El nacionalismo en Wagner y Verdi (II)

Imatge

Wotan

←página anterior

Siguiendo  con Der Ring es importante – para el caso que nos ocupa – recalcar que Wagner se hace eco de la mitología germanoescandinava y tiene sus razones para ello. Hasta el siglo XVIII, la mitología que conocían las personas cultas europeas era, exclusivamente, la clásica – grecolatina – ya fueran franceses, italianos o alemanes; de hecho es un tema recurrente en las óperas serias. Nietzsche era filólogo clásico y conocía perfectamente los mitos griegos, su literatura, su cultura, etc. Esa era la norma en Alemania, donde se apreciaba mucho a los clásicos, especialmente a los griegos. Hay que esperar al XIX, en unos casos, o al XX, en otros, para que surja el interés por redescubrir el propio folklore, leyendas, tradiciones populares, mitos y leyendas. Por eso Wagner utiliza la mitología germanoescandinava y no la grecolatina que, quizá, conociera mejor. Es un acto de nacionalismo cultural. Podría haber escrito una epopeya griega y, a pesar del amor que sentía por los griegos, no lo hizo, y eso que su modelo eran las tragedias de Esquilo.

Del mismo modo, ya en el XX, Sibelius, considerado el compositor nacional de Finlandia, utliliza la mitología finlandesa recogida en su gran epopeya épica Kalevala en sus obras. Esta mitología es diferente de la escandinava y es compartida con Karelia y Estonia, territorios de población no indoeuropea.

El Ring es una obra muy compleja que tiene diferentes niveles de lectura. Una de ella es la nacionalista, que recoge los dioses germanos y escandinavos, No hay dioses alemanes en exclusiva, sino que su ámbito es mucho más amplio: desde las tierras esandinavas a las germánicas. En épocas legendarias no es posible separar lo alemán de lo germánico o escandinavo. La mitología es la misma y deferente de la celta o la ugro-finesa. De hecho el Nibelungenlied,  hallado en Austria y  las sagas islandesas presentan abundantes analogías y coincidencias. El Sigur nórdico se corresponde al Siegfried germánico.  ¿Alemán? ¿Austriaco? Es lo mismo. El Rhin, como indiqué en la cita de Wagner, es el símbolo o uno de los símbolos de la patria alemana; por eso se cita; lo mismo que el Guadalquivir es uno de los símbolos de Andalucía. La mayor parte del Ring está basado en las narraciones islandesas y en Islandia solo hay pequeños ríos glaciares. Los dioses son inseparables del Rhin.  Rheingold  es la parte del Ring donde las divinidades germánicas o germano-escandinavas intervienen más. Ese es otro tic nacionalsta, ya que Wagner podría haber seguido utlizando dioses griegos como sus antecesores. Sibelius utiliza la mitología finlandesa por idéticos motivos.

Considerar que Wagner no compone óperas nacionalitas porque el  tema principal de las mismas no es de tipo político, no tiene sentido. Si comparamos las obras de Wagner con las de su admirado Mozart, vemos claramente la diferencia que hay entre el cosmopolitismo dieciochesco del salzburgués y el nacionalismo deciminónico de Wagner. No relacionamos la obra de Mozart con el nacionalismo alemán; la de Wagner,sí.El sajón no es un político, pero deja sus guiños nacionalistas en sus obras. Podemos citar muchos casos, como en Tannhäuser en el discurso que antecede el concurso de canto cuando se refiere a la tierra alemana amenazada por los húngaros y no digamos en Meistersiger y sus alusiones al “sagrado arte alemán”, a Bach, a Lutero, a Durero... referidas al nacionalismo cultural, como pasa en toda Europa. Esto podemos verlo en  los libretos, y no digamos en los escritos teóricos con las referencias a la “ópera nacional alemana” de 1848 en plena pre-revolución; las alusiones a “lo alemán” en  el artículo “¿Qué es ser alemán?

Imatge  Imatge  Imatge

Wagner participó en  la oleada revolucionaria de 1848-49, la  llamada primavera de los pueblos o el despertar de las naciones que impregna de aspiraciones nacionalitas a toda europa. El nacionalismo en todas las vertientes: cultural, étnico, religioso, político… se expandió en la segunda parte de XIX y siguió durante el XX incluyendo Alemania lógicamente. Carece de fundamento negar  que Wagner fuera nacionalista, sencillamente porque las pruebas que tenemos nos manifiestan que por supuesto lo era. Lo que es absurdo es pensar que fuera nazi aunque solo sea por razones cronológicas. Hitler nace años después de su muerte.

