en la realidad española. El abandono escolar y la desigualdad social es un problema internacional. Lo importante hacer que los niños quieran aprender, eso es universal. Es el mensaje esencial de la película, un profesor desconocido tiene que hacer que un grupo heterogéneo de niños quiera estudiar y aprender, que les aporte claves.

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Cinema, Educacó, Uncategorized i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a El buen maestro (2). ¿Se puede cambiar la sociedad desde la escuela?

  1. Retroenllaç: El buen maestro (2017) de Olivier Ayache-Vidal (I). | EL CAVALLER DEL CIGNE ciutadà valencià de nació catalana //*//

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s