Revolución y revoluciones. El bien y el mal.

 Serguei_Eisenstein_Photos_02Eisenstein, un genio del cine.

La música de Piazzola me hace meditar. Era yo un crío ingenuo e idealista al tiempo que maniqueo y simplista. Aún no había hecho el servicio militar. Me interesaba sobre todo la política. A través de ella me acerqué al cine, la canción y la literatura. No lejos de mi casa – la de mis padres – iba a realizarse un ciclo de películas titulado “Revolución y revoluciones”. Se trataba de 10 películas por mil pesetas – seis euros – de temática lógicamente política. En aquella época existía algo que ya no existe, los cine-forums, algo similar a La Clave de Balbín en La 2 que se cargó un señor cepillador de estatutos, el falso socialista Guerra, enchufador de hermanos, que se las daba de progre intelectual y recomendaba a un compositor hasta entonces poco conocido; nada menos que a Mahler.


El ciclo lo organizaba un periodista crítico de cine que también era religioso pero sin hábito o sotana. Eso lo descibrí años después. Creo que era jesuita, es decir, de los del otro lado según mi padre que, quizá por haber sufrido el franquismo en carne propia y en la de sus hermanos, siempre ha sido maniqueo sin matices. Para él, todos los sacerdotes eran fascistas. Yo sabía que estaba equivocado porque sin ser creyente, incluso anticlerical, siempre he sentido admiración por determinados sacerdotes, como el padre Vizcarra, mi profesor de Religión en el instituto que estuvo en la cárcel con Franco y al que tanto le debo en lo personal. He tenido varios amigos sacerdotes. El último fue a través de Wagner e Internet, Ricardo de BsAs, que nos dejó ya hace un tiempo.

El religioso que organizaba el ciclo era un excelente profesional. Muy trabajador. Hacía su trabajo sin cobrar, por amor al arte, en este caso cinematográfico. Nos daba unas fotocopias con información sobre las películas, críticas, etc. Después veíamos la peli y al final teníamos un debate. Yo no me perdía palabra, pero no me atrevía a decir nada por timidez y por vergüenza, ya que quienes intervenían estaban muy por encima de mí. Descubrían en la peli cosas que yo había dejado pasar por alto. Aprendí mucho. No se iba nadie. El interés era enorme. Cosas de la época. La Transición. La esperanza de un cambio que Felipe Gozález nos estafó. No nos íbamos hasta que llegaba la señora de la limpieza.

Rainer Werner Fassbinder’s Lili Marleen (1981): Willie (Hanna Schygulla) performs her explosive hit song.

Allí descubrí muchas cosas y grandes directores: Einsenstein y el cinismo asesino de Stalin, Fassbinder y la pervivencia del nazismo, Costa Gavras y las dictadura de los coroneles en Grecia y de los generales en Argentina, los hermanos Taviani y los partisanos italianos, Resnais y la guerra civil española, y mucho más. Hace tantos años, décadas, que no lo recuerdo.

Escuchando a Piazzolla, me venido a la cabeza un film ambientado en un país imaginario – realmente Argentina o Uruguay, los países del tango. En un país latinoamericano había una feroz dictadura militar donde los milicos torturaban y asesinaban. Tenían un asesor americano de la CIA – Ives Montand – experto en tortura y pagado por el gobierno. Los revolucionarios recibieron la orden de matarlo. Eran estudiantes. Alguno de ellos tenía problemas de conciencia. No quería matar, pero había que hacer algo para evitar que ese señor siguiera torturando. Pensaban en la resistencia francesa y que ponían bombas en lugares donde iban los alemanes. Seguro que habría quien sería una bella persona que incluso odiaba a los nazis però estaba allí invadiendo un país porque estaba obligado a ello. Alguien dijo que no mataban personas, sino uniformes, uniformes de los enemigos. Eso es la guerra.

Paolo e Vittorio Taviani – La notte di San Lorenzo – La battaglia nel grano

Se deciden a liquidar al agente de la CIA. (Ives Montand). Para ello han de espiarlo y conocer sus rutinas. Eso desarma a uno de los activistas. El torturador era un señor normal, una buena persona. Tenía familia y era muy cariñoso con su mujer y su hija, que no sabían en qué trabajaba realmente. Todas las noches acompañaba a su hija a la cama; le contaba un cuento y la tapaba y acariciaba hasta que se dormía. Después se despedía de su esposa y se iba a trabajar. Le decía a su esposa que iba a la embajada. Llegaba a su trabajo, saludaba a sus compañeros y se ponía a torturar seres humanos como quien se dedica a cualquier otra cosa.