Sobre el tema del nacionalismo en Wagner hay opiniones variadas. Hay quien rechaza de plano ni siquiera el hecho de que fuera nacionalista sencillamente porque piensa que serlo es algo negativo. Naturalmente no ha leído sus escritos, ni analizado sus libretos ni su trayectoria vital ni conoce el marco histórico en que se mueve, como Verdi, en pleno auge nacionalista en toda Europa, unificaciones, constitución de nuevos estados nacionales, revitalización de la lengua y culturas propias, ni nada de nada. Ya no estamos en el XVIII con sus imperios universalistas. Tras 1848-49 se produce el despertar de las naciones, la primavera de los pueblos y surgen movimientos nacionalistas por doquier a los que Wagner y Verdi no son ajenos. Esto repercute, como no puede ser de otro modo, en sus obras. No quiero decir que se dediquen a musicar manifiestos patrióticos, pero sí que aparecen en mayor o menor medida elementos nacionalistas en ellas.

Sobre el Anillo ya di mi opinión. Hay quien piensa que no es nacionalista en absoluto y quien piensa lo contrario, que es una exaltación del germanismo. Sobre Tannhäuser y Lohengrin parece que hay más unanimidad por basarse en hechos y leyendas alemanes o germánicos. Con Parsifal nos encontramos con extremos opuestos: desde la fundación de una religión aria hasta una obra pacifista que no participa de connotaciones políticas. Muchas veces depende de la ideología del que opina. Así quien ve con malos ojos el nacionalismo niega que aparezca en Maestros mientras que otros consideran la ópera como un canto nacionalista, antisemita y belicoso. La mal llamada arenga de Sachs provocaba reacciones similares al Va, pensiero de Verdi, ya que se percibían como himnos nacionalistas.

Imatge

Cada cual piensa lo que quiere independientemente de las evidencias. A menudo resulta una pérdida de tiempo hablar de ello. Quien quiera informarse puede leer los escritos de Wagner en los que aborda el tema, lógicamente, centrándose en lo que tiene que ver con la música y la ópera en particular. Su voluntad de construir una ópera alemana, de glorificar a los músicos alemanes del pasado, sus alusiones en los libretos, la utilización de la lengua alemana en ellos, el uso de leyendas, historia y mitologías germánicas, etc. Hace lo mismo que Verdi en Italia; Smetana en Bohemia; Sibelius en Finlandia o Los Cinco en Rusia. El caso está en querer reconocerlo o no. Son fenómenos similares que afectan a lo cultural y a lo político.

En Wagner no hay alusiones antisemitas en sus libretos, pero sí nacionalistas. Ya comenté el Anillo y el río sagrado de los alemanes, el Rhin; el uso de fuentes literarias germánicas, incluyendo la novedad de utilizar la mitología germánica en lugar de la griega. Si esto no es suficiente para admitir que esta obra tiene componetes nacionalistas es que no se quiere reconocer y punto.

Imatge

Que Wagner o Verdi fueran nacionalistas no significa que en todas y cada una de sus obras aparezca el nacionalismo. No era políticos nacionalistas full time todo el día con el monotema del nacionalismo. Sus vidas y sus obras son mucho más complejas que eso. Tampoco podemos decir que todas las obras de Smetana, Sibelius, Bartok o Los Cinco estén compuestas en su totalidad y al cien por ciento por motivos nacionalistas. Sería tan absurdo como afirmar lo contrario, que no hay ni rastro de nacionalismo en sus obras. Poco importa que Sibelius utilice la mitología finlandesa recogida en el Kaleava, que El castillo de Barbazul esté en húngaro o que los rusos hagan uso del canto popular o religioso de su tierra.

