Errores y horrores del españolismo lingüístico.

 Sinopsis:

«Uno de los tópicos más característicos del españolismo lingüístico es la idea de que la supuesta simplicidad del sistema vocálico del español le da a esta lengua unas propiedades que la hacen más fácil que otras como el catalán (con ocho vocales) o el gallego (con siete vocales), que tienen un sistema vocálico más complejo»


Fuente: ISEN. Centro Universitario.

Errores y horrores del españolismo lingüístico es un ensayo que hay que leer, yo diría que si o si, y una vez leído estaremos o no de acuerdo con los postulados, afirmaciones e hipótesis que Moreno Cabrera presenta negro sobre blanco. Ensayo muy bien estructurado y, lo más importante, con múltiples citas de otros autores. Acabando con la bibliografía correspondiente.

Todos los puntos planteados son muy interesantes. Entre todos ellos, destaco uno de los que más me ha llamado la atención: EL ESPAÑOLISMO LINGÜÍSTICO Y EL EUSKERA EN NAVARRA.

 

Entrevista a Juan Carlos Moreno Cabrera, sobre ‘Errores y horrores del españolismo lingüístico’

Este libro es un manifiesto sucinto y contundente, un ¡¿panfleto?! en el sentido clásico y positivo del término, que hace explícita, en sus detalles más íntimos la ideología del españolismo lingüístico, predominante en la inmensa mayoría de los discursos oficiales sobre el español en la actualidad. Una ideología que se basa en la falsedad de que el castellano es más apto para la convivencia, la comunicación y el desarrollo personal y social, que otras lenguas con las que convive, como por ejemplo el euskera.

En este polémico ensayo, Moreno Cabrera analiza los tópicos fundamentales de este pensamiento totalizador y colonial y demuestra, mediante razonamientos sencillos, pero sólidos, y ejemplos cercanos, como el caso de Navarra, que se basan en errores –la mayor parte de ellos intencionados-, que producen los horrores de una hegemonía lingüística que ha hecho desaparecer centenares de lenguas en todo el mundo y ha condenado a morir a otras tantas.

Juan Carlos Moreno Cabrera (Madrid, 1956) doctor en Filosofía y Letras y catedrático de Lingüística General en la Universidad Autónoma de Madrid, ha sido miembro de diversos comités de la UNESCO relacionados con la lingüística y la diversidad cultural. Pertenece a varios comités científicos y colabora asiduamente con diversas revistas de investigación lingüística. Investigador de reconocido prestigio y divulgador nato, a la par que radical en la defensa de todas las lenguas del mundo, su extensa obra –más de una quincena de trabajos- relacionada sobre todo con la lingüística, las lenguas minorizadas del Estado español y la política lingüística, goza de un éxito inusual en una materia históricamente tan alejada del gran público.

Juan Carlos Moreno Cabrera hace un alto en su quehacer y nos atiende amablemente… ¡Gracias!

Entrevista a Juan Carlos Moreno Cabrera, sobre ‘Errores y horrores del españolismo lingüístico’


P.- ¿Cómo debemos entender el concepto españolismo lingüístico?

R.- El españolismo lingüístico es un conjunto de ideas y de argumentos que intentan justificar el predominio del español sobre otras lenguas recurriendo a supuestas ventajas gramaticales, lingüísticas y sociolingüísticas de esta lengua respecto de los demás idiomas de España y América hispana. Se trata de ocultar y correr una cortina de humo sobre la política de imposición forzada o consentida del español, que es la que explica su expansión y la marginación o minorización de las lenguas que están en contacto con ella.

P.- ¿Tanta importancia tienen las cinco vocales? ¿El español es fácil de aprender?

R.- La importancia de las cinco vocales no la he puesto de manifiesto yo sino que es uno de los tópicos de la escuela filológica española encabezada por Menéndez Pidal. Se dice que esta característica hace que el español sea más fácil de aprender que el gallego o el catalán y que eso ha contribuido a su expansión supuestamente natural.

Lo que llama verdaderamente la atención es que diversas personas situadas en el ámbito de esa escuela  sigan manteniendo en la actualidad que el sistema de cinco vocales del español ha contribuido a su expansión y no digan nada de los más de mil verbos irregulares que tiene esta lengua (agrupados en 69 modelos de conjugación de  cuales 66  presentan diversas irregularidades, tal como figura en las páginas 254-335 de la Nueva Gramáticade la Lengua Española editada en 2009 por las academias de la lengua española).

