Pedofilia y sacerdotes abusadores. Impunidad.

 Las 27 acciones de Francisco para encubrir a los curas abusadores


Decretos, designaciones y órdenes de Bergoglio para garantizarles impunidad a los pedófilos. Una compilación especial del abogado Carlos Lombardi de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico.

Bajo el título “Acciones del papa Francisco que consolidan el sistema de encubrimiento vaticano del clero abusador sexual”, el abogado asesor de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico, Carlos Lombardi, reunió 27 medidas políticas y administrativas que desde el Vaticano el Papa tomó con el fin de preservar la impunidad de miles de curas pedófilos.

La lista, que La Izquierda Diario presenta completa en esta nota, incluye designaciones de obispos y funcionarios, órdenes organizativas, traslado de personas y, obviamente, omisiones o silencios frente a denuncias precisas y directas realizadas por víctimas o por el periodismo.

“En verdad era como una necesidad sistematizar todas las acciones que hizo hasta el momento Jorge Bergoglio para mantener el sistema de encubrimiento institucional hacia los sacerdotes abusadores. Por eso deseamos que esta información circule ampliamente”, dijo a este diario Carlos Lombardi respecto al listado que sigue.

El objetivo de Lombardi y de quienes integran la Red no es una mera compilación informativa. “Como abogado asesor de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico firmo esta denuncia porque estamos padeciendo día a día, en los distintos escenarios en los que trabajamos, la denegación sistemática de derechos y garantías procesales hacia las víctimas”, afirmó el letrado.

Éstas son las 27 Acciones del papa Francisco que consolidan el sistema de encubrimiento vaticano del clero abusador sexual.

1- Designó en la Curia vaticana a cardenales que participaron del cónclave que lo eligieron como papa, integrantes de la denominada “docena sucia” por haber sido acusados de encubrir sacerdotes pederastas. Ellos son: Leonardo Sandri (Argentina), miembro de la secretaría para la Comunicación del Vaticano; George Pell (Australia), Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede; Marc Ouellet (Canadá), Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina; Seán O’Malley (EE.UU.), Consejero en el C8 y Presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores; Peter Turkson (Ghana), Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; Oscar Rodríguez Madariaga (Honduras), Consejero del C9.

2- Designó en la C9 (órgano consultivo), a los siguientes cardenales acusados de encubrir abusos sexuales: Oscar Rodríguez Madariaga; Francisco Javier Errázuriz Ossa; Sean Patrick O’Malley; George Pell.

3- En particular, el cardenal George Pell es responsable de encubrir más de 4.000 casos de abusos sexuales del clero en Australia.

4- Avaló la expulsión de Peter Sanders de la Comisión para la Tutela de Menores. Sanders fue víctima de abuso sexual y muy crítico con la actividad de la comisión, una estructura vacía de poder, cuyas declaraciones y pronunciamientos no tienen carácter vinculante ni obligatorio para los obispos. Una cortina de humo.

5- Avaló la inacción de aquella Comisión, al aceptar la renuncia de Marie Collins, otra víctima de abuso sexual, designada para integrarla como señal de transparencia. La causa por la que renunció: “Falta de apoyo dentro del Vaticano”. A las dos víctimas se cansaron de usarlas y manipularlas.

6- Nombró obispo de Osorno al sacerdote Luis Barros, principal encubridor del pederasta Fernando Karadima. Al mejor estilo futbolero, le hizo el aguante a través de un video donde aconsejó a un grupo de chilenos: “piensen con la cabeza y no se dejen llevar por acusaciones infundadas de los zurdos”.

7- Sacó rápidamente de República Dominicana al nuncio apostólico Jozef Wesolowski, acusado de pederastia y tenencia de pornografía infantil. Una de sus víctimas dijo que “tenía un tipo de gusto específico, de 14 a 16 años, y si eran “blanquitos’ mucho mejor”.

8- Creó un tribunal fraudulento, encargado de juzgar a obispos. Luego, dio marcha atrás elaborando la carta apostólica Como una madre amorosa, suplantando aquel por un procedimiento encargado a determinadas Congregaciones. El proceso es groseramente tramposo: el obispo acusado tiene la posibilidad de encontrar a los superiores de las Congregaciones, fomentando el contubernio; se consolida el privilegium fori, es decir, el hecho que curas juzguen curas; se elimina la independencia como fundamento de un juicio justo e imparcial. Un esperpento jurídico.