Wagner deja de ser nacionalista porque sitúa Parsifal en los Pirineos, es decir, que Joanot Martorell deja de ser valenciano porque empieza su Tirant en Inglaterra y acaba en Constantinopla. Me deja perplejo. Una obra de Verdi como Nabucco, cuya acción sucede en Asia deja de ser un referente nacional italiano por mucho que el coro de los esclavos sea considerado el himno oficioso de Italia. Poco importa la implicación en el Risorgimento de Verdi y el hecho de que fuera diputado en la asamblea nacional constituyente italiana ya que sitúa Don Carlo en España. Es hablar por hablar Es negar lo evidente. Lo que digan los libretos no importa. Son pura casualidad. Los escritores italianos de este periodo ven  la ocupación española como un periodo de decadencia, especialmente por la actuación de la Inquisición, de aquí que algunas óperas de Verdi como Don Carlo o Il trovatore sean de tema español, no precisamente para ensalzar a la potencia ocupante.

 Cavour  mazzini  Garibaldi_(1866)

LANDGRAVE (Tannhäuser)

Si nosotros, con nuestras espadas

libramos duras y cruentas batallas

por la supremacía del reino alemán,

si rechazamos a los salvajes güelfos,

si pudimos dominar viejas discordias, (…)

Más claro, agua.

VIEJOS PEREGRINOS (Tannhäuser)

(Muy lentamente, van acercándose a la escena)

¡Con alegría te encuentro de nuevo, patria mía!

¡Con gozo saludo a los verdes prados!

Dejo ya mi báculo de peregrino

pues, humillado ante Dios,

he peregrinado.

Otro coro que como el  Va, pensiero que  enaltece a la patria. Yo diría que eso es nacionalismo.

Vamos a Lohengrin:

EL HERALDO

¡Escuchad!. ¡Condes, nobles, hombres libres de Brabante!

Enrique, rey de los alemanes, ha venido a este lugar

para tratar con vosotros según el Derecho del Imperio.

¿Prometéis paz y obediencia a sus órdenes?

EL REY ENRIQUE

(poniéndose en pie)

¡Dios os guarde, amado pueblo de Brabante!

¡No sin motivo he venido hasta vosotros!

¡Las necesidades del Imperio

así lo demandan!

¿Acaso tengo que haceros partícipes

de las afrentas que tan a menudo

soportan las tierras alemanas

por parte de Oriente?

En las lejanas Marcas imploran las mujeres y los niños:

“Oh Dios, protégenos de la ira de los húngaros”.

Por eso me incumbe a mí,

como cabeza del Imperio,

acabar con esta salvaje ofensa.

En premio a las batallas,

conquisté una paz que duró nueve años

y que me sirvió para preservar el imperio.

Hice construir ciudades y escarpadas fortalezas

adiestré las tropas para que pudieran resistir.

Por fin, el plazo ha concluido

y se rechaza el pago del tributo.

El enemigo se prepara violento y amenazador.

Es ya tiempo de salvar el honor del imperio.

Así en el este como en el oeste,

¡a todos nos incumbe por igual!.

Que todas las tierras germánicas

aporten fuerzas para el combate.

¡Entonces nadie osará vilipendiar

al Imperio Alemán!

SAJONES, TURINGIOS

¡Adelante, con Dios y por el Imperio Alemán!

Si esto no es una arenga militar nacionalista que me expliquen qué es.

EL REY 

¡Gracias, estimados Brabanzones!
¡Siento el orgullo mi corazón
al contemplar
en tierras alemanas
ejércitos tan poderosos y aguerridos!

Que venga el enemigo del Imperio,
pues lo recibiremos con valentía:
¡nunca más osará abandonar
sus tristes territorios del Este!.
¡La espada alemana
por el suelo alemán!.
¡Así se demuestre
la fuerza del Imperio!


HOMBRES 

¡La espada alemana
por el suelo alemán!.
¡Así se mostrará el poder del Imperio!

Queda bien claro y explícito. En esta ópera es donde las alusiones nacionalistas son más numerosas.

Meistersinger es una oda al arte alemán con alusiones políticas en la arenga de Sachs, que es un “himno al arte alemán” en el que se advierte de los peligros de potencias extranjeras. El final de la obra es su conclusión: nacionalismo alemán evidente. No se canta al arte en abstracto, sino al “arte alemán” a los “maestros alemanes”. Esto se llama nacionalismo alemán de tipo cultural. Y el nacionalismo cultural es la base del político, y esta obra se compone y estrena con gran éxito en medio de las guerras franco-prusianas y el proceso de unificación, como sucede con Verdi en su país. Hay quienes, como Ángel Mayo, trabucan la cosa diciendo que no se está haciendo política sino cantando al arte; pero no es cierto, se canta al “arte alemán”. De hecho, Wagner de puño y letra titula la intervención de Sachs “HIMNO AL ARTE ALEMÁN”, al que califica de “SAGRADO”. Es tan evidente que resulta fuera de lugar todo intento de quitar hasta la más mínima brizna de intencionalidad política, como si no fueran legítimos y aceptables los sentimientos patrióticos siempre que no sean agresivos e imperialistas, que son siempre rechazables de plano. No es lo mismo nacionalismo que imperialismo; más bien suelen ser opuestos.

