El Cantar de los cantares (Salomón) y Salomé (Strauss-Wilde)

cantar cantares nj

¡Oh, si él me besara con besos de su boca! (Cantar de los cantares)

   Encuentro similitudes entre el Cantar de los cantares de Salomón y Salomé, la ópera de Richard Strauss con libreto adaptado del drama francés Salomé, de Oscar Wilde, por Hedwig Lachmann. El erotismo explícito del poema bíblico, de gran belleza, ha sido imitado tanto por místicos como por artistas diversos a lo largo del tiempo. Wilde publicó y estrenó la obra en Francia a causa de la prohibición existente en el Reino Unido de llevar a la escena argumentos bíblicos.

Veamos una selección de los textos y luego comentaremos.

El Cantar de los cantares (Salomón)

Texto completo AQUÍ.

cantar cantares ol

Deja que tus pechos sean como racimos de vid, el olor de tu boca como de manzanas y tu paladar como el buen vino.

1:1 Cantar de los cantares, el cual es de Salomón.
1:2 ¡Oh, si él me besara con besos de su boca!
 
1:10 Hermosas son tus mejillas entre los pendientes,
 
1:15 He aquí que tú eres hermosa, amiga mía.
 
2:14 Paloma mía que estás en los agujeros de la peña,
en lo escondido de escarpados parajes,
muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz.
Porque dulce es tu voz
y hermoso tu aspecto
– el esposo alaba a la esposa.
 
4:1 He aquí que tú eres hermosa, amiga mía.
He aquí que tú eres hermosa.
Tus ojos como de paloma.
Tus cabellos como manada de cabras
que se recuestan en las laderas de Galaad.
4:2 Tus dientes como manadas de ovejas trasquiladas,
que suben del lavadero.
4:3 Tus labios como hilo de grana,
y tu habla hermosa;
tus mejillas, como cachos de granada detrás de tu velo.
4:4 tu cuello, como la torre de David, edificada para armería;
4:5 tus dos pechos, como gemelos de gacela
que se apacientan entre lirios.
 
cantar cantares8.67

Tus dos pechos son como gemelos de gacela que se apacientan entre lirios.

 
4:10 ¡Cuán hermosos son tus amores, hermana, esposa mía!
 
5:1 Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía.
5:2 Yo dormía, pero mi corazón velaba.
Es la voz de mi amado que llama:
Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía.
 
5:10 Mi amado es blanco y rubio,
señalado entre diez mil.
5:11 Su cabeza como oro finísimo;
sus cabellos crespos, negros como el cuervo.
5:12 Sus ojos, como palomas junto a los arroyos de las aguas
que se lavan con leche, y a la perfección colocados.
5:13 Sus mejillas, como una era de especias aromáticas, como fragantes flores;
Sus labios, como lirios que destilan mirra fragante.
5:14 Sus manos, como anillos de oro engastados de jacintos;
Su cuerpo, como claro marfil cubierto de zafiros.
5:15 Sus piernas, como columnas de mármol fundadas sobre basas de oro fino;
Su aspecto como el Líbano, escogido como los cedros.
5:16 Su paladar, dulcísimo, y todo él codiciable.
Tal así es mi amado, tal es mi amigo,
oh, doncellas de Jerusalem.
 
6:4 Hermosa eres tú, oh amiga mía, como Tirsa;
de desear, como Jerusalén;
imponente como los ejércitos en orden.
6:5 Aparta tus ojos de delante de mí,
porque ellos me vencieron.
Tu cabello es como manada de cabras
que se recuestan en las laderas de Galaad.
6:6 Tus dientes, como manadas de ovejas que suben del lavadero.
Todas con crías gemelas,
y estéril no hay entre ellas.
6:7 Como cachos de granada son tus mejillas detrás de tu velo.
6:8 Sesenta son las reinas, y ochenta las concubinas,
y las doncellas sin número;
6:9 Mas una es la paloma mía, la perfecta mía.
¡Oh, amor deleitoso!
 
7:7 Tu estatura es semejante a la palmera
y tus pechos a los racimos
 7:8 Yo dije: Subiré a la palmera,
asiré sus ramas.
Deja que tus pechos sean como racimos de vid
y el olor de tu boca como de manzanas,
7:9 y tu paladar como el buen vino.
 

Salomé (Stauss-Wilde)

Texto completo AQUÍ.

salome-michelangelo-merisi-caravaggio-salome-receives-the-head-of-saint-john-the-baptist-148738

Quiero su cabeza en bandeja de plata.

