Homenaje a Ángel Mayo, wagneriano de pro. La obra de una vida. El Anillo del Nibelungo (I). Preámbulo y agradecimientos.

mayoÁngel-F. Mayo con el disco del Ocaso por Kna

Ángel-Fernando Mayo Antoñanzas nació y murió en Madrid el 12 de noviembre de 1939 y el 14 de junio de 2.003 respectivamente. No estamos, pues, ante ninguna conmemoración oficial, si se me permite el término; se trata de algo sentimental que me sale del alma como admirador agradecido a quien fuera su iniciador en el hermoso mundo de Wagner, un sencillo alumno que se siente en deuda con quien considera su maestro. Quisiera hacer extensivo este reconocimiento a quien considero su digno heredero, Miguel-Ángel González Barrio, con quien aún sigo manteniendo algún tipo de contacto telemático.

palauEn el Palau de la Música de València asistí a la conferencia de Mayo

 Con ambos he coincidido personalmente en mi ciudad por motivos wagnerianos. Con Mayo fue durante un conferencia sobre el Anillo previa a la representación en concierto de Götterdämmerung en el Palau de la Música de València. Ha sido la mejor conferencia a la que he asistido en mi vida. El maestro de tantos wagnerianos como yo tenía problemas para hablar; quizá estuviera ya enfermo. Daba gusto escucharlo, no solo por lo que decía, sino por cómo lo decía. Ya digo, algo maravilloso. Lleno de entusiasmo nos hablaba de Wagner y su obra acompañándose de ejemplos musicales tomados de alguno de los tres Anillos de Kna. Además preparó material escrito que se nos ofreció a la entrada. Puro goce. Solo lamento que nunca más tuviera la oportunidad de escuchar a este señor. Gozaba hablando de Wagner y contagiaba a quien lo escuchaba. Me hubiera gustado hablar con él, pero mi timidez se redujo a una simple pregunta. “Cuál cree usted que es la mejor versión del Anillo?”. Recuerdo la respuesta. “En vivo, sin duda, cualquiera de Kna o, mejor dicho, una que recogiera la mejor versión de las del 56, 57 y 58. En estudio no hay duda; la de Solti.” Y le hice caso. En cuanto vinieron las rebajas, poco a poco, me hice con todas ellas, que entonces se vendían a precios abusivos.

gonzalez barrioMiguel-Ángel González Barrio, toda una autoridad en Wagner.

 Y aquí enlazo con  Miguel-Ángel González Barrio, que fue quien recogió la espada wagneriana, cuando el añorado Mayo emprendió su viaje al Walhalla. Miguel-Àngel, miembro de Wagnermanía, era el especialista en cuestiones discográficas. Pues bien, he de agradecerle la paciencia que tuvo conmigo en una época en la que me sobraba entusiasmo wagneriano pero carecía de criterio a la hora de comprar discos. Miguel-Ángel siempre me respondió a todos y cada uno de mis mails. Y se extendía en explicaciones, siempre atinadas, sobre cuál era la versión preferible de cada una de las obras de Wagner. Y no solo de Wagner me asesoraba sino sobre directores como Furtwängler o Toscanini. Siempre le estaré agradecido. A él lo pude ver en una mesa redonda que Justo Romero había organizado con motivo del Ring de la Fura que tantas alegrías nos granjeó. También me gustaría manifestar mi simpatía por Justo, persona valiente y de gran valor profesional, que ha tenido la mala suerte de topar en València con políticos impresentables. Con Justo también tuve relación epistolar y humana, unas veces para manifestar conformidad con lo hecho o al contrario. Justo siempre encajó con espíritu deportivo las quejas que le manifesté sobre temas que realmente no eran competencia directa suya.

