Lingüicidio. Nacionalismo lingüístico español.

moreno-cabrera oooEl profesor Moreno Cabrera, autor de libros sobre el nacionalismo lingüístico y ameno conferenciante.

Sigo con los interesantes textos del profesor Moreno Cabrera de la Universidad Autónoma de Madrid. En azul sus palabras y en negro-gris mis comentarios. Tengo dos pasiones en mi vida profesional: la filología-lingüística y la historia. Desde aquí, humildemente, quiero manifestar mi agradecimiento y admiración hacia este señor. Os recomiendo bajar los youtubes de sus conferencias y comprar sus libros. Da gusto. En lo que sigue se definen y comentan algunos conceptos lingüísticos que nos ayudaran a comprender mejor la materia.

Lingüicidio

Actividad etnocida realizada con el objetivo de que una determinada lengua deje de hablarse. Se suele llevar a cabo por la fuerza, prohibiéndola o castigando severamente a los que la usan y/o mediante un lavado de cerebro consistente en convencer a los que la hablan de que se trata de una lengua inútil, innecesaria, inferior, limitada, imperfecta, empobrecedora e inculta. Ambos procesos se han producido y se siguen produciendo a lo largo y a lo ancho de la historia y la geografía de la humanidad.

Este fenómeno está teniendo lugar con el catalán, al que llamamos valenciano sus hablantes. Había leyes que prohibían su uso, personas víctimas de la violencia por hablarlo en la actualidad y en el pasado reciente – a mí me pegaba el maestro “por hablar en mi dialecto” y sigue sucediendo hay en día ya que la ideología castellanista dominante ha conseguido hacer creer que el valenciano es un dialecto de labradores, de gente de pueblo, de inclutos… y que es mejor que los niños aprendan castellano, lengua que consideran de las élites civiles, militares y religiosas. Hoy, además, sucede algo similar con el inglés y la creencia que que esta lengua abre todas las puertas, lo que es falso. A mi sobrino, licenciado en filología inglesa, le abrió las puertas de los váteres que tenía que limpiar en Manchester por una miseria hasta que sin previo aviso le dijeron: “Don’t come tomorrow” (No vuelvas mañana) y lo despidieron sin indemnización ni previo aviso. La nueva política de Ciudadanos, según un desagradable discurso en les Corts Valencianes, consistía en llamarnos aldeanos a los que estimamos nuestra lengua y a hacer propaganda del español – que no castellano, según cierta señora y del inglés como si no fuera posible, que lo es y se hace, aprender las tres lenguas. Lo gracioso es que a ella – representante de población valencianohablante no usa nunca esta lengua a la que sin duda tiene por menos y arma arrojadiza de sus demonios particulares, los nacionalistas del Lobo Feroz cuando la nacionalista es ella, de un nacionalismo imperialista y agresivo españolista que este es el origen catalán de los Ciudadanos.

Entrevista a Juan Carlos Moreno Cabrera

Lengua universal (mito de la)

Este mito tiene dos vertientes: una dirigida al pasado y otra proyectada al futuro. En la primera se supone que hubo en tiempos remotos una lengua única para toda la humanidad, que acabó degenerando, por el mal comportamiento de los miembros del género humano, en un galimatías de miles de lenguas incomprensibles entre sí. En la segunda, la que mira al porvenir, se supone que la humanidad llegará en un futuro más o menos lejano a entenderse en una única lengua universal. De momento, los apóstoles del imperialismo lingüístico se aprovechan de esta versión del mito para presentar su lengua (inglés, francés, español, ruso, chino) como firme candidata a esa lengua universal; en este caso, en un futuro muy cercano.

Según esta ideología, cualquiera que se atreva a negar o poner en cuestión esos postulados lo hará, la mayor parte de las veces, llevado por un apego nacionalista a su lengua propia, mucho menos ventajosa, útil y necesaria que el español. Esta ideología se caracteriza, en un alarde insolente de cinismo, por conceptuarse a sí misma como no nacionalista y por tachar de nacionalistas a quienes no comulgan con sus ideas centrales, claramente excluyentes e impositivas.

