Cuando la inspiración es el cuerpo desnudo de una mujer (o de un hombre).

Desnudo acostado. Amedeo_Modigliani_012Modigliani. Desnudo reclinado (1917)

  Antes de que Freud desarrollara sus conceptos de Eros y Thánatos, los poetas cantaron siempre a dos opuestos que resumen nuestra existencia: la vida y la muerte. Mientras unos concibieron la vida como un tránsito hacia la muerte, un valle de lágrimas que nos produce dolor purificándonos para otra vida más allá de la vida otros prefirieron concebirla como la única vida real, donde el amor se materializa de maneras diversas – amor a los padres, a los hijos, a todos los seres queridos – pero también en la atracción del sexo y del erotismo sin el que no hay vida. Vida es sinónimo de sexo, y el sexo se manifiesta y provoca a través del erotismo.

esculturas-eróticas-cinzeladas-6989625Esculturas eróticas cinceladas.

Por ello, desde los inicios del hombre aparece en el arte el desnudo, como las Venus prehistóricas, en una fusión mística de religión y sexo. El sexo ha sido considerado sagrado en las antiguas religiones. Con el monoteísmo, lo que realmente es placentero se convierte en pecado, cuando no en delito. Judíos, cristianos y musulmanes han sido o siguen siendo iconoclastas y no solo persiguen el arte erótico sino cualquier forma de representación de la figura humana y, a veces, animal. En estos momentos, los fanáticos del Estado Islámico destrozan el arte al tiempo que rebanan cuellos humanos.

picasso-Les-femmes-dalger

Picasso. Les femmes d’Alger.

lucien freud

Lucien Freud

En Occidente parece que el tema está superado, pero no es cierto. En más de una ocasión se han prohibido exposiciónes de Picasso por considerarlas pornográficas. El caso más ridículo lo encontramos en la Fox, televisión conservadora americana que censuró el cuadro Les femmes d’Alger que podemos ver más arriba. Lucien Freud, el pintor de los desnudos feos y obscenos también fue prohibido en su época. Hace poco murió. Era nieto del famoso psicólogo, que también escandalizó en su época a las mentes estrechas por sus referencias al sexo, tema tabú para los mojigatos de ayer y de hoy.

Escuchando la música de Satie y del gaditano Javier Ruibal mientras contemplaba hermosos cuadros de desnudos de pintores franceses de la época del compositor y las excitantes fotos del fotógrafo argentino Amílcar Moretti, me ha venido a la cabeza este pensamiento:

“Música, canto e imagen nos conducen al sueño con más fuerza que el opio.”

Erótica y mística.Cuando hablo del sueño no me refiero, evidentemente, a dormir sino todo lo contrario, a estar despierto con todos los sentidos abiertos ante los estímulos conjuntos que diferentes artes – música, poesía, pintura, fotografía – unidas en torno al erotismo que nos conduce a una experiencia muy similar a la mística porque el sexo es sagrado. De hecho, la literatura mística es puro erotismo como podemos comprobar al leer textos de este tipo en todas las religiones. Un buen ejemplo de ello es el bíblico Cantar de los cantares, atribuido a Salomón o en esculturas de santas que han gozado de una experiencia mística.

En estos temas es usual hablar de mal gusto, obscenidad, pornografía, pero ¿dónde ponemos el límite? ¿Se puede prohibir a Picasso? ¿A Lucien Freud? Evidentemente no. En una sociedad libre y madura el límite lo pone cada cual siempre que no se atente contra la dignidad de la persona y se respeten los derechos de la infancia.

amilcar-moretti-lunes-1-de-abril-2013-argentina-1-el-mar-_339A continuación, unos extractos de escritos del fotógrafo argentino Amílcar Moretti donde habla de su fuente de inspiración, que es la mujer. Así como el pintor español Julio Romero de Torres pintó a la mujer morena, a veces desnuda, Moretti es el fotógrafo de la desnudez femenina.

Mi inspiración es Mujer.