9- Avala la protección que el cardenal Bagnasco – presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y arzobispo de Génova – hace de Carlos Buela, fundador del Instituto Verbo Encarnado.

10- Mantiene la ambigüedad en el caso español denominado “los romanones”. Atiende personalmente la llamada del denunciante, le pide perdón, le anima a denunciar a la justicia civil y pone en marcha el proceso canónico rápidamente, fruto del cual el arzobispo de Granada suspende a divinis a tres de los imputados. Sin embargo, coloca a otros miembros del clan como sus sustitutos. No somete al obispo de Granada – Francisco Javier Martínez- a juicio por negligencia.

11- No ha expulsado a sacerdote francés Bernard Preynat ni a su superior, el arzobispo de Lyon Philippe Barbarin, luego de las denuncias por abuso sexual contra al primero.

12- En México, mantiene en su puesto al cardenal Norberto Rivera, el mayor encubridor de sacerdotes pederastas de ese país, incluido el predador sexual Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo.

13- Protege a 25 obispos franceses (5 de ellos en actividad), que encubrieron a 39 sacerdotes abusadores de 300 niños.

14- No ha expulsado aún al cura Julio Cesar Grassi, no obstante estar condenado por delitos de abuso sexual y corrupción de menores. El procedimiento canónico se retomó luego que la CSJN confirmara la prisión del cura.

15- No ha modificado las normas jurídicas de la iglesia conforme las exhortaciones de la ONU para casos de abuso sexual.

16- Avala las líneas-guía de la CEA donde se niega sistemáticamente a las víctimas garantías del debido proceso, revictimizándolas ya que continúa el abuso de poder y la denegación de justicia.

17- Mantiene el secreto pontificio, que obliga a todos los participantes de un procedimiento canónico a guardar secreto bajo juramento de silencio. Se amordaza y coacciona a las víctimas.

18- No ha publicado registro oficial – certificado por entidades independientes – de los sacerdotes expulsados por causa de abuso sexual infantil.

19- Mantiene en secreto el lugar donde están los sacerdotes acusados de abuso sexual, con sanción canónica, pero que siguen en la iglesia. Tampoco hay mecanismos de control llevados a cabo por organizaciones independientes, ni aviso a las familias del lugar donde se destina al abusador, poniendo en riesgo a niños y niñas.

20- Nunca recibió a víctimas de abuso integrantes de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina. Las que ha recibido – de otros países – han sido cuidadosamente digitadas para evitar reclamos.

21- Tomó conocimiento en 2014 de casos de abusos sexuales en el Instituto Antonio Provolo de Verona, Italia y no adoptó ninguna medida. Se le entregó – en sus propias manos – la lista de sacerdotes abusadores y de víctimas.

22- Inició en el 2015 el proceso de beatificación del obispo de Verona, Giuseppe Carraro, quien abusó sexualmente de un alumno del Instituto Antonio Provolo de aquella ciudad.

23- Volvió a tomar conocimiento – en 2016 – de más casos de abusos sexuales en el Instituto Provolo, esta vez en Mendoza y La Plata, Argentina, y tampoco hizo nada.

24- Avala el accionar delictivo de las autoridades del Instituto Provolo de Italia respecto a los sacerdotes detenidos en Mendoza. La Comisión del Vaticano que envió a Mendoza, llegó a la provincia recién en abril de 2017 con claros propósitos de recabar información del expediente sin tener legitimación procesal.

25- Avala el accionar cómplice del Arzobispado de Mendoza, entidad localmente responsable del Instituto Antonio Provolo.

26- No ha iniciado procedimiento canónico alguno contra los obispos de Mendoza por su responsabilidad en el funcionamiento del Instituto Antonio Provolo aplicando las disposiciones contenidas en el documento “Como una madre amorosa”.

27- Redujo las sanciones a un grupo de curas pederastas italianos, que no perderán su condición de sacerdotes, sino que no realizarán el ejercicio público de los oficios.

Posiblemente haya otras acciones de Francisco que no entraron en esta compilación debido a su secretismo y la escasa intención papal de que trasciendan. Pero alcanzan y sobran las expuestas para dimensionar la voluntad decidida de Jorge Bergoglio con el fin de sostener hasta el final el sistema de encubrimiento de obispos, curas, monjas y laicos culpables de delitos aberrantes contra la niñez.

