Wagner y la filosofía. Bryan Magee.

wagner y la filosofis tapaEste es un libro fundamental para los wagnerianos. Aborda todos los aspectos no puramente musicales de Wagner especialmente los filosóficos y los políticos sin olvidarse del tan manido tema del antisemitismo y del abuso que se ha hecho y se hace de él. El autor lo hace de manera documentada y amena. No en balde tiene la doble faceta de literato y de divulgador de la filosofía en general y de Wagner y Schopenhauer en particular. Consta de unas 400 páginas y tiene un precio de 39€. Lo ha publicado el Fondo de Cultura Económica (México) y no es fácil encontrarlo en las librerías. Por Internet no hay problema. Como complemento o preámbulo a este libro imprescindible es aconsejable leer un breve libro del mismo autor: Aspectos de Wagner, 120 páginas, 12 € publicado en Acantilado. Además, existen otros libros sobre filosofía del autor, destacando el dedicado a Schopenhauer. En mi ciudad no hay ni un ejemplar en ninguna librería. Una vergüenza.

Reseña de la editorial.

Bryan Magee ofrece un sustancioso acercamiento al joven Wagner y a sus primeras óperas. A partir de ahí, el autor enfoca su interés en estudiar y exponer la influencia de la filosofía en las óperas del músico; para ello, analiza las repercusiones que tuvieron filósofos como Schopenhauer y Nietzsche en el pensamiento del compositor, y cómo se reflejó esa influencia, de manera especial, en obras como Tristán e Isolda, Los Maestros cantores, El anillo del nibelungo y Parsifal. El libro explora además la existencia de numerosos símbolos y otros elementos de culturas orientales en las óperas de Wagner.

Entre los grandes compositores, Wagner ha sido un ejemplo de controversia. Puede haber algunos que despierten el mismo fervor, pero ninguno que despierte tanto antagonismo… basta recordar que fue uno de los compositores favoritos de Hitler. Uno de los argumentos de Wagner y la filosofía es que tales asociaciones son engañosas. Bryan Magee confronta el antisemitismo de Wagner y trata la cuestión, largamente debatida, de si esto también se refleja en sus óperas.

Dice el autor: “Cuando comencé a trabajar en este libro tenía la intención de escribir sobre la influencia de la filosofía en las óperas de Wagner. Éste fue el único de los grandes compositores que estudiara seriamente filosofía durante un periodo considerable de tiempo, influyendo considerablemente en su obra. Mi intención original era tomar en cuenta cada uno de los filósofos en cuestión y mostrar cómo sus ideas impregnaron la obra wagneriana. […] pero a medida que avanzaba en la redacción del libro creí necesario tratar también otros temas, como la postura política de Wagner”.

Contraportada

Entre los grandes compositores, Wagner ha sidoun ejemplo de controversia. Puede haber algunos que despierten el mismo fervor, pero ninguno que despiertetanto antagonismo… basta recordar que fue el compositor favorito de Hitler. Uno de los argumentos de Wagner y la filosofíaes que tales asociaciones son engañosas.

Confronta el antisemitismo de Wagner y trata la cuestión, largamente debatida, de si esto también se refleja en sus óperas. Ya desde las primeras páginas de esta obra, Bryan Magee ofrece un sustancioso acercamiento al joven Wagner y a sus óperas iniciales. A partir de ahí, el autor enfoca su interés en estudiar y exponer la influencia de la filosofía en las óperas del músico; paraello, analiza las repercusiones que tuvieron filósofos como Schopenhauer y Nietzsche en el pensamiento del compositor, y cómo se reflejó esa influencia, de maneraespecial, en obras como Tristán e Isolda, Los maestros cantores, El anillo del nibelungo y Parsifal.

Índice

Sumamente interesante y sin desperdicio. Un placer su lectura. Os lo recomiendo.

Agradecimientos 13
Prefacio 15
 
I. Primero fue la música 21
II. Wagner, el “joven alemán” 37
III. Wagner, el revolucionario de izquierda 47
IV. Wagner, Feuerbach y el futuro 61
V. La engañosa reputación de Wagner 80
VI. La ópera como un drama griego 95
VII. Algunas de las ideas principales de El anillo del nibelungo114
VIII. Wagner descubre a Schopenhauer 137
IX. La filosofía de Schopenhauer 162
X. Wagner revalúa sus valores 184
XI. El giro 203
XII. La metafísica como música 213
XIII. La filosofía como ópera 235
XIV. La música como drama 248
XV. Primero la orquesta 261
XVI. La realización culminante 268
XVII. Wagner y Nietzsche 290
 