diverdiHay una publicación, desgraciadamente desaparecida, que une a las tres personas citadas, el Boletín Diverdi, donde aparecían sus críticas discográficas. Era de publicación mensual en papel. Mes a mes abría con gusto el buzón y me iba a las páginas de Mayo directamente para empaparme de su extenso pero muy ameno escrito. Todo un género literario de su autoría que conservé como oro en paño hasta que un problema doméstico se llevó al traste todo el material. Afortunadamente, Diverdi fue publicando de nuevo sus artículos tras su fallecimiento en edición digital. Un maldito virus en mi ordenador me los borró y ahora me veo con el problema de que ya hace años Diverdi tuvo que cerrar. Pero, no importa, en mi mente los conservo. Como decía, se nos fue Mayo pero su discípulo, si se me permite la expresión, Miguel-Ángel ocupó su lugar, y he de decir, que a la perfección. Con la misma pasión que devoraba los artículos de Mayo devoré los suyos. Lo último que he sabido de Miguel-Ángel es que realizó una serie de programas de radio sobre grandes directores wagnerianos y un curso sobre Wagner muy completo en la prestigiosa Quinta de Malher.

Justo RomeroJustro Romero, un profesional cargado de ética y vinculado a València.

 La primera noticia que tuve de Justo Romero fue a través de la Guía Wagner de Mayo. En ella, se da noticia de lo acaecido en el aparcamiento gratuito de Bayreuth en cierta ocasión que Mayo y Romero acudieron juntos. El extremeño se había dejado en el coche la tetralogía de Kna del 56 y alguien la robó. Más adelante lo seguí a través de publicaciones musicales y lo llegué a conocer en los dos Palaus de València. Un señor educado, culto y valiente al que admiro por no doblegarse ante ciertos politicastros impresentables. Hace poco dimitió de su cargo en el Palau de les Arts. Le deseo tan buena suerte a él como mala a la consellera del ramo cuyo nombre prefiero omitir. ¡Ánimo, Justo, ya demostraste lo que vales cuando te negaste a programar la “ópera” Luna.

El homenaje que el alma me dicta hacer a Mayo es sencillamente transcribir sus palabras en mi blog, que es básicamente, wagneriano. Como es sabido el madrileño ha destacado por traducir del alemán publicaciones que no pueden faltar en la biblioteca de ningún wagneriano como “Mein Leben” (Turner) o la obra magna sobre Wagner de su biógrafo Gregor-Dellin (Alianza), toda una referencia dentro del wagnerismo progresita porque también lo hay de signo contrario. También son imprescindibles sus traducciones de los libretos de las óperas y dramas de Wagner que fueron los primeros que leí cuando me iniciaba en este mundo. Junto a sus miles de extensos artículos hay que destacar su Guía Wagner (Scherzo-Península), de la que se publicaron dos ediciones. Si al antiguo Boletín de Diverdi el mismo Mayo le llamaba “La Hola Parroquial”, a esta guía muchos la consideramos la “Biblia Wagner”. En mi caso personal, es el libro más usado que tengo. Yo soy de los que tratan los libros con una veneración religiosa, pero este en concreto lo he consultado tantísimas veces que se nota que ya no es de primera mano precisamente. Podría citar de memoria alguno de sus pasajes. En una joya. Si he de elegir alguna pasaje de él me quedo con la espléndida explicación del Anillo sin dudarlo. Y en esto va a consistir mi humilde homenaje. Seleccionar aquellos aspectos que más relevantes considere de este trabajo que ocupa sobre 60 páginas y que es de obligada lectura para cualquier persona interesada en Wagner. Lo hago sí porque creo que no está de venta al público, ya que esta útil colección de guías musicales ya no se encuentra en el mercado.

Marcha fúnebre. Götterdämmerung. Kna.

No quisiera acabar estas palabras sin mencionar a Hans Knappertsbusch – Kna -, director wagneriano a quien Mayo adoraba y dio a conocer en España. Para muchos de nosotros, Wagner, Kna y Mayo van unidos; son la santísima trinidad del wagnerismo por muy ateo que sea uno. Yo me encuentro entre los “creyentes” sin que por ello me considere un estúpido fanático.

página siguiente ⇒

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Article, Vivències, Wagner i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Homenaje a Ángel Mayo, wagneriano de pro. La obra de una vida. El Anillo del Nibelungo (I). Preámbulo y agradecimientos.

  1. Retroenllaç: Homenaje a Ángel Mayo, wagneriano de pro. La obra de una vida. El Anillo del Nibelungo (II). | El Cavaller del Cigne

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s