La película acaba con un gran interrogante. Los terroristas se plantean si cumplir o no la orden de ejecutarlo. Sabía que eliminándole no lograrían nada. Otro agente sería enviado por la CIA y así hasta el infinito. Pero es que a este señor se le había ido la mano con un compañero suyo que murió en una de sus sesiones. Lo tenían a tiro. Era segura su muerte. Solo tenía que apretar el gatillo. Todo era una mar de dudas. Desparar o no disparar. Hábilmente el director – creo que Costa Gavras – le está preguntando al público “¿Y tú, qué harías?” Todo un problema moral. “¿Qué es el bien? ¿Qué es el mal?” Finalmente, los jóvenes terroristas no disparan. Ven más allá del “uniforme” – que no llevaba sino un traje chaqueta y corbata – y reconocen al ser humano, el marido y padre ejemplar. No pueden ser responsables de que haya una viuda y una huérfana más en el mundo a pesar de que los milicos torturadores lo hayan hecho con gusto no solo torturando y asesinando, sino secuestrando y raptando niños.

Missing – Costa Gavras

En la escena final, el agente de la CIA, acompañado por su familia toma un avión para volver a su país. Su trabajo ha terminado. Ha obtenido la información que necesitaba para desarticular un comando en Buenos Aires o Montevideo. Muchos morirán, serán torturados o desaparecidos. Quizá los jóvenes terroristas que tenían como misión liquidarlo.

La película acaba con un interrogante opresivo. “¿Qué hacer? ¿Qué hubieras hecho tú?” La pregunta no tiene respuesta, però podemos extraer una conclusión. El hombre es capaz de lo mejor y lo peor. El dualismo entre el bien y el mal, dios o el demonio es la proyección que realizamos de estas dos facetas del ser humano. Todos somos capaces de realizar el bien y el mal aunque nos pueda chocar que las manos que acarician la piel de su esposa o de su hija sean las mismas que torturan a personas inocentes e indefensas. Pero si la tortura ya simboliza y encarna el mal, mucho peor que que se haga sin ningún tipo de odio como un trabajo cualquiera más. Lo peor del Holocausto es que la mayoría de los que participaron en él era personas normales. Las declaraciones de Eichmann al respecto nos muestran una imagen muy negativa de la condición humana. El nazi, como en la película, recibía órdenes y realizaba un trabajo como quien está en un matadero y sacrifica reses para que el resto pueda comer carne. 


De repente se ve un primer plano de la casa donde se reunían clandestinamente  los estudiantes volando por los aires. Todos muertos. El americano no tenía problemas morales, era un profesional.

explosion-de-una-casa-en-Bo_54406894349_53699622600_601_341Casa donde se reunían los estudiantes volada por la CIA.

Advertisements

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Pel.lícula, Política, Uncategorized i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

9 respostes a Revolución y revoluciones. El bien y el mal.

  1. Excelente artículo, Regí. No he visto la película de Costa-Gavras que citas pero explorando internet con el argumento tan interesante que describes he visto que se trata de “La confesión” (1972). Procurará encontrarla y verla. Gracias por el descubrimiento.

    • rexval ha dit:

      Perdona que sea tan despistado. Solo había leído la parte del mensaje que sale en el blog a la derecha. Buscaré “La confesión”. He tenido un “flash”. Creo que la peli de Fassbinde y compañía era “Alemania en otoño”, pero es pura intuición.

      Gracias de nuevo. Las fechas concuerda. La peli, que ya había sido estrenada, la vi en 1977, 5 años tras su estreno.