¿Hay algún sentido “especial” en Mujer? ¿O es una pura ilusión del hombre, del varón (¿del varón solo masculino? ¿los varones femeninos también buscan el Sentido Mujer?). Ya me lo han preguntado algunas modelos, las muchachas más sensibles que tras algunas sesiones perciben que lo mío no se trata de ver mujeres desnudas. De que mi fotografía de autor y expresión en desnudez femenina no es una excusa para ver muchachas desnudas. En todo caso sería una excusa pública y declarada, confesada, lo cual no es así, o pudo haberlo sido al principio y por poco tiempo.

diana-la-flor-de-estambul-2dsc_0098amilcar-moretti-2011-argentina-2-

No hace tanto una chica ciertamente deseable, curiosa, después de haber posado en varias sesiones para mí, como siempre con contrato y honorarios, curiosa me sorprendió al preguntarme “cómo es que yo no me excito sexualmente al verla desnuda por horas”. Mi respuesta fue sencilla: “Porque es un trabajo”. Por lo demás soy un varón masculino como cualquier otro, me gustan las mujeres bellas, las muchachas bellas.

Yo me río mucho cuando cierta gente con prejuicios o temores o pretextos “cultos” cree, supone (y hasta me lo han  dicho) que los intelectuales, la gente de libros e imágenes, como yo, y los autores como yo -no me animo a decir(me) artista-, repito, supone que no tenemos sexo, sexualidad activa. Es como decir que no tienen ni deben expresar ideas políticas. Es cómico en el caso del sexo, de la eximición “burguesa” del deseo sexual en el caso de intelectuales, artistas, creadores, autores, que viven, justamente, en un mundo de burguesía en que todo –también- el sexo se ha convertido, ahora más, en mercancía.

amilcar-moretti-2011-12-argentina-3-diana-la-flor-de-estambul-dsc_0228amilcar-moretti-2011-12-argentina-3-diana-

Por fuera de este momento de publicitación de la sexualidad, es más que conocida la avidez sexual de Picasso, Gauguin, Rodin, Caravaggio, hétero u homosexual. Eran insaciables. También Toulouse-Lautrec, rico de la burguesía que vivía en un burdel cabaret. Para no hablar de Nietszche, filósofo, o Salvador Dalí, el “gran masturbador” o Foucault, el filósofo francés, que viajaba a Nueva York para experimentar su homosexualidad hasta en los sitios clandestinos de la actividad “gay” dura, hard. La lista es larguísima.

Claro, también hay autores “padres de familia” y debe haberlos “abstinentes”, así como hay modelos de desnudo decididamente histéricas o abstinentes, sin interés ni decisión especial por la sexualidad genital activa. Porque eso de que los autores de obras de desnudo femenino tenemos sexo con las modelos es una leyenda marcada por la fantasía. En rigor, más allá de lo sucedido en otras épocas, sin ir muy lejos, en los años 60 y 70 en países de Europa del oeste y en Nueva York o Los Angeles, de considerable liberalidad, repito, más allá de lo dicho aquí, no es frecuente que haya vínculo sexual con las modelos de desnudo.

Amilcar-Moretti.-2014.-Argentina.P1020884

Paradójicamente, hoy las prostitutas, las mujeres que venden sexo no quieren fotografiarse desnudas. Es curioso pero comprensible: pueden hacerlo, tal vez para pornografía, pero casi nunca para autores de la fotografía “culta o seria” (lo digo entre comillas porque a veces alguna pornografía, he comprobado, es “culta o seria”, muy seria, grave me animaría a afirmar, de gravedad estética).

Mi “inspiración”, prefiero decir mi punto de partida, es el Ser Mujer. Y el último secreto –si hay secreto, arcano- es su cuerpo, su corporalidad desnuda. No la publicidad, ni la moda ni la pornografía (que pueden albergar formas muy creativas), sino el simple Ser Mujer. Hay quienes insisten en que el cuerpo en pura apariencia. No lo creo. La Materia no es pura apariencia. Es, al menos, una gran parte y soporte de lo Real. Desde allí hay que buscar, desde lo que se “ve” y lo que “trasluce” y “dice” el Cuerpo-Materia Mujer.