SACHS:

(…)

Nuestros maestros lo han cultivado

y manteniéndose fieles a su sentido,

lo han conservado auténtico.

Y si no se ha conservado tan noble,

en el transcurso de los siglos,

como cuando príncipes y corte a él se consagraban,

a pesar del embate del tiempo

se ha conservado alemán y verdadero:

y si no hubiera sido así,

¡Ved cuán honrado aún subsiste!

¿Qué más queréis de los maestros?

¡Tened cuidado,

se ciernen sobre nosotros grandes males!

Si el pueblo y el imperio alemanes,

decayeran bajo una extraña Majestad,

ningún príncipe velaría por su pueblo:

y modos de extranjera trivialidad

brotarían en la alemana tierra.

Nunca nadie sabría lo que es alemán

si no alentase del honor

de los maestros alemanes.

Os digo, pues, de nuevo:

¡Honrad a los maestros alemanes,

y conjuraréis a los buenos espíritus!

¡Y si os mostráis fiel a su influjo,

aunque se esfume como el humo

el Sacro Imperio Romano ,

siempre existirá floreciente

el Sacro Reino del Arte Alemán!

Efectivamente, es una loa al arte, al arte alemán, señal diferencial de identidad que mantiene las esencias nacionales aunque el Estado sucumba ante una amenaza extranjera. Esto es nacionalismo, como cuando se defiende la lengua y cultura de cualquier nación, sea Finlandia o Hungría.

El Holandés sucede en tierras germánicas. Se cita a Holanda y Noruega y se usa la palabra “Heimat” (patria). Tristan sucede en tierras celtas y Parsifal en los Pirineos. ¿Y qué? Ya he puesto el ejemplo del Tirant, obra cumbre de la lietratura catalana. Esta ambientada en Inglaterra, Sicilia, Imperio Bizantino, norte de Africa… ¿Es por eso menos valenciana? Cuando Mann sitúa su novela La muerte en Venecia en Munich – brevemente – y Venecia – la mayor parte – ¿deja de ser alemán? ¿Y Wagner? ¿Era menos alemán cuando estuvo en París, Londres, Riga o Venecia? Es tan evidente que los compositores citados forman parte del ideario nacional de sus pueblos que discutirlo carece de sentido.

Verdi gozó de menos libertad artística. Tuvo que lidiar con la censura austriaca cuando compuso para La Scala de Milán y con otras censuras locales; además tuvo que transigir con las imposiciones de la Grand Opéra parisina: libreto en francés, tema histórico, cinco actos, ballet obligatorio en el tercer acto, grandes masas corales, concertantes para concluir cada acto, incluso tenía que ajustarse al horario de los trenes de cercanías. Horroroso. En ocasiones utilizaba la misma obra para ambos lugares realizando algunos cambios. Por eso hay versiones en italiano y en francés del misma obra, como sucede en Don Carlo. De todos es conocido el uso político que se le dio al coro de los esclavos de Nabucco y sus referencia a la patria. En otra ópera menos conocida, Los lombardos en la primera cruzada utiliza otro coro muy similar y con alusión a la patria también. También se estrenó en Milán. El “coro patriótico” empieza así: “O Signore, dal tetto natio”

CRUZADOS, PEREGRINOS, MUJERES


¡Oh, Señor, de nuestro país natal
nos llamaste con santa promesa,
y venimos alegres al reclamo de un hombre santo
pese a la dureza del sendero!

Pero abatida  y desalentada vemos
la frente de tus siervos antes,
aguerrida y valiente!
¡Oh! ¡Señor Cristo, no permitas
que el escarnio caiga sobre tus fieles guerreros!

¡Oh, frescas brisas que vuelan los valles
y arroyos de los prados lombardos!
¡Fuentes eternas! ¡Purísimos lagos!…
¡Oh, viñas doradas por el sol!