Toda lengua tiene mil y un recovecos y aspectos y siempre podemos elegir uno u otro para presentarla como muy fácil o difícil, según convenga. Este modo de proceder carece totalmente de base científica y se presta a todo tipo de manipulaciones ideológicas.

P.- ¿Es lo mismo castellano que español?

R.- “Castellano” y “español” son dos palabras y las palabras no tienen significado alguno en sí mismas: son las personas y las sociedades las que se los dan (la sílaba “pan” significa cosas muy distintas en inglés, español, francés o polaco; en sí misma no significada nada). Para muchas personas y en determinadas comunidades los dos términos son sinónimos. Para otras personas especialistas, el castellano es una variedad dialectal del español. Para otros, el castellano ya no existe porque se transformó en español al dejar de ser una lengua regional para convertirse en una lengua supuestamente global.

En cuanto a mi opinión personal, yo le puedo decir que hablo castellano europeo central y que no hablo español porque tal lengua no existe independientemente de los denominados dialectos que se dice que incluye tal lengua. Lo que escribo es otra lengua diferente: el español estándar escrito que, como lengua artificial escrita, no habla ni puede hablar nadie. En mi vida cotidiana uso mi dialecto castellano nativo y cuando doy conferencias uso una mezcla (en algunos aspectos intencionada y en otros inadvertida) de mi dialecto y del dialecto español culto muy influido por la lengua escrita.

P.- ¿Están, lingüísticamente hablando, español, catalán, gallego, euskera, aranés, valenciano… a la misma altura?

R.- Están exactamente a la misma altura lingüística si por ello se quiere decir que son formas de expresión con todas las posibilidades y limitaciones de las lenguas humanas.

P.- ¿Qué importancia económica tiene una lengua? ¿Existe un mercado lingüístico, donde unas lenguas se cotizan más que otras?

R.- En la ideología neoliberal actualmente predominante y para la cual todo se intenta reducir a las leyes del mercado y a las estimaciones de costes y ganancias, las lenguas tienen un valor económico  que se puede calcular respecto de los costes y ganancias asociados a ellas. Cuando este criterio se aplica a las lenguas resulta que las lenguas asociadas a los estamentos económicos dominantes son las que cotizan mejor: inglés, español, chino… Por tanto, el presunto valor económico de las lenguas no viene de otro sitio que de los poderes económicos y políticos y los imperialismos asociados a ellos.

¿Por qué el inglés cotiza económicamente más que el español? La razón es que el imperialismo económico, político y cultural del inglés es superior al del español.

Yo estoy en contra de estos imperialismos y, por tanto, en contra de este tipo de consideraciones.

P.- ¿Qué opina sobre el tener que aprender inglés si o si?

R.- Es una clara imposición. Antes dije que las lenguas se suelen expandir mediante la imposición forzosa o consentida. El caso del inglés es típico de la imposición consentida. El imperialismo neoliberal reinante ha convencido a muchísima gente de que el inglés es imprescindible, de que todo el mundo habla inglés y de que si no dominamos el inglés estaremos laboralmente perdidos. Las tres ideas son falsas: no es cierto que el inglés sea imprescindible en el mundo; por ejemplo, para trabajar en un hospital, en un bufete de abogados o en la administración en Francia es imprescindible saber francés o en Alemania, saber alemán, no inglés. Tampoco  es verdad que todo el mundo hable inglés: en Japón, China, Rusia, Grecia, Italia… la mayor parte de la población, muchos millones de personas, desconoce esta lengua. El nivel de inglés que llega a  tener la mayor parte de las personas que estudian esta lengua apenas es útil para ejercer las tareas peores cualificadas y pagadas dentro del ámbito laboral. Para puestos de trabajo de alta remuneración se suele pedir un nivel de inglés que muy pocas personas llegan a adquirir (aproximadamente un 10 por ciento de quienes estudian la lengua).

Por supuesto, me parece estupendo que se estudie inglés. Pero hoy en día con el inglés solo no se puede ir muy lejos. Una lengua nunca es suficiente.

P.- El euskera en Navarra ¿qué significación tiene?

R.- El euskera es lengua propia de Navarra

P.- ¿El español es un dialecto?

R.- Sí, del latín vulgar

P.- ¿Es difícil combatir el ideologismo lingüístico? ¿Cómo se podría contrarrestar?