SALOMÉ
¡Jokanaán!
Estoy enamorada de tu cuerpo, Jokanaán.
 
Tu cuerpo es blanco
como los lirios de un campo
jamás segador por el segador.
Tu cuerpo es blanco
como la nieve de los montes de judea.
Ni las rosas del jadín de la reina de Arabia
son tan blancas como tu cuerpo,
ni las rosas del jardín de la reina
ni las pisadas del alba sobre las hojas
ni los senos de la luna sobre el mar.
 
Nada en el mundo
es tan blanco como tu cuerpo.
Déjame tocar tu cuerpo.
 
SALOMÉ
¡Quiero besar tu boca, Jokanaán!
¡Quiero besarte en la boca!
 
SALOMÉ
(…)
¡Ah, Jokanaán, eras tan hermoso.
Tu cuerpo era una columna de marfil
edificada sobre pies de plata.
Era un jardín lleno de palomas,
sembrado de lirios de plata.
Nada en el mundo era tan blanco
como tu cuerpo.
 
Nada en el mundo era tan negro
como tus cabellos.
En el mundo entero
nada era tan rojo
como tu boca.
Tu voz olía
como un incensario y,
cuando te miraba,
oía una música misteriosa.
(…)
Tengo se de tu belleza.
Tengo hambre de tu cuerpo.
Ni el vino ni las manzanas
podrán apaciguar mi deseo.
.

Comentario:

El Cantar de los cantares – atribuido erróneamente a Salomón – es un bello poema erótico en el que la esposa y el esposo describen el cuerpo de su amado utilizando unas comparaciones muy hermosas y sugerentes. Se refiere al amor físico, carnal, que tiene como finalidad el goce sensual y sexual. Por su naturaleza erótica, no siempre formó parte del canon de la Biblia hebrea dependiendo de quien tenía que tomar la decisión. Finalmente, fue incluido en el corpus bíblico judío y, de aquí, pasó al cristiano.

Ramon Llull3.1

Ramon Llull, creador del catalán literario.

Por su belleza, ha sido un modelo a imitar. Los místicos lo hicieron. Lo podemos ver en Ramon Llull, Luis de León, Teresa de Jesús y Juan de la Cruz.

Ramon Llull dedica una parte de su novela Blanquerna al “Llibre d’amic e amat”, título que toma del poema bíblico. “Tal es mi amado, tal es mi amigo” (Cantar 5:16). Para los místicos, el Cantar es interpretado como una alegoría de la unión del alma con Dios y el goce espiritual que ello produce (éxtasis).

Cantava l’aucell en lo verger de l’amat. Venc l’amic, qui dix a l’aucell:
– Si no ens entenem per llenguatge, entenam-nos per amor; car en lo teu cant se representa a mos ulls mon amat.
 
(Cantaba el pájaro en el vergel del amado. Vino el amigo, que le dijo al pájaro:
– Si no nos entendemos por lenguaje, entendámonos por  amor; pues en tu canto se representa a mis ojos mi amado.)
 

Juan de la Cruz,  autor de Cántico espiritual, en las explicaciones en prosa que siguen a sus poemas afirma que no se puede explicar lo inefable – la unión mística con la divinidad – aunque podemos hacernos una idea mediante el uso de metáforas reelacionando el alma con la esposa y Dios con el esposo. Por ello, la unión mística se representa alegóricamente mediante la unión carnal de los esposos. El goce espiritual o extasis se correspondería con el placer carnal.

Estas estrofas de Cántico espiritual evidencian que Juan de la Cruz se inspitó en el Cantar de los cantares. Texto completo AQUÍ.

Esposa:
(…)
Allí me dio su pecho,
allí me enseñó ciencia muy sabrosa,
y yo le di de hecho
a mí, sin dejar cosa;
allí le prometí de ser su esposa.
(…)
Esposo:
Entrado se ha la esposa
en el ameno huerto deseado,
y a su sabor reposa,
el cuello reclinado
sobres los dulces brazos del amado.
(…)
Esposa:
Oh ninfas de Judea,
en tanto que en las flores y rosales
el ámbar perfumea,
mora en los arrabales,
y no queráis tocar nuestros umbrales.
 

Teresa_de_JesúsJuan_de_la_CruzFray_Luis_de_León

Teresa de Jesús, Juan de la Cruz y Fray Luis de León

Teresa de Jesús tuvo problemas con la Inquisición por ello, quizá por envidia de los inquisidores y por ser mujer. Según ella, era poseída por Dios. Su alma se unía al espíritu divino. De este modo se sentía plenamente feliz.