¡Es un infausto don que la cruel memoria
os evoque con tanta realidad ante nuestros ojos,
y a nuestros labios más dura y abrasadora
muestre la arena de este
 árido suelo!…

 

Los italianos de entonces tenían clara cuál era esa “natio”. Estos “coros patrióticos” eran una llamada al pueblo italiano para que se rebelara. Verdi fue considerado héroe nacional italiano. Este articulo  hace referencia a la situación histórica y a los “guiños” que hacía el compositor en sus obras, especialmente en los coros, empezando con “Va, pensiero” AQUÍ.

Más información sobre Verdi y el nacionalismo italiano. Se habla sobre el nacionalismo cultural como base del político. Ahí intervienen los artistas. AQUÍ.

En este blog amigo en el que participo, Barenboim habla de música y nacionalismo. Se muestra partidario del nacionalismo cultural aunque no de aquel del tipo “somos los mejores y aquellos, los peores”. Eso sería fascismo cultural, que rechaza. Blog: anchaesmicasa.

Algo habrá que decir de Verdi y su nacionalismo, o no, que yo creo que sí. Dice la wiki: “Continuando con la era del bel canto, un estilo más directo y vigoroso fue rápidamente popularizado por Giuseppe Verdi, comenzando con su ópera bíblica Nabucco. Las óperas de Verdi resonaban con el crecimiento del espíritu del nacionalismo italiano en la era posnapoleónica, y rápidamente se convirtió en un ícono del movimiento patriótico (aun cuando sus propias políticas no fueron quizás tan radicales).”

Pues, con Wagner, lo mismo. Al fin y al cabo, ambos son contemporáneos, nacidos el 1813 y ambos vivieron y tomaron parte en el proceso de unificación de sus países de un modo u otro. Son, en este y otros sentidos, paralelos.

página siguiente →

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Article, Òpera, Història, Política, Uncategorized, Wagner i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

21 respostes a El nacionalismo en Wagner y Verdi (II)

  1. Eulogi d'Antioquia. ha dit:

    Tan sols vullc precisar que Sachs a l’arenga final no en parla del “Sacre Imperi Romano-Germànic” sino únicament del “Sacre Imperi Romà”: Dann bannt ihr gute Geister;
    und gebt ihr ihrem Wirken Gunst,zerging’ in Dunst das heil’ge röm’sche Reich”, la qual cosa és del tot correcta ja que en època de Sachs, probablement, així es deia. Des de Carlemany, els sobirans alemanys que han de governar sobre germans, llatins i eslaus intenten “ressucitar” l’imperi romà i s’anomenen, entre d’altres títols “emperadors romans”, fent servir aquestes categories per als seus interessos polítics i per pura admiració a allò que els semblava la màxima creació de la civilització.

    És molt tardiament,que a la denominació de l’imperi alemany se li anomenarà, a més de “Sacre” i “Romà”, l’adjectiu “Germànic”, però la denominació tradicional durant tota l’Edat Mitjana (dinasties de Saxònia, Hohenstaufen, etc.) és simplement de “Sacre Imperi Romà”, i això Wagner, que culturalment era molt rigorós ho sabia i Sachs simplement se’n fa resó d’aquesta circumstància. En la referida arenga, abans en parla simplement del ‘poble i de l”imperi Alemany” (Uns dräuen üble Streich’: zerfällt erst deutsches Volk und Reich) però no es tracta d’una denominació oficial o històrica sino simplement d’un substantiu adjectivat.

    Tan sols és una precisió que sovint ignoren els traductors dels llibrets que en cap cas esmena o contradiu el magnífic apunt.

    • rexval ha dit:

      Gràcies per la precisió i pel compliment. En més d’un cas m’he trobat problemes amb les traduccions de textos de Wagner i hi vaig venut ja que no sé alemany. En aquest cas, la paraula “alemany” té molta importància, ja que els que volen nazificar el tema atribueixen a Wagner una apologia del Reich Alemany, massa “premonitòria” del III Reich. El cas és que juraria que sempre em trobe amb allò de “Romanico-Germànic”. Tinc curiositat per saber a partir de quan és oficial o es fa servir “Germànic” en el nom de l’imperi.