Apéndice: El antisemitismo de Wagner 347
Índice analítico 385
Bryan-Magee_5781

Bryan Magee

Prefacio

Cuando empecé a trabajar en este libro tenía la intención de escribir sobre la influencia de la filosofía en las óperas de Wagner. Éste fue el único de los grandes compositores que estudiara seriamente filosofía durante un periodo considerable de tiempo, y no se trataba de un interés pasajero, pues los filósofos que tenían particular importancia para él también ejercieron una influencia destacada en su obra. Esta influencia en las óperas de su madurez fue tan grande que es probable que, sin ella, Tristán e Isolda, Los maestros cantores y Parsifal no hubieran adquirido los rasgos que nos permiten reconocerlas, lo cual es igualmente cierto para El anillo del nibelungo.

Mi intención original era tomar en cuenta a cada uno de los filósofos en cuestión y mostrar cómo sus ideas impregnaron la obra wagneriana. Éste fue mi principal objetivo, pero a medida que avanzaba en la redacción del libro creí necesario tratar también otros temas. La postura política de Wagner adquiere asimismo una gran relevancia, pues es el elemento central en el libreto de El anillo, además de que sus obras están íntimamente imbricadas con sus ideas filosóficas. Luego, la decepción que Wagner experimentó en la política hizo que se encerrara en sí mismo, hecho que contribuyó a que aceptara una filosofía que difería radicalmente de sus primeras creencias y que tuvo una enorme incidencia en su obra. Nada de todo ello puede comprenderse sin tomar ampliamente en consideración su concepción política, que incita a que sean discutidas algunas de sus actitudes sociales más generales. Con el tiempo descubrí que aquello sobre lo que estaba escribiendo era su “filosofía”, en el sentido común y académico del término; es decir, su actitud hacia la vida y hacia las cosas en general, su Weltanschauung o visión del mundo. Sin embargo, mi investigación se limita a la influencia que ejerció esa visión en sus óperas. A modo de ejemplo diré que no me he ocupado del proselitismo vegetariano de Wagner;en cambio, abordo su creencia en la unidad de todas las cosas vivas y su concomitante compasión hacia los animales, en la que se basaba su vegetarianismo, como queda expresado en Parsifal.

Puesto que trato acerca de las ideas y creencias wagnerianas en un sentido filosófico general, no intento entrar en cuestiones tales como los estudios de Wagner sobre leyendas medievales de origen germánico y nórdico, ni sus experiencias con la música de otros compositores o sus ideas sobre la dirección, el canto, la actuación y la producción en escena, aun cuando Wagner haya tenido al respecto puntos de vista que defendía acérrimamente y que nutren a fondo su obra. Exponer sus “ideas”, en el sentido familiar del término, es loque constituye la preocupación esencial de este libro, aunque de ninguna manera sea lo único importante para la comprensión y valoración de las óperas wagnerianas.

Para muchos resultaría más cautivador abordar el tema a partir del interés de Wagner por la política. Es el típico ejemplo del joven revolucionario de izquierda, activo y comprometido, que en su madurez se desilusiona de la política y la abandona. Los antiguos camaradas que conservan sus compromisos con la izquierda suelen considerar que una persona en esa situación da un giro hacia la derecha”, y por supuesto algunas lo hacen y pasan a engrosar las filas de los conservadores. Pero en la mayoría de los casos esta perspectiva no permite comprender lo que realmente está en juego. Para muchos no se trata del cambio de una preferencia política por otra, sino de una desilusión de la política como tal.

Ya no creen que los problemas humanos más importantes tengan una solución política; se han forjado otra visión de la vida, en la cual las cuestiones político-sociales han dejado de ser prioritarias. Esto es exactamente lo que le ocurrió a Wagner. No “dio un giro hacia la derecha”, esto es, no pasó a ser un conservador; en ningún momento de su vida manifestó ideas ni actitudes conservadoras; hasta el fin de sus días mantuvo una posición radicalmente crítica respecto de la sociedad que conoció, y jamás desde una perspectiva de derecha. No obstante, experimentó una muy amarga decepción en lo tocante a las posibilidades de un cambio idealista.

Desde una perspectiva psicológica, la implacable amargura del izquierdista frustrado es un fenómeno muy distinto del mal genio del reaccionario, aunque a menudo en la vejez ambos manifiestan algunos de los mismos síntomas.

AQUÍ podéis bajaros un pdf con las 50 primeras páginas del libro.

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Assaig, Filosofia, Llibres, Wagner i etiquetada amb , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s