Ramón Espinar linchado por los fachas y buitres carroñeros. Comportamiento ejemplar.

ramon-espinar

Ramón Espinar.

Hola. Me he encontrado con este artículo y lo pego aquí porque estoy totalmente de acuerdo con él. Se trata de un episodio más de la persecución injusta que sufren los militantes más conocidos de Podemos. Ya lo intentaron con Pablo Iglesias, Tania, Errejón, Echenique, Monedero… sin éxito. Ahora le toca a Espinar. Los hijos de puta de la casta se dedican a espiar hasta el color de la mierda que cagaban hace 10 años. Todo vale porque saben que si un día esta gente y sus aliados se hacen con el poder, mucho puerco capitalista se va a cagar encima. Esperemos que los auténticos socialistas se hagan con el partido que ahora vota con PP y C’S y viren a la izquierda. Mientras rajan de Ramón Espinar, no se dice nada de la corrupción millonaria del PP o de las leyes ultraliberales que los traidores socialistas actuales han votado. Incluso se quiere hacer creer que lo de la cal viva es un cuento de Pablo Iglesias. Apagad sus putas teles y no miréis sus planfletos en el bar. Informaos por Internet. Estos voceros no dan información, sino basura, que para eso les pagan. A quien dice la verdad lo despiden sin contemplaciones. Son la mafia.

buitres

Puercos voladores de camino a sus paraísos fiscales y fondos buitres a ver si les cae algo de la botella.

Ramón Espinar no es Gandhi, ni falta que hace. Por Paco Bello.

Posted: 03 Nov 2016 05:13 AM PDT

La hipocresía elevada a la máxima expresión, como la mala fe y la adulteración mediática. Portadas de periódicos y tertulias del horror dedicadas a lanzar un mensaje: “Los de Podemos también especulan”. Para a continuación decir, como Ana Rosa Quintana que: “eso está bien”, “lo hemos hecho todos”… pero no nos vengáis con cuentos e idealismos. Uníos a la fiesta de los privilegios y dejad de tocar las narices.

Se puede ser poco más mezquinos y despreciables de lo que lo son los bufones mediáticos o sus amos. Poco o nada, porque ya es difícil imaginar un puntito más de indignidad. Pero también hay que ser muy cretino para buscar o exigir en los demás una pureza ideológica y de principios que solo está al alcance de unos pocos, aunque en este momento solo se me ocurra pensar quizá en Diego Cañamero como ejemplo.

Si de algo se puede acusar a un chaval que con 25 años vendió un piso que había comprado sobre plano cuatro años antes, y por el que durante ese tiempo había estado realizando aportaciones económicas, es de no hacer lo que no hubiera hecho casi nadie: no aprovechar la posibilidad de obtener un moderado beneficio legal por la venta de su inmueble. Lo dije ayer y lo reitero hoy, todo el caso se resume en esto: “Un joven universitario de clase media compró un piso en 2007 y lo vendió legalmente en 2011 con una pequeña plusvalía tasada”. Espinar no se dedica a vender parques de vivienda pública a fondos buitre, ni construye promociones sobre recalificaciones fraudulentas, ni ha tenido que untar a corruptos para beneficiarse de un pelotazo. Y, sin embargo, que un joven haya vendido legalmente un piso está monopolizando la ‘información’ como jamás consiguieron todos esos otros casos.

También lo he dicho muchas veces sin pretender herir la sensibilidad de nadie, principalmente porque no elegimos estas circunstancias (y lo recuerdo hoy porque he leído muchas críticas absurdas también desde abajo), pero a la hora de valorar ciertas cuestiones, y no es una crítica sino un atenuante, no es lo mismo crecer en una familia de jornaleros que en una familia de clase media o alta, por más que un príncipe pueda acabar siendo un revolucionario anarquista. A los del último caso, por buena voluntad que tengan, para apreciar dónde empieza la injusticia, les haría falta desandar un pasado imborrable y lo que de él habían asimilado como natural; convertir por necesidad los principios en vivencias y sentir más que entender, para asumir realmente que, por ejemplo, 20.000 euros pueden ser un máster o soñar a los tuyos comiendo variado, vistiendo nuevo y pudiendo pagar gastos durante un par de años.