R.- Las ideologías son difíciles de combatir sobre todo cuando se asientan en prejuicios más o menos naturales y muy extendidos entre la población, que solo se pueden superar mediante la educación; aunque esta superación no interesa  puesto que dichos prejuicios son una base importante de las ideologías que nos imponen lenguas. La supuesta existencia de lenguas más fáciles o aptas de aprender que otras se asienta en el prejuicio de que la lengua nativa propia se entiende mucho mejor que las que no son nativas, dado que para entender aquella no hacemos ningún esfuerzo y para entender éstas tenemos que hacer un pequeño, mediano o gran esfuerzo…. Luego éstas son más difíciles que aquella. Este es un prejuicio natural muy extendido, pero no tiene ninguna base objetiva.

P.- ¿Cuáles son los aspectos más relevantes del libro?

R.- Lo más importante de mi libro es que en él se desmontan las ideas del españolismo lingüístico español desde un punto de vista científico, utilizando los conceptos y métodos de la lingüística contemporánea. Esto es particularmente útil, dado que aprovechando que no todas las personas tienen conocimiento suficiente de gramática, filología y lingüística, las ideas defendidas por el españolismo lingüístico se presentan ante ellas como basadas y apoyadas por disciplinas muy respetadas como la filología y la lingüística, lo que sirve para ocultar su carácter manipulador.

P.- ¿Con qué le gustaría que se quedase el lector?

R.- Con el hecho de que es necesario cuestionar muchas de las ideas propagandísticas sobre la lengua española y las lenguas en general que aparecen en los discursos oficiales e institucionales y que suelen ser avaladas por personas muy relevantes del mundo académico y cultural. Estas ideas están formuladas utilizando un tipo de discurso aparentemente dotado de carácter científico pero que en realidad es puramente propagandístico.

P.- A su juicio ¿como se debería gestionar la enseñanza en las comunidades con lengua propia? 

R.- Esta es una pregunta muy difícil de responder adecuadamente en pocas palabras. Es evidente, al menos para mí, que la enseñanza de la lengua propia debería tener prioridad absoluta sobre la enseñanza de otras lenguas, sobre todo cuando la lengua propia está en una situación de minorización respecto de  otra u otras lenguas dominantes. Las lenguas dominantes son impuestas en todos los ámbitos decisivos y, por tanto, su conocimiento es ya obligado per se. Por consiguiente, el alumnado necesita ser formado en la lengua propia como una de las pocas oportunidades de conocimiento y uso de ella y como base para que esa lengua propia vaya normalizando su uso en la sociedad que la reconoce como tal. Es ilegítimo, desde mi punto de vista, potenciar una lengua extranjera que no se usa ni se usará como el inglés a expensas de la lengua propia. El orden de prioridad debe ser: lengua propia, español e inglés y si se considera contra natura que hay que potenciar el inglés, entonces la lengua afectada por esa promoción, en caso de que alguna lengua haya de serlo, ha de ser la lengua dominante, el español y en ningún caso la lengua propia. Por desgracia, en Baleares o Navarra, por ejemplo, se está utilizando la potenciación de la enseñanza del inglés a expensas de la enseñanza en la lengua propia (catalán o euskera). Esto es un grave error, porque el inglés ni ha sido ni previsiblemente  será lengua de comunicación e integración social ni en Navarra ni en Baleares, a diferencia de las lenguas propias (el catalán y el euskera).

P.- Cómo lector ¿cuales son sus géneros y autores favoritos? ¿Libro electrónico o en papel?

Me interesa la biografía de personajes que me resultan atrayentes. Últimamente, he leído seis biografías de Trotsky y algunas de Marx, Engels, B. Russell, D. Shostakovich, Andreu Nin.

Soy aficionado al cine y leo también libros sobre directores (Chaplin, Eisenstein, Hitchcok, Kubrick…) y películas.

Me interesan en general los ensayos sobre política, historia antigua, moderna y contemporánea y economía política.

Leo poca literatura y me suelo centrar en grandes obras de la literatura universal, aunque estoy bastante limitado porque prefiero leerlas en su lengua original antes que en traducciones.

Leo tanto en papel como en ordenador. Una ventaja del libro en formato electrónico es que se pueden añadir notas y subrayar sin “estropear” los libros. Y otra es que puedes llevar cómodamente cuatro mil libros en una pequeña tableta digital.

P.- ¿Qué está leyendo ahora mismo?

R.- The Blank Slatede S. Pinker, Pódniataya tseliná (Campos roturados) de Shólojov, La Revolución Bolchevique de E. H. Carr, Antología de Gramsci de J. del Valle (ed.) A Political History ofSpanish, E. Cassin et al. Los imperios del Antiguo Oriente, M. Seymour Babilón…

P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?