Amilcar-Moretti.-4-diciembre-2014.-Buenos-Aires.DSC_01151

Por ahora –y ya me referiré a ello- no quiero caer en el nihilismo de Giorgio Agamben, el filósofo italiano, quien recomienda no indagar en el Ser o Cuerpo Mujer desnudo porque brotará una gran desilusión para el humano: comprobar que no hay nada dentro o detrás del Ser Mujer, en su desnuda materialidad y carnalidad. Y ahí, para Agamben, si no entendí mal, se vendría abajo la última esperanza, “utopía” del humano.

Coincidente con esta búsqueda mía, por cierto me sorprende que hoy y desde hace un tiempo en grandes ciudades de Argentina, hay una cantidad considerable de mujeres (me refiero a mujeres sin actividad sexual particular alguna, mujeres “comunes”) que desean ser fotografiadas en situación de desnudez. Quieren verse desnudas en fotos. Quieren desnudarse ante un fotógrafo, un fotógrafo frente al cual sientan confianza tanto en lo sexual-genital – confianza en que no van a ser forzadas a nada sobre eso- como confianza en que se verán bellas. Quieren tener un registro total gráfico de su propio cuerpo, su cuerpo desnudo. Quizás como una prueba para la vejez de lo  bellas que fueron o eran cuando jóvenes.

Amilcar-Moretti.-2011-Editada-y-conocida-11-agosto-2013.-Argentina.-1img2452

Hoy muchísimas mujeres, por no decir casi todas (que no se animan), desean ser fotografiadas desnudas, y embellecidas en el sentido de poner en evidencia su belleza o atracción de género. Es también como una especie de confirmación de su belleza y atractivo corporal y sexual, una corroboración autorizada, dada por una figura de autoridad, confianza, seguridad, prestigio y “saber intelectual y estético sobre belleza de corporalidad femenina”, y esa figura, para ellas, sería yo, lo cual me llena de orgullo y vanidad.

Amílcar Moretti. Domingo 11 de agosto 2013. Argentina.

nu 1  nu 2

Pasamos ahora del fotógrafo de la mujer desnuda al cantor de de la mujer cuyos encantos subyugan. Javier Ruibal, compositor, guitarrista y cantante español nacido en El Puerto de Santa María, Cádiz el 15 de mayo de 1955; es autor de sus propios textos y arreglista de sus creaciones. En su música confluyen estilos como el flamenco, la música sefardí y magrebí, el jazz, el rock, etc. Estamos ante un poeta que es músico y cantantes. Un excelente cantautor que merece ser más conocido.

nu 4  nu 5

La primera canción tiene música de Erik Satie, en concreto la evocadora y melancólica  Gnossienne nº 1. El conjunto música, poema, imagen resulta muy bello. ¿Quién no da la vida por un sueño? Las ilustraciones corresponden a desnudos femeninos de pintores franceses de la época de Satie, siglo XIX.


La flor de Estambul

Debutó en París
la Flor de Estambul,
comenzó a bailar
y todo se quedó en silencio.
Luz en tornasol,
púrpura y añil,
de su mano alada
hasta la gracia de su pecho.

¿Y quién no da la vida por un sueño
de diosa modelada por el genio?

Ni favorita de sultán
ni esclava en venta
en la puerta de Oriente:
ella es la estrella de “Pigalle”,
la danzarina que burló su suerte.

¿Y quién no da la vida por ser dueño
del aire que se agita tras su velo?

A conquistar la “tour Eiffel”
pisando la soberbia de Occidente:
ella es la estrella de “Pigalle”,
la danzarina que me hirió de muerte.

¿Y quién no da la vida por un sueño
de diosa modelada por el genio?


 Guárdame

Guárdame la noche por tu vientre
y la luna en el costado
y tu lengua que no miente,
y el sabor dulce de la locura
de la hembra más desnuda,
de la dama más ardiente.

Guárdame el licor azul del alba
y el balcón de los suspiros
por la seda de tu espalda,
para volver sin respiro
ya tu boca por mi cuello
y mi mano por tu falda.