Luis de León fue condenado a prisión por el Santo Oficio por traducir este cantar bíblico. No lo hizo a partir de la Vulgata – traducción  de la Biblia al latín aceptada por la Iglesia – sino a partir del original hebreo, descubriendo errores en la versión oficial, ya que no se ajustaba a la fuente original.

Erótica y mística.

Teresa de Jesús en éxtasis en la portada del libro.

La relación entre mística y erotismo ha sido destacada por diversos autores, como el vasco Esteban Inciarte, autor de Erótica y mística. Se trata de un auténtico especialista en la literatura ascético-mística del siglo de oro español. Sin ánimos escandalosos, redescubre y reivindica las raíces eróticas del misticismo en general y, singularmente, del misticismo hispano, raíces “injustamente enmascaradas o negadas por los propios protagonistas y, sobre todo, por sus apologistas e intérpretes confesionales”. Sin rehuir las discusiones semánticas, psicológicas y doctrinales que ha inspirado el tema, el autor se atiene y nos remite al testimonio directo e inequívoco de los propios textos de Teresa de Jesús, Juan de la Cruz y Luis de León. Buena parte del estudio se despliega en torno al Cantar de los cantares, el epitalamio bíblico comentado al unísono por tres grandes clásicos.

Si observamos la cara de la escultura de Bernini de Teresa de Jesús representando la unión mística con Dios, resulta evidente que estamos contemplando el rostro de una mujer teniendo un orgasmo. Juan de la Cruz contaba que cuando se producía esta feliz unión, su cuerpo respondía mediante movimientos torpes, expresión de clara referencia sexual. Todo ello tiene relación con la consideración del sexo como algo sagrado en la religiones politeístas antiguas. Las monoteístas han tendido a relacionar el sexo con el pecado excepto dentro del matrimonio y exclusivamente con finalidad reproductora. Resulta curioso encontrar en el Cantar de Salomón expresiones incestuosas y poligámicas. La esposa o la amiga es la hermana y se hace alusión a una multitud de reinas, concubinas y vírgenes entre las cuales Salomón ha señalado a la elegida.

salome- lovis-corinth-salome-ii-fassung-1900-cuadro

Salomé entre el sexo y la muerte

Personalmente, Salomé, tanto en la versión teatral de Oscar Wilde como en la operística de Richard Strauss con libreto basado en la pieza del británico es una obra que me fascina. Me atrae su decadentismo finisecular, el arte por el arte, la amoralidad. Pienso que Wilde se basó en parte el Cantar de los Cantares para escribir la parte de Salomé, de la que no se dice apenas nada en la Biblia. Oscar Wilde añade al personaje todo un argumento que trastoca la historia de Juan el Bautista. En la Biblia, Salomé pedía la muerte de Juan por instigación de su madre Herodías a la que Juan reprochaba convivir con Herodes a pesar de estar casada con Filipo, hermano de Herodes. En la obra de Wilde, en cambio, Salomé se siente atraída (obsesivamente incluso) de Jokanaan (Juan), quien la rechaza. La petición de que sea decapitado se produce, pues, por despecho. Tras la muerte, en una combinación de eros y thanatos muy propia de la época (en la misma obra un soldado sirio, enamorado de Salomé, se suicida ante su total indiferencia), Salomé besa los labios de la cabeza cortada de Jokanaan. Herodes, que havía caído  en su trampa obcecado por la lascivia hacia la princesa, ordena matarla.

Salome-Margarita Xirgu 1910Salomex-Alice_Guszalewicz_as_SalomeSalome-MaudeAllanSalomeHead

La belleza del horror. De pie, Margarita Xirgu como Salomé en 1910

Si en el Cantar aparecen múltiples comparaciones del cuerpo de la persona amada con cosas bellas y hermosas, en Salomé pasa lo mismo cuando se dirige a Jokanaán cual Kundry para seducirlo. Empieza con comparaciones de su cuerpo similares a las del Cantar, algunas casi idénticas. El casto varón la rechaza. Ella se enfurece y le propina una sucesión de comparaciones de su anatomía que son la antítesis de las anteriores y que no tienen equivalencia con las del Cantar. Sería un “anti-Cantar”:

SALOMÉ
Tu cuerpo es espantoso.
Es como el cuerpo de un leproso.
Es como un muro blanqueado
por el que se deslizasen culebras;
como un muro blanqueado
donde anidasen escorpiones.
Es como un sepulcro blanqueado
lleno de restos nauseabundos.
Tu cuerpo es asqueroso.
 