R.- Todo lo que escribo lo tengo antes más o menos redactado en mi mente y me limito a transcribirlo. Si no es así, me es imposible ponerme a escribir a ver qué se me va ocurriendo. La mayor parte de las cosas que escribo las redacto de forma preliminar mentalmente mientras paseo.

P.- Cuéntenos alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha desvelado aún.

R.- El estilo despiadadamente crítico de mi trilogía libros sobre el españolismo lingüístico (el presente libro, El nacionalismo lingüístico y Los dominios del español) está directamente inspirado en el aguzado estilo de algunos autores clásicos del marxismo como el mismo Marx, Lenin y Trotsky, a quienes no he dejado de leer y releer desde mi adolescencia, tanto en traducciones como en su lengua original.

P.- Sus proyectos inmediatos y futuros ¿son?

R.- Estoy ultimando para la imprenta dos libros de mi especialidad, la lingüística. Uno se titula Multilingüismo y lenguas en contacto y el otro es Del lenguaje a las lenguas. Tratado didáctico y crítico delingüística general. Son libros que conjugan la exposición de las diversas teorías y análisis de la lingüística contemporánea con muchas observaciones y argumentaciones críticas mías.

Tengo intención de componer una monografía sobre el análisis lingüístico del simbolismo fónico.


TÍTULO:     Errores y horrores del españolismo lingüístico

AUTOR:     Juan Carlos Moreno Cabrera

EDITA:      Txalaparta (2015)

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 13,5 x 21,5 cm. Número de páginas: 164. PVP: 15,85 €. ISBN: 978-84-16350-08-7


Reseña realizada por Inaki Irazabalbeitia.

Juan Carlos Moreno Cabrera es catedrático de Lingüística General en la Universidad Autónoma de Madrid y ha sido miembro de diversos comités de la UNESCO sobre lingüística y diversidad cultural. Es un firme defensor del reconocimiento de la realidad plurilingüística del Estado y de la plasmación de ese reconocimiento en políticas culturales y lingüísticas apropiadas por parte del poder central.

En esta su última obra publicada denuncia y describe de una manera contundente la ideología del españolismo lingüístico predominante en el discurso mayoritario en el Estado Español, que se resume en que el castellano es una lengua más apta para el desarrollo personal y social que las otras lenguas del Estado.

Para el autor el españolismo lingüístico es un ejemplo claro de una visión bastante extendida por el mundo por la cual unas lenguas son intrínsecamente superiores a otras. Una visión por la cual unas son lenguas de cultura y de modernidad mientras que otras son lenguas a lo sumo válidas para describir un mundo caduco y pasado y, como mucho, para ser habladas en la intimidad. El pensamiento francés es un ejemplo claro de este fenómeno donde se denomina despreciativamente patois al resto de las lenguas del Hexágono. Recientemente topé con una activista política de izquierdas francesas que me comentó ‘el patois que hablaba mi abuela no era occitano’, siendo su familia originaria del Ariege, en el corazón de Occitania’. Fiel reflejo de ese pensamiento.

Para caracterizar el nacionalismo lingüístico Moreno Cabrera subraya literalmente:

‘Como esa superioridad se dice que procede de las características intrínsecas de la lengua nacional, esa ideología no se ve a sí mismas como nacionalista ni etnocentrista, ni su postulado fundamental, como una exaltación de lo irracional o pasional de la lengua propia, sino como el resultado de aplicar racional y fríamente las consecuencias inducidas por una serie de propiedades genuinas de su lengua nacional, que se conciben como objetivas y no dependientes en absoluto de circunstancias históricas, políticas o económicas, ni de prejuicios y falsas creencias.’

Una consecuencia clara de ese nacionalismo lingüístico es la imposición de la lengua nacional a otras naciones y pueblos que hablan lenguas ‘inferiores’. Desde ese pensamiento esta imposición está plenamente justificada ya que la adopción por una comunidad de una lengua ‘superior’ no trae más que ganancias y ventajas a esa comunidad al abrirle la puerta a la cultura y la modernidad.

Recuerdo que en la escuela aprendimos de que los primeros testimonios escritos del castellano son las Glosas Emilianenses de finales del siglo X, que se escribieron en San Millán de la Cogolla (Rioja). Es un tópico muy extendido. Aparte de dos anotaciones en euskara, las glosas están escritas en romance, pero ese romance no es el castellano, como sostiene la visión oficial española, sino el  navarro-aragonés. Moreno Cabrera cita a autores tan prestigiosos como Menéndez Pidal o Rafael Lapesa para derribar ese mito. Evidentemente para un nacionalista español la antigüedad escrita del romance castellano es una razón de peso para sostener su superioridad.