Guárdame el rincón de los aromas
y el diván de los ensueños
y los baños de azahar
y los juegos del espejo
y tu pecho y tu lunar
y tu corazón sin dueño.

Guárdame el jardín de mediodía,
la hora cálida del vino,
la penumbra de la siesta
entre tu risa y mis ganas,
y tus besos y tu cama
y tus sábanas de fiesta.

Guárdame las cartas de mi suerte,
el desorden de los días,
tu lance de amor a muerte
y la lágrima que me diría:
si no me mata tu amor,
me matará no tenerte.

Guárdame tus pasos por mi vida
y la tarde en la mirada
y toda la mar detrás
y el poniente en la cintura;
si pude quererte más,
guárdame también la duda.


 La bella impaciente

Música y Letras: Javier Ruibal
Saxo: Andreas Prittwitz
Guitarra: Javier Ruibal

Arde Barcelona,
arde por tu culpa,
labios de fuego:
la luna y las palabras
hacen su juego.

Y por tu cintura
no hay sombra de duda
para mis dedos:
exploro por tu vientre
caminos nuevos.

Y todas las caricias por inventar,
porque la bella quiere,
la dama desnuda,
la bella imprudente,
la bella impaciente.

Subo tan aprisa,
de tu cama al cielo
se va en un beso.
Y de tu boca a tu boca
voy y regreso.

No me dejes fuera,
llévame a la gloria
de tus caderas
y mándame al infierno
cuando tú quieras.

No seré yo quien no se deje quemar
cuando te llama urgente
la bella encendida,
la dama valiente,
la bella impaciente;
la dama encendida,
la bella valiente,
la bella impaciente.

Cosas del destino,
juegos del azar
que se divierte,
un dos de corazones
a nuestra suerte.

Arde Barcelona,
arde sin remedio.
¡Quién no se muere
en brazos de la guapa
que me prefiere!

Y ya puede pasar una eternidad,
si besa para siempre
la bella segura,
la que no me miente,
la bella impaciente.

La dama desnuda,
la bella imprudente,
la bella impaciente.

La bella encendida,
la dama valiente,
la bella impaciente.

La bella segura,
la que no me miente,
la bella impaciente.


A favor de tu piel

A favor de tu piel
tengo de testigo la luna:
jugué mi inocencia,
gané tu locura.

Derechito al edén,
sin demoras y sin regreso:
si esperan tus besos,
quién para ese tren
a favor de tu piel.

A favor de tu piel,
que aprendí mejor que la mía,
llené mi cuaderno
con tu geografía.

Se borró la ciudad,
ya sólo eras tú mi paisaje,
mi sur, mi viaje,
mi punto final.

No hay un sitio mejor,
preso y a tu merced,
yo rendido a favor de tu piel.

A favor de tu piel,
de todos los mundos posibles,
viví entre tu pecho
y tu boca infalible.

Te podría tocar
con los dedos de la memoria,
contar nuestra historia
lunar por lunar,
a favor de tu piel.

A favor de tu piel,
ahora ya sin prisa ninguna,
pasé aquella noche
de las mil y una.

Pero no pudo ser,
se perdió un pasaje del cuento,
un golpe de viento,
un no y un porqué.

El poniente sopló,
mi fortuna se fue,
y rendido a favor de tu piel.

No hay un sitio mejor,
preso y a tu merced,
yo rendido a favor de tu piel.

Si hay un sitio mejor,
no lo quiero saber,
yo rendido a favor de tu piel.


Para Llevarte a Vivir

De lo dicho sin pensar,
de lo que callo y no digo,
de las cosas por pasar,
de las trampas del azar,
de las cartas del destino,
tengo un lápiz colora’o
con un librito guarda’o
para escribirlo contigo.

Si la suerte inoportuna
te jugara una encerrona,
si no hay salida ninguna,
si la gracia y la fortuna
se apartan de tu persona,
tengo un farolillo verde
por si de noche te pierdes
y la luna te abandona.

Tengo la rosa de oriente,
el oro del sol naciente
y lo que quieras pedir.
Tengo el mapa del tesoro,
tengo el palacio del moro,
para llevarte a vivir.