Este contrate crea un extraña belleza que culmina con el beso que le da la princesa de Judea a la cabeza decapitada de Jokanaán:

SALOMÉ
¡Ah! He besado tu boca, Jokanaán.
¡Ah! He besado tu boca,
había un sabor amargo en tus labios.
¿Era el sabor de la sangre? ¡No!
Tal vez no era sino el sabor del amor.
Dicen que el amor tiene un sabor amargo.
Mas, ¿qué importa?, ¿qué importa?
He besado tu boca, Jokanaán.
Yo he besado tu boca.
 

Hay quien considera esta escena una monstruosidad. A mí no me sucede. La obra solo busca el arte y es amoral. Aún así, la moral aparece en forma de castigo para Salomé: su muerte aplastada bajo los escudos de los soldados por orden de Herodías. Poco importa, ya que el misterio del amor es más fuerte que el de la muerte y ella ha hecho lo que deseaba – besar la boca de Jokanaán – sin importarle el suicidio del soldado enamorado de ella, la decapitación del hombre objeto de su deseo y su propia muerte.

SALOMÉ
(…) ¡Oh! ¿Por qué no me miraste?
Si me hubieses mirado
me habrías amado.
Bien lo sé, me habrías amado.
Y el misterio del amor
es más grande
que el misterio de la muerte.
 

Sus últimas palabras son la expresión de su triunfo:

SALOMÉ
He besado tu boca, Jokanaán.
Yo he besado tu boca.
 

Un final aparentemente muy distinto al del Cantar:

8:14 Apresúrate, amado mío, 
Y sé semejante al corzo, o al cervatillo, 
Sobre las montañas de los aromas. 
 

Si nos fijamos, en ambos la mujer consigue lo que quería o encuentra lo que buscaba: la unión con lo deseado.

Así empieza el Cantar:

1:1 Cantar de los cantares, el cual es de Salomón.
1:2 ¡Oh, si él me besara con besos de su boca! 
 

Es el mismo deseo de Salomé:

SALOMÉ
¡Quiero besar tu boca, Jokanaán!
¡Quiero besarte en la boca!
 

En cualquier caso, estamos ante tres obras de arte: El Cantar de Salomón, la obra de teatro de Wilde y la ópera de Stauss a las que se suman los poemas y escritos de los místicos citados y de artistas de todo tipo que se han sentido atraídos por el tema.

La diferencia fundamental entre el Cantar y Salomé es que mientras el primero es una glorificación a Eros (el Amor), donde el deseo es mutuo, la segunda es una tensión dialéctica entre Eros y Thanatos (la Muerte), entre la morbosa atracción y la implacable repulsión.

Impactante producción de Salomé que refleja de manera magistral la morbosa atracción del horror, del deseo por encima de la vida y la muerte. El triunfo de la amoralidad decadente. La belleza de lo repulsivo y degenerado. El arte sin moralismos ni concesiones hipócritas a los convencionalismos éticos o estéticos.  Este es el finale. La fusión de la música con el texto y la imagen es apabullante. La soprano se muestra como una excelente cantante y actriz. Una versión de culto para los admiradores de la que  considero mejor ópera de Strauss. La estética de la puesta recuerda a Saló de Pier Paolo Pasolini, una película dura y también sin concesiones en contra del fascismo.

Nadja Michael, Soprano
The Orchestra of the Royal Opera House
Philippe Jordan, Conductor
David McVicar, Stage Director

La danza de los siete velos es uno de los momentos estelares del drama. Una de las músicas más sugerentes del repertorio operístico, un ballet lleno de erotismo, preludio del horror. Las soluciones son diversas ya que no todas las cantantes tienen la misma habilidad para bailar o moverse por el escenario. A veces, es una bailarina profesional quien resuelve la situación sustituyendo a la soprano. Veamos algunos ejemplos:

De nuevo Nadja Michael en la producción anterior de McVicar:

Francesca Patanè.

Julia Kolakova.

Karita Mattila, a modo de striper, cuyo top-less fue censurado en la retransmisión del MET como podemos comprobar. La finlandesa es habitual en el papel. Hay fotos de ella como Salomé en desnudos integrales o parciales.

Teresa Stratas bajo la dirección de Böhn:

Maria Ewing en un bello desnudo integral:


(Información sobre la vida y obra de Wilde y texto completo de Salomé AQUÍ.)

Para acabar,  veamos la obra teatral de Oscar Wilde en dos versiones cinematógráficas muy especiales y una para televisión que es todo un clásico.