  2. rexval ha dit:

    Muchas gracias, José Miguel. Esto que cuento era en los 70 y, claro, se me escapan muchos detalles como los de la peli donde salía Ives Montand como agente de la CIA. No recuerdo el director. El caso es que la película interpelaba claramente al espectador. La pregunta nunca formulada pero implícita era esa: “¿tu qué harías? Creo recordar que en la misma peli se hacía la comparación con la Resistencia francesa: “No mata a una persona, sinó que disparas contra un uniforme.” En fin, que era una de esas pelis que provocan debate y hacen pensar. Una pena tremenda que ya no existan las salas de arte y ensayo y los cine-clubs.

    Un abrazo.

    Regí

    PD. Si por una de aquellas pudieses averigual el títula de la peli, te lo agradecería. Como de esto hace décadas – yo tenía 17 y ahora tengo 56- es posible que se me mezclen los recuerdos y quizá la imaginación.

    Otra peli que vi era una “coral” de varios directores alemanes. Destacaba Fassbinder y tenía que ver con el terrorismo y el pasado nazi. Había una ley “Prohibida la verdad” que se aplicaba especialmente a los profesores de Historia como tu. Cada director participaba con su trabajo.

    Un abrazo.

    PD2. Muy frecuentemente tu blog me hace recordar esta experiencia de adolescencia.

  3. Precisamente me estoy leyendo varios libros sobre el final de la II Guerra Mundial y la persecución posterior del nazismo. Entre ellos, el que escribió Hannah Arendt sobre el proceso contra Eichmann en Jerusalén y donde expone su famosa tesis de la “banalidad del mal”. Dentro de poco voy a escribir algunos artículos sobre este tema, en el cine y en el ensayo literario. Por cierto, no sé si has visto la película “Hannah Arendt”, estrenada hace unos pocos años sobre ese tema: si no lo has hecho, te la recomienda. Creo que te va a gustar, es buen cine sobre política e ideología, que rehuye cualquier carga panfletaria y hace pensar.

    Lo dicho, un abrazo.

    • rexval ha dit:

      Muchas gracias por la información. Algo he leído sobre el tema. Te cuento dos cosas: Hannah Arendt fue la primera persona qe abordó el tema del Holocausto. Jamás menciona a Wagner ni lo relaciona con los campos. Esto sucedió a partir de Mayo de 68 con corrientes revisionistas que nos relacionaron a Wagner con el genocidio de manera falsa y obscena. Segunda. La propaganda occidental oculta que lo ganadores de la II GM, lo que derrotaron a Hitler fueron los soviéticos. La cosa costó millones de muertos en Leningrado, donde estuvieron los falangistas españoles, y Stalingrado. El desembarco de Normandía no fue decisivo. Solo con comoparar el número de muertos, millones frente a unos miles se deduce. Stalin no es santo de mi devoción, lo que no quita para quitarle el mérito de ser quien derrotó a Hitler y ganó la guerra. Durante mucho tiempo estuvo pidiendo a los Aliados que abriesen un frente occidental ya que los nazis llegaron no solo a las dos cioudades mencionadas, sino a las puertas de Moscú. Roosevelt y Churchill daban largan ya que fueron complices de la muerte de millones de soviéticos, la mayoría población civil por hambre y frío. Sin embargo, es evidente que frente a Japón fueron los americanos los ganadores. A Stalin le pidieron que abriera un frente por el norte mientras los americanos atacaban por el sur. No fue así que yo recuerde con la excepción de la defensa soviética de Mongolia frente a Japón.

      Otra falsedad o imprecisión son los famosos 6 millones de judíos que se repite hasta la saciedad sin poder ser estudiado el caso por historiadores imparciales. Ojo que nada más lejos de mí que negar el Holocausto; lo que me desagrada es que no haya libertad para estudiarlo como cualquier hecho histórico. También me resulta repelente es la mercantilización del tema. Tantos muertos a tantos marco por muerto me debes estos millones. Se “olvidan” los 18 ó 20 millones de eslavos muertos en genocidio antes de la existencia de las cámara de gas en cumplimiento de algo tan sabido como el “espacio vital”. Había que exterminar eslavos para que la “raza aria ” se expandiera hacia el este como venía sucediendo desde siglos anteriores. 20 millones. La URSS fue la “campeona” en millones de muertos. Hasta hace poco, con la Merkel, Israel ha estado cobrado una pasta gansa por los judíos muertos aprovechando el sentimiento de culpabilidad alemán. El resto no cobró nada de los alemanes, como los soviéticos, gitanos, testigos de Jehová, homosexuales o republicanos españoles que sí que fueron reconocidos por Francia y cobraron su pensión como los soldados franceses y tiene sus nombre en plazas y calles, sus monumentos, etc. Y es que fueron los españoles, curtidos en la Guerra Civil, quienes organizaron la Resistencia Francesa. En España no han recibido ningún reconocimiento, sino insultos.