A lo largo de las páginas de la obra, Moreno Cabrera desautoriza los argumentos de nacionalismo español para justificar la pretendida superioridad del español frente a otras lenguas, por ejemplo, el de la sencillez del sistema vocálico. Muchos autores justifican la superioridad del castellano ‘a sus cinco vocales netamente diferenciadas, sin vocales mixtas ni intermedias, sin diferencias sensibles en su intensidad’. Lo califican como ‘el sistema vocálico más perfecto de los posibles.’ Es evidente que esas afirmaciones no tienen base científica. El inglés con uno de los sistemas vocálicos más complejos del mundo, con entre once y catorce vocales según el estándar utilizado, es una lengua mas expandida que el español. Lo cual demuestra que la pujanza de una lengua es consecuencia del poderío económico y político de la nación que la habla, no de sus bondades y características intrínsecas.

Esta obra es de lectura muy recomendable para la compresión de las falacias que se esconden en muchos argumentos sobre las lenguas, su evolución y su estatus. Lo relatado no es sólamente es aplicable al nacionalismo lingüístico de las lenguas más extendidas como el castellano y el francés, que son también nuestras lenguas, sino también para declarar como memeces afirmaciones del tipo de que es euskara de Eibar el malo y que el mejor es el de Tolosa. También se podría aplicar a esa tan extendida creencia que el inglés es la lengua no estatal que todos tienen que aprender independientemente de que vivan en Irún, Ceuta o Ayamonte. Afirmación que no tiene en cuenta que los habitantes de esas ciudades y de sus alrededores tendrán más necesidad en su vida diaria de hablar francés, árabe o portugués respectivamente que el inglés.


Navarra_-_Zonificacion_linguistica

El españolismo lingüístico y el euskera en Navarra

“He aquí algunas de las ideas de las que parte el españolismo lingüístico a la hora de situar el euskera en Navarra. Estas ideas rara vez se enuncian del modo descarnado en el que lo voy a hacer ahora, dado que ese enunciado se puede considerar políticamente incorrecto. Pero, como vamos a ver, los razonamientos que hace el españolismo lingüístico sobre la situación del euskera en Navarra y sobre la promoción de esa lengua en todos los niveles, se basan precisamente en estos supuestos, claramente racistas:

  • El euskera es una lengua inferior al español tanto comunicativa, como cultural, política y económicamente.
  • El euskera solo tiene valor sentimental, simbólico y político. El español está por encima de esas calificaciones.
  • La minorización del euskera en Navarra es el resultado de un proceso natural y nada o poco tiene que ver con la imposición del castellano.
  • El castellano se expandió en Navarra por adopción espontánea y el euskera se intenta extender mediante la imposición.
  • La enseñanza generalizada en euskera en Navarra es un disparate, dado que solo la enseñanza en español garantiza el pleno desarrollo psicológico y cultural de las personas.
  • Los aspectos positivos de la enseñanza en euskera en Navarra se basan en un fraude y en la mala conciencia.
  • La demanda de enseñanza en euskera en Navarra se basa en modas pasajeras y superficiales y no tiene ninguna justificación racional.
  • La legislación a favor del euskera es impositiva, absurda y malintencionada. La legislación a favor del español es razonable, benefactora y bienintencionada.

Abucheos al alcalde de Pamplona por utilizar el euskera al principio de su parlamento a pesar que también utilizó el castellano. Se trata de una muestra de odio españolista que no respeta la lengua propia de Navarra.

Las personas que mantienen la ideología del españolismo lingüístico seguramente son conscientes de que en el mundo actual una lengua solo puede sobrevivir si es usada habitualmente, tanto en el ambiente familiar como en el entorno social, administrativo, jurídico, cultural, político o económico y, por tanto, intentan justificar que el euskera se quede reducido a una zona pequeña de Navarra y al ámbito familiar para, de ese modo, asegurar su minorización y desaparición progresiva. Las acciones que van encaminadas a evitar esto son tildadas por las personas que razonan desde el españolismo lingüístico de artificiosas, contraproducentes, inútiles, inadecuadas, lesivas de los derechos lingüísticos, contrarias a la libertad y a los intereses de la ciudadanía.”

Juan Carlos Moreno Cabrera.

 

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Entrevista, Llibres, Uncategorized i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s