Es lo de vivir desde la infancia y no imaginar el valor que tienen ciertas cantidades para la mayoría (desfavorecida). Es como aquello de que si te echan de tu trabajo de camarero o teleoperador tu futuro pase por estirar todavía más una pensión familiar que ya no cubre los gastos, o en el peor de los casos por un albergue y un comedor social, y también aquello otro de que tu dignidad a veces tenga un valor opuesto al de tu angustia. Y eso es imposible interiorizarlo si no lo has mamado o si las circunstancias no te van a obligar a vivirlo por las malas.

Precisamente por las circunstancias, es una aberración considerar especulación el que un universitario de clase media gane 20.000 euros con la venta de un piso que llevaba pagando cuatro años. Alguien que hiciera algo así tendría poco futuro incluso como especulador de chichinabo. Es igual de absurdo que responsabilizar a un chaval que puede ser un auténtico idealista, y alguien que puede aportar muchísimo en favor de los demás, de lo que, conjeturando y poniéndonos en el peor de los casos, pudiera haber hecho algún familiar para favorecerle o bien con sus obligaciones fiscales.

A Ramón no se le puede crucificar por haber hecho algo que, por derecho, descartando a hipócritas, solo los que se puedan contar con una mano podrían considerar reprobable en este país. Por el contrario es alguien que puede aportar muchísimo en una sociedad a la que, centrémonos: le sobran demasiadas Anas Rosas y a la que, en ausencia de santos y santas, le faltan como agua de mayo muchos Ramones con experiencia, aunque, y hasta parece ridículo decirlo: hayan vendido en el pasado su piso y el de su prima.

****************************************************************************************

Esto es lo que dicen los compradores del piso y oculta los hijos de puta que quieren mancillar su honor,  los cerdos vendidos a la casta:

Espinar fue sincero y modélico, no como los periodistas a sueldo del régimen. Esto dicen los compradores del piso que callan los Herreras, Urdacis, Indas, Marhuendas y similares:

LOS COMPRADORES DEL PISO DE ESPINAR: EL COMPORTAMIENTO DE ESPINAR FUE MODÉLICO


Mi enhorabuena al diario El Confidencial por haber tenido la feliz idea de dar con los compradores del piso del senador de Unidos Podemos Ramón Espinar y publicar la correspondiente noticia, en la que la pareja que ahora reside en ese domicilio ofrece a la opinión pública una valoración digna ser tenida muy en cuenta a la hora de valorar no sólo esa venta sino lo que harían el común de los ciudadanos en las mismas circunstancias. Escribe Pablo Gabilondo, redactor de la gacetilla:

 

“El comportamiento de Ramón Espinar fue modélico”. Así lo asegura a este diario J. V., el hombre que junto a su mujer compró el polémico piso del senador de Podemos en 2011. “Somos una pareja joven, la típica historia, y queríamos una casa humilde porque no tenemos mucho dinero”, explica. Dada su situación económica, la pareja intentó comprar una vivienda de protección oficial, pero se encontraron con que la mayoría pedía “un montón de dinero en negro, entre 50.000 y 60.000 euros”.

Fue entonces cuando contactaron con Ramón Espinar. “Nos dijo que él no iba a aceptar dinero en negro porque había hecho una tesis o un trabajo sobre ello, predicando que no estaba de acuerdo con ese tipo de prácticas, y que no iba a tener la cara dura de cobrarlo así”, asegura. De hecho, según cuenta, el día que firmaron el contrato Espinar se dio cuenta de que habían “calculado mal un porcentaje”, por lo que les descontó los 3.000 euros correspondientes e hizo “exactamente lo que tenía que hacer“.


Preguntado por los 19.000 euros que ganó Espinar con la venta del piso, J.V. considera que “tuvo suerte” y que es algo que “el cien por cien de los españoles” habría hecho. “Yo me pongo en su lugar: he estado metiendo dinero en una cooperativa para que me den un piso que ahora no puedo pagar y sé que ese año lo van a tasar, pues entonces espero un poquito”, afirma.


Sobre las acusaciones vertidas contra el portavoz de Podemos, los inquilinos del piso lamentan la situación por la que está pasando y prefieren no entrar a valorar si su familia pudo influir en la adjudicación de los pisos. “A nadie le gustaría que le juzgasen por lo que ha hecho su padre”, argumentan, “con nosotros fue muy sincero, lo que dijo en la rueda de prensa es lo que nos contó a nosotros”. Y añaden: “El que quiere especular lo hace bien, no hace esto”.


Nota: Aprovecho para cagarme en todos los difamadores y les desearles lo peor del mundo.

 

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Política, Uncategorized i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s