      Saludos.

    • rexval ha dit:

      Hola,

      Ya tengo el libro en pdf: Hannah Arendt. “Eichmann en Jerusalén. Un estudio acerca de la banalidad del mal.”
      La peli la tendré en breve. Como me temía es, en parte, propaganda sionista. Parece ser que solo los judíos sufrieron y que ellos nunca le hicieron daño a nadie. Si buscas “Palestina” en el texto, salí mil veces bajo la forma “Los judíos de Palestina” y otras. Sin embargo la palabra “palestino/s” no sale ni una puñetera vez. De esta manera se aplaude el genocidio de millones de personas que vivían en su país, en Palestina. El sionismo consiguió la doctrina Baladour y expresó una enorme mentira en una frase que recuerda al genocidio armenio por parte de los turcos. “Palestina: una tierra sin pueblo e Israel, un pueblo sin tierra”. A esto se le suma el mito de que su dios les dio esas tierras y se justifica la deportación y asesinato en masa de los palestinos. A esto le añadimos los lobbies judíos y ya lo tenemos todo completo. Libros, pelúculas, conferencias… Mientras tanto millones de palestinos sufrieron la acción genocida de los sionistas. Sus tentáculos son enormes. La revista satírica española “EL jueves” – similar a la francesa “Charlie” publicó hace poco una portada que no gustó a los judíos. Como tienen pasta e influencia amenazaron con emprender acciones legales cuando lo que se cuenta en la revista es rigurosamente cierto. Hay una cadena o cadenas de cines que emiten ópera. Una obra de Adam trataba del secuestro y asesinato del Aquille Lauro. Los textos fueron escritos por una judía que se hizo anglicana. A esta gente no les gustó una obra que es neutral y trata de comprender lo que sucedió. El MET, teatro de la ópera de Washington está dominado por el lobby judío, con tanto poder que lograron que se censurara en todo el santo mundo esta obra en los cines a pesar de estar pagada por los que iban a verla. Esto es poder. Finalmente y tras amenazas varias se dejó pasar un tiempo y la ópera se representó en WDC, en el MET.

      No obstante, leeré el llibro. Lo que me llena de rabia es como ningunea esta señora a los palestinos, que viven como en el apartheid de Sudáfrica hacinados en Gaza porque de Cisjordania los han expulsado poco a poco con la condena de la ONU y el veto de EEUU. Muy repugnante ver a Obama con el gorrito o kipá frente al muro de las lamentaciones. El que no llora no mama.

      Salut

      Termino diciendo que existen monedas de la época del III Reich que tiene en una cara la cruz de David y en la otra, la esvástica, que había judíos (azkenazis) fascistas aliados de los nazis que nos han ocultado lo mismo que no nos cuentan que había judíos seguidores de Mussolini.

    • rexval ha dit:

      La acabo de ver y me ha gustado mucho.
      Está en Internet en castellano y el libro, también en pdf. Si te interesa y no lo encuentras, te puedo buscar los enlaces.

  4. Caramba, tus respuestas son tan largas que casi habría que estar varias horas para repasar cada uno de los asuntos que abordas jaja. Para no ir muy lejos, y sobre Hannah Arendt, te recomiendo que leas el libro antes de juzgar a la persona, aunque al haber visto ya la película tú mismo habrás comprobado la desagradable impresión que produjo en los círculos sionistas de todo el mundo, incluidos sus propios amigos, que rompieron con ella. La fuerza del libro radica en su increíble independencia: Arendt deja bien claro que la Justicia no fue lo más relevante en el proceso de Eichmann, sino la propaganda y el espectáculo organizados desde la presidencia de Israel para dejar bien claras dos cosas: que el sufrimiento de los judíos no debía ser olvidado (ni la pasividad de tantos) y que Israel sabía bien cómo defenderse. Desde luego, no se cuestionan las atrocidades que Eichmann ayudó a cometer (aunque estremece la denuncia de la escritora: lo terrible del Mal es que no hace falta ser un genio tenebroso, sino dar la oportunidad incluso a seres tan anodinos y mediocres como el procesado), pero sí muchos aspectos que disgustaron al mundo judío, por ejemplo la necesaria complicidad de los Consejos Judíos (por las razones que fueren: para evitar males mayores, para salvar a unos cuantos antes que condenar a todos…) en la captura, clasificación y expoliación de los suyos. Arendt fue acusada de convertir a las víctimas en culpables, porque a esas alturas, el Holocausto “obligaba” a ver al mundo en blanco o en negro. Por lo tanto, nada de propaganda sionista, sino todo lo contrario.