Dentro del nacionalismo excluyente español tenemos el 12 de Octubre, el Día de la Raza o de la Hispanidad. ¿Quién tiene algo que celebrar? Los que se consideran herederos del genocidio indígena. Ya sé que me hablarán de virus de los que no se habla en el norte del continente y ocultaran la verdad de la masacre bajo la espada y la cruz. Millones de personas fueron forzadas a abandonar su lengua, su cultura, su civilitzación y adoptar la de los invasores: el castellano y el catolicismo. Este proceso aún dura. Las sociedades americanas están estructuradas socialmente según la raza: los negros, abajo; los blancos, arriba, y los mestizos, mulatos e híbridos de todo tipo, al medio. Esto, que es tan evidente, no se quiere aceptar. Encima los descendientes de los masacrados deben dar gracias por el legado que los castellanos – que no, españoles – les han legado, especialmente la lengua y la religión. El tercermundismo y el racismo lo dejamos aparte pero santificamos a los asesinos llamados Cortés y Pizarro, asesinos codiciosos que se mataban entre ellos. De hecho, Pizarro fue asesinado por sus hombres. La codicia y el ánimo de dominio fueron responsables de la expansión de las lenguas coloniales europeas.

Una curiosidad sobre el nacionalismo lingüístico. En el estado español se abusa del término “Hispanoamérica” e “hispanoamericano” cuando los interesados hablan de América Latina o Latinoamérica y ellos se sienten latinoamericanos o latinos. No parecen tener ganas de ser relacionados con nada que recuerde a España, país del que se independizaron por las armas. Sobre el nombre de la lengua, hay quien habla de castellano y hay quien se refiere al español, incluso se utiliza el término hablar castilla. En países com Argentina hubo intentos fallidos de crear la lengua argentina. En determinados productos, junto a la explicación en castellano o inglés aparece la argentina, por ejemplos en víveres. Al castellano “galletas” corresponde el término criollo argentino “bolachas”, tomado del portugués.

Zamenhof3El doctor Zamenhof, creador del esperanto.

Así se extendió el español por América. De manera semejante sucedió con el inglés, el francés, el chino o el ruso. De esta manera surgieron las lenguas internacionales, las que se estudian en las Escuelas de Idiomas. Son fruto del expansionismo imperialista, de la imposición colonial. Evidentemente seria útil una única lengua universal, pero ojo, me estoy refiriendo al esperanto, inventada por el doctor polaco Zamenhof a finales del siglo XIX. Su ideal era que cada uno hablara su lengua materna y que todos hablaran el esperanto, lengua síntesis de otras muchas. De este modo la lengua universal no sería la imposición de ninguna potencia militar y sobrevivirían las lenguas autóctonas. Su gramática es muy sencilla y no tiene excepciones. Aquí podéis leer más cosas sobre esta lengua.

Hay quien dice que se impone el inglés por su supuesta sencillez olvidando sus irregularidades y la anarquía fonética que dificulta la comprensión de determinadas variantes si uno está acostumbrado al londinense; el esperanto es mucho más sencillo y sin irregularidades o excepciones. Si el inglés se expande es gracias a los imperios anglosajones, primero el británico, y segundo el made in USA. Un mito del nacionalismo lingüístico es la supuesta sencillez de su lengua. Sé por propia experiencia que el inglés de Manchester es muy diferente al de Londres; y el de las afueras de Londres al del citro de la City.

Nacionalismo lingüístico

Ideología según la cual la lengua de la nación propia es superior a los demás idiomas con los que convive o ha convivido. Esa superioridad hace que los nacionalistas lingüísticos consideren que la imposición de su lengua a los que no la tienen como propia es un acto de generosidad y de piedad realizado por su bien. Para esa ideología, es natural que su lengua se extienda por doquier, dada su condición superior y que mucha gente esté deseando aprenderla. También es natural que las lenguas inferiores tiendan a verse limitadas cada vez más hasta desaparecer ante el empuje necesario y benefactor de la lengua del nacionalista lingüístico.