De todo lo que besé,
no doy beso por perdido,
pa que me vuelva a morder
con la locura de ayer
tu boca contra el olvido.
Guardo un beso de reserva
para rodar por la hierba
cuando te vengas conmigo.

El sur que te prometí
tiene al sur otra frontera,
las cuerdas de mi laúd
siguen buscando la luz
más al sur de la quimera.
Tengo una playa desierta
y una calesa en la puerta
para lucirme a tu vera.


Lo que me dice tu boca

Si no te pinto bonita
no es porque yo no te quiera,
que si te pinto igualita
igual son ocho que ochenta,
que contigo nunca
me salen las cuentas.

De tanto quererte tanto
tanto más daño me harías:
ni mi vida es lo que era,
ni soy dueño de mis días,
pero yo me moriría
si te fueras.

No puede ser que me dejes,
que yo ya no pinte nada
y, como un tonto de babas,
te llore por las esquinas,
como un niño derramando
lágrimas de tinta china.

Ni todo el Puente de Brooklyn,
los Londres y los Parises,
que a mí ya nada me dice
lo que me dice tu boca
y la huella de tus labios
en mi copa.

Te mire como te mire,
te veo como te pienso.
¿Quién no te piensa desnuda
bajo la luz oportuna
y tu ropa sobre el lienzo
de la luna?

Ni que te vayas del todo,
ni que te quedes pa siempre,
ni que yo salga y tú entres:
quiero posarme en tu piel
y dejar este clavel
sobre tu vientre.

¡Que me quiten lo pintao!
¿Quién quiere que lo demuestre,
que todo el arte rupreste
y la pintura moderna
no son nada comparado
con tus piernas?


Dame tu boca

Dame tu boca,
tu boca,
ofréceme tus besos
envueltos
en tus brazos,
envueltos.

Resbálate por mi
contorno,
cómete mis besos
envueltos en mis brazos;
y valdrá la pena existir,
amor, mira con qué poquito,
con qué poquito, amor.

Lamo las aristas
de tu deseo inquietante
y tu lengua loca
responde
como yo nunca esperaba,
amor, mira con qué poquito,
con qué poquito, amor.

Dame tu boca,
contorno,
resbálate por mí
y envueltos
brazos y besos
valdrá por tu boca existir,
amor, mira con qué poquito,
con qué poquito, amor.


Atunes en el paraíso

El paraíso es un sueño,
pa’ que te voy a engañar.
Aquí todo tiene dueño,
como en la vida real.

Ya tiene dueño el paisaje,
el aire, el agua y el mar,
y dinero es de un malaje
que no sabe ni sumar.

En el reino de los mansos,
el masoquista es el rey.
Por quererte sin descanso,
soy un fuera de ley.
Y aunque yo no te merezca,
torpe, lacio e indeciso,
yo soy el guapo que pesca
atunes en el paraíso.

El paraíso no tiene
ni pecado ni serpiente
que me muerda ni me tiente,
ni principio ni final,
ni gracia si no es contigo
dormir la siesta al abrigo
del árbol del bien y del mal.

En la costa del edén
hay un nido de tunantes,
y, por chulos, que les den
por donde salta el levante.

Que me llamen infeliz
y que me encierren por loco,
si no es bonito vivir
siempre nadando con chocos.

Dame un beso de tornillo
antes de ir a la alcoba,
que lo mejor del morrillo
será mi tarta de bodas.

No será lo que pedías
pero soy quien más te quiso:
no se pescan to’ los días
atunes en el paraíso.

Mira si estamos casa’os,
si pasamos de la gente,
que nos quiten lo baila’o,
y reviente el que reviente.

Ya no hay nada que me importe,
yo cumplí mi compromiso:
no se pescan por deporte
atunes en el paraíso.

nu 9  nu 11nu 12  Charles Chaplin La ragazza col nido 169 oil on canvas 67.5 x 46.5 cm Musée des Beaux-Arts, Lione

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Art, Cançó, cantants, Fotografia, Pintura, Poema, Uncategorized i etiquetada amb , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s