    En cuanto al papel de Stalin y la URSS, habría mucho que hablar del papelón de aquel en la guerra. Que un cínico totalitario como él se dejase engañar totalmente por Hitler (debió de pensar que la solidaridad entre criminales se daba por sentado…) es increíble. Y hay que recordar la desfachatez del pacto que firmó con Hitler y que dejó a este las manos libres para iniciar esa guerra mundial que luego le llevó a su casa, a cambio de una parte del territorio polaco… que nunca devolvió, Hay una filmación que revela el sujeto que era Stalin y que aparece en la estupenda serie documental “Apocalipsis”: el gobierno polaco en el exilio le da una lista de oficiales desaparecidos durante la ofensiva alemana, y Staliin pone una cara increíble de sorpresa ante el desmán que se supone es obra de los nazis y con un además indica que se informará: el cinismo está en que él bien sabía cuál había sido el destino de los oficiales, porque él fue quien ordenó su muerte en la famosa masacre de Katyn.

    La guerra, por desgracia, vio desmanes, masacres, ocultamientos y vergüenza por parte de todos los bandos, aunque no deba olvidarse quiénes iniciaron todo el proceso de violencia. Es una época sobre la que no me canso de leer.

    P.D. Gracias por el ofrecimiento, tengo “Hannah Arendt” ya en mi poder. Mañana o pasado la repasaré como complemente a la lectura del libro.

    • rexval ha dit:

      Gracias por tu intervención, muy interesante. Llama la atención el hecho de que se afirma que cualquiera de nosotros en determinadas circunstancias es capaz de las peores atrocidades como el citado nazi. Otro tema es el “circo”. Un amigo abogado me dijo que jurídicamente los Juicios de Núrenberg no se sostienen ni respetan la ley, son pura propaganda que responde al hecho de que hay que matar a los jerarcas nazis. Pasado este periodo dejaron libres a miles de nazis sin ningún problema en la judicatura, el ejercito, la policía… como denuncia Gunther Grass en sus libros y artículos y Fassbinder en su película sobre la pervivencia del nacismo en la sociedad alemana.

      Sobre el Pacto “antinatura” Hitler -Stalín hay que recordar que hubo otros en la parte occidental, el de Munich entre los aliados y Hitler sobre los Sudetes de Checoslocaquia, uno de los pocos estados democráticos de la zona.

      La serie “Apocalipsis” es muy biena. Tengo entendido que incluye información de los archivos soviéticos hasta entoces clasificados. Creo que sobre Katyn se exageran las cosas porque fue Stalín quien ordenó la matanza. Antes los nazis habían devastado todas y cada una de las ciudades de su zona y asesinado a la población, especialmente las élites. Los polacos, judíos o no, les molestaban para extender su “espacio vital”. En definitiva, esta gente sufrió tanto con unos como con otros. Hay que recordar algo que pelis como “To Be or not To Be” mienten. Polonia era una dictadura militar fascista cuando fue invadida, no una democracia, lo que a los aliados no importaba para aliarse. Otra masacre, pero en Ucrania fue la de Babi Yar. Los nazis y los ucranianos colaboracionistas asesinaron a miles de judíos, gitanos, ucranianos comunistas y rusos. En youtube puede verse la escena de la matanza del barranco. Da ganas de llorar cuando una madre suplica por los suyos y los matan igual.

      Pues nada, un placer intercambiar opiniones contigo. Es un tema que me interesa mucho.

      Saludos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s