No hace falta extenderse demasiado para decir que esto sucede en España con el castellano y que es algo que vemos todo los días por doquier. Unidad indisoluble de España y español obligatorio para todos en detrimento de las otras lenguas. No se acepta la plurinacionalidad y su consecuente, el plurilingüísmo, ya que solo el castellano es obligatorio quedando el resto limitado y en trance de desaparición. La Constitución puede decir lo que diga. Es papel mojado. Yo me refiero a la realidad. El Estado español firmó en Europa de La Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales. Sus miembros, entre ellos el Estado español, se comprometen a proteger estas lenguas. En concreto se favorecerá que tengan medios de comunicación propios, como la televisión que podrá verse incluso en territorios de estados distintos. Por ejemplo, en Moldavia hablan rumano por lo que las televisiones de ambos lugares tienen que ser accesibles a ambos estados.

En España ni caso. Hay terror a la relación entre las diferentes CCAA; por eso se impide que la televisión vasca se pueda ver en Navarra o la catalana en el País Valenciano. De este modo se incumple la ley y se favorece la dialectalización y desaparición del euskera y del catalán. En Galiza décadas de PP con Fraga han convertido al galego en un dialecto del castellano. La extrema derecha siempre fue anti-lusista. Mal vamos, el galego solamente sobrevivirá si se acerca al portugués, lengua con millones de hablantes; en caso contrario se convertirá en un dialecto de órbita castellana como el leonés o el aragonés. Después veremos el concepto de lengua y dialecto. No hay nada de peyorativo en un dialecto. Avanzo que una lengua es una suma de dialectos y que es un concepto abstracto.

La grandeza de las lenguas pequeñas y la pequeñez de las grandes, per Juan Carlos Moreno Cabrera

Nacionalismo lingüístico español

Ideología según la cual el español es una lengua superior a los demás idiomas con los que convive o ha convivido. En esa superioridad radica la razón de su imparable expansión tanto dentro de la Península ibérica como allende los mares. Según esta ideología, el castellano fue visto desde el principio, por razón de esa superioridad, como una lengua especialmente ventajosa para la comunicación y el entendimiento mutuo, así como para todo tipo de actividades jurídicas, políticas y económicas. Todo ello supuso su adopción libre y muchas veces entusiasta como lengua común en España por parte de las comunidades que reconocen como propia una lengua diferente del español. En este momento, según esta ideología, ese carácter superior la convierte en una de las lenguas que más crece internacionalmente en la actualidad y quizás la única que pueda hacer sombra a la otra lengua internacional de gran pujanza: el inglés.

Según esta ideología, cualquiera que se atreva a negar o poner en cuestión esos postulados lo hará, la mayor parte de las veces, llevado por un apego nacionalista a su lengua propia, mucho menos ventajosa, útil y necesaria que el español. Esta ideología se caracteriza, en un alarde insolente de cinismo, por conceptuarse a sí misma como no nacionalista y por tachar de nacionalistas a quienes no comulgan con sus ideas centrales, claramente excluyentes e impositivas.

Poco que comentar. Es muy llamativo que quienes quieren imponer el castellano a toda costa y convencernos de sus virtudes, que se sienten heridos en su amor patrio por la inmersión lingüístíca temiendo que una lengua de 450 millones de hablantes sea… ¿atacada? por otra, como el catalán en Catalunya o los Países Catalanes, que no tiene más que 10 millones de usuarios en el mejor de los casos. No se dan cuenta de que son ellos los nacionalistas, de un nacionalismo agresivo de tipo imperial mientras que los demás humildemente luchamos para que nuestra monoritaria y minorizada lengua no desaparezca susbtituida por el castellano. Como mucho seríamos nacionalistas defensivos. Esta es la verdad. La paradoja es increíble. Hay nacionalistas que se definen como no-nacionalistas; incluso se “ofenden” si les llamas “nacionalista” y no tarda en insultarte al relacionarte con el terrorismo. Es curioso, pero repugnante.