Empezamos con  Salomé de Oscar Wilde. Director: Charles Bryant. Reparto: Mitchell Lewis, Alla Nazimova, Rose Dione. Muda. USA. 1923. Teatro experimental. Muy cuidados los decorados.

La siguiente película recoge de manera magistral la obra, que se representa de manera teatral, y se combina con la presencia del mismo Wilde en su época, de manera cinemátrográfica, de modo que viene a ser una película ambientada en la época del autor que incluye una representación teatral. Salome’s Last Dance, El último baile de Salomé, de Oscar Wilde. Director: Ken Russell. Reparto: Glenda Jackson, Stratford Johns, Nickolas Gracia, Douglas Hodge. Reino Unido. 1988. Una película excelente muy bien ambientada con contenido erótico.


TVE en Catalunya emitió una Salomé en catalán con la excelente actriz Núria Espert en estado de gracia en 1977. Terenci Moix es el autor de esta versión. Podemos verla AQUÍ. Teatro televisivo de calidad.

salome-nuria espert

Núria Espert como Salomé.

 

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Article, Òpera, cantants, Cinema, Literatura, Llibres, Pel.lícula, Poesia, Religió, Teatre, Uncategorized i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

5 respostes a El Cantar de los cantares (Salomón) y Salomé (Strauss-Wilde)

  1. enriquedeburgos ha dit:

    Los tres asuntos me atraen : La Salomé de Strauss, San Juan de la Cruz y lo místicos, y los textos del Cantar con esa tremenda erótica tan alegorica y simbolista. Me ha resultado muy constructiva la relación expuesta entre ellos. Cualquiera podría exponer ideas que no coincidan contigo, sobre todo en lo que se refiere a ideas religiosas. Yo no soy de discutir y me gusta tu texto. No conozco esa película muda y no me extraña que se censure esta opera: Si en Lohengrin salen ratas, ?qué puede llegar a esperarse del baile de los velos?
    Me apuesto un euro a que lo primero que pensaste cuando citas a la hermana y esposa fue el acto1 de la Walkiria😏.
    Un abrazo y enhorabuena.

    • rexval ha dit:

      Yo tampoco conocía la película muda. Es muy buena. Es una lástima que muchas de estas películas pasen desapercibidas. El primer largometraje mudo de la historia trata de Wagner y tampoco es conocido. “Los Nibelungos” de F. Lang han tenido mayor predicamento. Una buena manera de conocer el Nibelungenlied, cuya lectura a mi me parece aburrida.

      En cuanto a los temas religiosos, siempre se pueden prestar a discusiones – lo que enriquece el tema siempre que haya mutuo respeto. Personalmente, me resulta sugerente la relación de la mística y la erótica. Para mí es la misma que existe entre lo religioso y lo humano. Diría que lo religioso es profundamente humano y que dentro del hombre hay una chispa divina.

      Te debo un euro. Cuando leí lo de hermana-esposa en el Cantar de los cantares me viieron a la cabeza los welsungos, aunque no es algo excepcional. Se trata de un tema que se repite en mitologías tan lejanas como la japonesa. Me quedé de piedra cuando al leer sobre la religión nipone, se afirma que los japoneses vienen de la unión de un dios con su hermana. Curioso porque alguna explicación debe tener. No es posible que sea coincidencia o copia – por la lejanía geográfica -. Creo que en esto Jung podría aportar luz. Diría que se trata de construcciones semejantes procedentes del inconsciente colectivo que tienen su base en una parte determinada del cerebro humano de donde proceden los arquetipos y los mitos, que son de carácter universal. Curioso y demoledor para las teoría racistas, ya que existe una unidad del género humano con sus lógicas especificades.

      Saludos y ya te daré el euro. 😀

  2. Muy interesante la relación entre El cantar de los cantares y la Salomé de Wilde. En realidad no es de extrañar por la fascinación que sintió Wilde por el cristianismo (que explicó con todo detalle en su De Profundis) así como por el erotismo y los decorados exóticos y decadentes.

    Un abrazo!

  3. rexval ha dit:

    Gracias por participar. Hace tiempo leí De profundis. Es impresionante. También es repulsiva la sociedad mojigata de su tiempo. Pagó con la vida su condición de homosexual, delito en su época, en la que presume de ser democracia más antigua de Europa. Fue condenado a trabajos forzados durante muchos años y ello consumió su salud física y moral. Nos queda su obra. Sus cuentos para niños son de una gran altura ética.

    Otro abrazo.

  4. Retroenllaç: Salomé y el arte por el arte. Sobre la moralidad (I) | El Cavaller del Cigne

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s