      Una cosa tinc clara, i és que en “Què és alemany?” que estic traduint, Wagner es queixa de la servidumbre romana i diu que els prínceps alemanys no anaven de grat a Roma ni que siga per acompanyar l’emperador.

      Gràcies per l’observació. Ja sé que he de llevar el terme “Germàtic”.

      Parlant de traduccions, ens trobem amb l’australià Osborne, que arriba a falsificar el libreto. Escriu en la seua “traducció”, FRANÇA, on diu “estranya majestat”, cosa que no és d’estranyar en aquest senyor, autor de “biografies”-libels on mentix més que escriu de Wagner. Ni “França” ni “francesos” apareix en tot el llibret, encara que tant en època de Sachs com de Wagner, França era l’enemiga, com passà en les invasions napoleòniques i aleshores, en les guerres franco-prussianes.

      Una abraçada

      • Eulogi d'Antioquia. ha dit:

        Allò de “Germànic” comenc,a a fer-se servir (crec) a partir del moment en que és evident que ja no serà possible restaurar, sota la iniciativa alemanya l’antic Imperi Romà d’Occident. Franc,a que també és carolíngia és una realitat que s’oposa a aquesta idea i si, en època de Carles V, per un moment va semblar que Espanya (que era indiscutiblement llatina i parcialment carolíngia, Catalunya i Aragó) afianc,arà aquesta idea imperial romana, el vell emperador s’adona que això ja no serà possible i li deixa el Sacre Imperi al seu germà Ferran, que per cert, era d’Alcalà d’Henares i s’havia criat amb el seu avi Ferran el Catòlic. Crec que és a llavors quan el Sacre Imperi intenta, sense renunciar a la seva vocació cristiana (Sacre) i romana (Romà), cercar, en el germanisme, tal vegada, un plus d’identitat aglutinadora que articule l’autoritat de l’emperador, forc,a qüestionada pels protestants i és per això que ja es comenc,a a fer servir amb continuïtat el qualificatiu de “Germànic”. Pot ser, a l’època del Hans Sachs històric, l’expressió “Sacre Imperi Romà-Germànic” fos ja coneguda i fins i tot (informalment) utilitzada però la denominació oficial debia de ser encara la de “Sacre Imperi Romà” a seques i probablement, Wagner, que d’això en sabia molt i era rigoròs amb aquests detalls així li debia fer dir a Sachs. Crec recordar haver llegit en algun lloc que, arrel d’una representació de Lohengrin, Wagner va precissar que l’estandart reïal d’Enric l’Ocellaire havia de tenir un àguila monocèfala (que era la que feia servir la Casa de Saxònia) i no la bicèfala, que és la que es faria servir molt tardanament. Vullc insistir amb això que Wagner era molt detallista i rigoròs en aquestes coses.

        Crec recordar també que en el llibre d’A. F. Mayo de Diamond sobre “Els Mestres Cantaires” (traducció del llibret al castellà i anàlisi de l’obra) es deia que en l’arenga final de Sachs hi ha alguna que altra indirecta contra els francesos, a tall de picada d’ull als alemanys en un moment de fòbia anti-francesa, per causa de la gran rivalitat que hi havia arrel del procés d’unificació alemany (i que acabaria amb la Guerra Franco-Prussiana i la caiguda del Segon Imperi Francés), en el qual, tal vegada hi hagués, a més, (pense jo, no recorde que Mayo ho diguera) un cert afany de revenja en Wagner pels seus fracasos a Franc,a. Ara no recorde si va ser això motiu de desencontre amb Nietzsche.

        Clar que això res no té a veure amb els tràgics fets de mitjans del segle XX.

        Una abrac,ada.

      • rexval ha dit:

        Vaja, crec que t’he respost en un altre lloc.

        Efectivament, quan s’afegeix el terme “germànic” és quan queda clar que res tenia de llatí o d’eslau l’imperi.

        En concret, en 1512, segons decret de la dieta de Colonya, la denominació oficial és “Heiliges Römisches Reich Deutscher Nation” en llatí: Imperium Romanum Sacrum Nationis Germanicæ, és a dir, “Sacre Imperi Romà de la Nació Alemanya”.

        Aquesta era la denominació “oficial” en l’època de Sachs, però en la pràctica no sempre es feia servir així.

        Per altra banda, en castellà o català, a l’Imperi, des de Carlemany, si li diu”Sacre”, “Romà” i “Germànic” en els llibres de text d’història, cosa que no és correcta però que evita confusions.