Juan Carlos Moreno Cabrera: “El catalán se puede entender en toda España

Nacionalismo panhispánico, panhispanismo

Según este tipo de nacionalismo lingüístico, la lengua española es el fundamento de una patria cultural común de más de cuatrocientos millones de personas.

Este es otro de los lugares comunes del nacionalismo lingüístico español: el número. Una lengua no es mejor ni peor por su número de hablantes. De ser así habría que abandonar el castellano y adoptar el chino mandarín. Una absurdidad en ambos casos. Además, el número es herencia del imperialismo y la colonización. Quizá se pueda estudiar la relación entre los millones de muertos cuando se impuso una lengua y los hablantes actuales. No solo los castellanos sino también los chinos fueron grandes genocidad.

Yo hablo catalán-valenciano, castellano, inglés y francés. No veo ningún problema con mi lengua materna, al contrario. Se han hecho estudios con niños bilingües que demuestran que el bilingüísmo temprano favorece el aprendizaje de lenguas extranjeras. Y es que los monolingües están equivocados y tienden a ver las cosas desde un solo ángulo. En el mundo, lo habitual es saber varias lenguas. Un marroquí puede saber beréber, árabe, castellano y francés; un pakistaní, urdu, panjabi, farsi, árabe e inglés. Los que, como yo, hemos impartido lenguas entre extranjeros adultos o niños lo sabemos

Lengua estándar

El proceso de la estandarización está constituido por una serie de elaboraciones artificiales de una o más variedades lingüísticas con el objeto de crear una lengua cultivada, fija y estable que será utilizada con unos determinados objetivos políticos y sociales. La lengua estándar, producto de ese proceso, no es necesariamente una koiné, ni tampoco una lengua común. Como el estándar es una lengua cultivada, nunca podrá sustituir a la o a las lenguas naturales existentes en la comunidad en la que se pretende implantar.

Una lengua estándar, estándar lingüístico o variedad estándar (concepto que no debe ser confundido con los de norma lingüística, lengua escrita o lengua literaria1) es una variedad ampliamente difundida, y en general entendida por todos los hablantes de la lengua, frecuentemente es la forma usada en la educación formal y la usada más ampliamente por los medios de comunicación.

Como dije más arriba, una lengua es una suma de dialectos. La lengua es la norma, la abstracción mientras que lo que hablamos es siempre un dialecto o la concretización real de la lengua. El dialecto se relaciona con el habla; la lengua, con la gramática, con la teoría. Puede que haya en una lengua grandes diferencias entre los dialectos. Por ello se precisa un dialecto más o menos artificial que sirva de modelo y que sea entendible por todos los usarios. En el inglés británico sería el usado en la BBC, las escuelas, otros medios de comunicación, etc. Realmente es un tipo de nivel lingüístico que está por encima del vulgar o coloquial y por debajo del académico o culto. Podríamos decir que es un nivel intermedio entre el coloquial y el culto. Es el que utilizan los locutores de televisiones públicas y que sirve de modelo unificador.

Moreno Cabrera:”El PAI es la herramienta perfecta para aislar el euskera”

Koiné y koineización.

La koineización es un proceso natural de adaptación lingüística que se produce, en determinadas circunstancias favorables para ello, cuando hablantes de variedades lingüísticas muy próximas entre sí y mutuamente inteligibles interactúan de forma continuada en una comunidad o en varias comunidades próximas. En esos casos, pueden producirse nivelaciones y regularizaciones que creen una koiné (de un adjetivo griego que significa ‘común’), una variedad relativamente homogénea y estable que es una especie de solución de compromiso entre las variedades de partida. Nótese que, frente a lo que afirman los ideólogos del nacionalismo lingüístico, la koiné no crea la inteligibilidad mutua, ya que ella es precisamente una de las condiciones previas para que llegue a producirse; por otro lado, la koiné tampoco es necesariamente una lengua común y, menos aún, una lengua estándar, dado que los expertos han comprobado que la estandarización puede llegar a contrarrestar algunos de los resultados de la koineización.