Seguramente los defensores de Bergoglio saldrán a intentar desmentir esta información mostrando cómo Francisco se sacó una foto o firmó un libro de víctimas de pederastia eclesiástica. Pero nada de lo que se pueda propagandizar desde el Vaticano o desde usinas locales podrá desmentir esta verdad incontrastable: la de Jorge Mario Bergoglio cumpliendo un rol determinante para garantizar que los abusos sexuales de niñas, niños y adolescentes por parte del clero continúe desarrollándose sin mayores obstáculos. Sin victimarios dañados y con miles de víctimas ocultadas.

El trabajo de Carlos Lombardi difundido en esta nota se complementa con todo lo dicho por sobrevivientes de abuso sexual eclesiástico en el documental No Abusás (el mandamiento negado en la Iglesia de Francisco), coproducido por el periodista Julián Maradeo y La Izquierda Diario.

Daniel Satur
@saturnetroc

El cardenal encargado de las finanzas del Vaticano, acusado por abuso sexual

Se trata del australiano George Pell, considerado el “número 3” del Vaticano y responsable de finanzas de la iglesia católica. Es acusado de varios casos de pederastia en Australia.

La Policía del estado australiano de Victoria imputó este jueves al cardenal, máximo representante de la Iglesia católica de ese país, por delitos de pederastia, y le citó a comparecer ante un tribunal el próximo 18 de julio.

El cardenal de 76 años, máximo representante de la iglesia católica australiana, se tendrá que enfrentar los cargos por haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80), en el estado de Victoria, y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), la capital estatal.

El cardenal Pell, aseguró este jueves que está “deseando comparecer” ante la Justicia y que es “inocente” de los cargos de presunta pederastia presentados en su país.

En una comparecencia sin preguntas ante los medios, el cardenal, explicó que el papa le ha concedido una excedencia para regresar a su país, colaborar con la justicia, “limpiar” su nombre y “regresar a Roma” para continuar con su cargo.

El Vaticano, por su parte, emitió un comunicado en el que señala que ha recibido con “desagrado” la imputación del cardenal y expresa su respeto por la justicia australiana pero recuerda que Pell “ha condenado repetidamente durante años” los casos de abusos. La declaración de la máxima autoridad de la Iglesia católica parece más un intento de injerencia en la causa, a favor de Pell, que un simple comunicado ante la noticia.

Además, indica el Vaticano, Pell ha apoyado la creación de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores y, como obispo diocesano de Australia, “ha introducido sistemas y procedimientos para la protección de los menores y para garantizar la asistencia de las víctimas de abusos”.

La Policía australiana confirmó en mayo que investigaba al cardenal, quien ya entonces a través de un portavoz defendió su inocencia y atribuyó las acusaciones a una campaña de difamación.

Entre las acusaciones se cuentan la de dos hombres que aseguran que Pell les tocó los genitales de forma inapropiada en la década de 1970, mientras un tercero asegura haber visto al prelado exponerse desnudo ante muchachos jóvenes.

En el marco de las investigaciones, Pell, había dado su testimonio por videoconferencia ante una comisión gubernamental australiana que investiga los abusos sexuales a menores en el seno de organizaciones e instituciones públicas, religiosas y sociales. Pero enfureció a las víctimas al decir que estaba demasiado enfermo para volar a casa, testificando en cambio desde Roma. En julio pasado, la policía de Victoria confirmó que el propio Pell estaba siendo investigado bajo sospecha de abuso sexual infantil.

La investigación en Australia involucra directamente a uno de las principales autoridades de la Iglesia, pero es una muestra más de los abusos y el encubrimiento que se han dado durante años.

Uno de los casos más resonantes en el último tiempo ha sido el del Instituto Antonio Provolo, de Luján de Cuyo en Argentina. Ex alumnos del colegio para sordos de esa ciudad mendocina han acusado a curas, monjas y empleados de pedófilos.

Ese caso a mostrado, también, como desde el Vaticano se han dictado decretos, designaciones y órdenes de Bergoglio para garantizarles impunidad a los pedófilos según denuncian desde la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico.

LID

 

 

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Religió, Uncategorized i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s