Como dice el profesor koiné significa común, lengua común. Viene del griego. Los antiguos griegos vivían en polis muy cercanas geogáficamente pero separadas por montañas o el mar, lo que favorece la dispwersión y la dialectalización.  De su interacción lingüística surgió un griego común que era el que se utilizaba  para escribir obras literarias o de otro tipo. En el periodo helenístico, el griego se expande por todo oriente; por ello, los evangelios están escritos en koiné (griego común).

Lengua y dialecto

Desde el punto de vista estrictamente lingüístico podemos decir que ambos términos denotan exactamente lo mismo. El uso de dialecto  sugiere que nos estamos refiriendo a una variedad geográfica concreta de las distintas variedades que se pueden tener en cuenta para caracterizar una lengua. El término lengua lo utilizamos cuando no nos queremos referir a ninguna variedad geográfica concreta de ese conjunto de variedades conceptuadas como una lengua. En puridad, cada una de esas variedades es una lengua en sí misma. Cuando varias lenguas, denominadas dialectos, son muy similares entre sí podemos decir que conforman una lengua. Pero no es verdad que una lengua esté constituida por dialectos y que cada dialecto sea sólo parte de una lengua, como se dice a menudo, ya que cada dialecto es una lengua en sí misma y un conjunto de lenguas no constituye una lengua. No existe, pues, la lengua española como tal (ni tampoco la lengua inglesa o la lengua francesa, etc.; , sino un conjunto muy amplio de variedades cercanamente relacionadas que podemos ver como una unidad (frente a los conjuntos de variedades del inglés o del francés) basándonos en esa relación lingüística. Pero como cada una de esas variedades es una lengua en sí misma, el conjunto no puede constituir una lengua; por consiguiente no existe la lengua española. Lo que nos presentan a menudo como tal suele ser una variedad escrita culta que no es en realidad una lengua natural sino cultivada y, por tanto, no puede ser considerada como representativa de ese amplísimo continuo o complejo dialectal. Las construcciones y palabras propias de esa variedad lingüística gozan de prestigio. Pero este concepto de prestigio es ajeno por completo a las consideraciones estrictamente gramaticales, tal como aducen contundentemente Bosque y Gutiérrez-Rexach: «En la lingüís-tica sincrónica se insiste desde hace tiempo en que todas las variedades dialectales son iguales a efectos descriptivos. Las opciones lingüísticas consideradas “más prestigiosas” […] pocas veces puede decirse que […] encajen mejor en la estructura gramatical del idioma que aquellas que se consideran menos prestigiosas»

Como dije anteriormente, el concepto de dialecto no es de rango inferior al de lengua. Lo natural, lo que afecta al habla real es el dialecto. Todos hablamos dialectos. La lengua es una abstracción artificial, no natural como los dialectos. Podríamos decir que una lengua es un conjunto de dialectos próximos o englobables en una unidad que los recoge. Esto lo vemos muy claramente en el italiano, que realmente es una variante florentina de la lengua toscana y en la variedad de dialectos existente a su entorno y que vienen del latín directamente – por lo que podrían considerarse lenguas propiamente -.  Me refiero al siciliano, el napolitano, el calabrés, etc. que pueden ser muy diferentes entre sí. En este sentido y parafraseando al profesor, el italiano no existe e incluso el toscano es un dialecto más o una lengua diferente del florentino (italiano) según el punto de vista que adoptemos.

Regí.

Languages_spoken_in_Italy.svg

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Article, Assaig, Espanyolisme, Filologia, Uncategorized i etiquetada amb , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Lingüicidio. Nacionalismo lingüístico español.

  1. Retroenllaç: Falsedades oficiales en torno al castellano y su supuesta superioridad. | EL CAVALLER DEL CIGNE ciutadà valencià de nació catalana //*//

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s