      • rexval ha dit:

        Hola, Eulogi:

        He estat esbrinant coses sobre la nomenclatura de l’Imperi. Primer precisar que l’acció de Meistersinger té lloc al segle XVI segons el llibret, un moment important quant al nom. En les traduccions castellanes o catalanes trobem que es tradueix com a “Sacre Imperi Romà Germànic ” des del principi, des de Carlemany, però no és rigorós. La denominació va sofrir canvis amb el temps.

        En un principi era “Imperi Romà” per allò de la tradició carolíngia de ser emperadors romans d’occicent.

        Més tard, apareix el “sacre”. Amb Frederic Barbarrossa en el segle XII. “Sacre Imperi Romà”:”Heiliges Römisches Reich” (en alemany) “Sacrum Romanum Imperium” (en llatí)

        En el XVI se li afegeix la coletilla germànica: “Deutscher Nation” (en llatí: Nationis Germanicæ). O siga: “Sacre Imperi Romà de la nació alemanya”. En concret, en 1512, segons decret de la dieta de Colonya, la denominació oficial és “Heiliges Römisches Reich Deutscher Nation” en llatí: Imperium Romanum Sacrum Nationis Germanicæ, és a dir, “Sacre Imperi Romà de la Nació Alemanya”.

        Realment, la denominació era molt variable. Per tant, hem de concloure que – si la informació és correcta – en l’època del Hans històric i del llibret de l’òpera la denominació oficial és aquesta darrera, que inclou el terme “Nació Alemanya”, cosa que no vol dir que Sachs fera ús d’una denominació més antiga, ja que la utilització del llarg nom variava segons els casos, fins i tot en textos escrits.

        El que queda clar és que la denominació, siga quina siga, està referida als alemanys, ja que llatins i eslaus hi quedaven fora des de feia segles.

        Segon fet, molt important: A principis del XVI,Imperium Romanum Sacrum Nationis Germanicæ època de l’annexió de Navarra a Castella per conquista, per la força de les armes, els alemanys ja es consideraven una “Nació”, terme que sol considerar-se hereu de la Revolució Francesa quan no és així almenys en certs casos, com el català. En el segle XIV ja apareix l’expressió “nació catalana” en la Crònica.de Muntaner.

  2. enriquedeburgos ha dit:

    Gracias por este apunte extraordinario que reutilizaré de vez en cuando. Te atreves hasta a refutar a Ángel F. Mayo. Yo creo que él estaría de acuerdo contigo, pero que en su momento quiso dejar aquello por escrito sin ni siquiera terminar de creérselo él mismo.
    Hay también una referencia al Río Jordán, del que hablas en la primera parte del artículo, en la primera escena de Meistersinger (en el coral de la iglesia de Sta. Catalina). El motivo por el que escogió Wagner ese salmo, lo ignoro.
    El texto del cuadro de la unificación italiana va demasiado rápido. Échale un ojo y cuando lo tengas controlado, borras esta frase, si quieres. Saludos. 😀

    • rexval ha dit:

      Gracias por intervenir. Le echaré un vistazo al mapa móvil. En cuanto a Mayo, yo siempre he sido seguidor suyo, pero con el tiempo ves que de algo tenía que cojear. En este tema del nacionalismo se parte del axioma de que ser nacionalista es malo porque Hitler lo era. Eso es una estupidez, también era vegetariano.. Como, desde un lado del campo de batalla se “acusa” a Wagner de “naZionalista”, quien salga en su “defensa” tiene que demostrar todo lo contrario, que no lo era en absoluto, lo que es una barbaridad que setoy convencido el mismo Mayo – que era personalmente nacionalista – sabía. Por eso da una explicación de que todo el “orgullo” de Sachs es puramente “cultural”, nada de “político”, que es pecado. El nacionalismo político se basa en el cultural y más en Alemania y Wagner. Basta con leer lo que está escrito. Tratar de demostrar” que Wagner no era “nacionalista” es estúpido por citar las palbras que me comentó un profesor de Música de la Universidad de Alicnte. Es como si queremos decir y “demostrar” que Verdi no lo era. Es desconocer su vida, su obra y su timpo. Ambos, como la inmensa mayoría en su época, lo era. El siglo XIX es el de los nacionalismos, que surgen como consecuencia de las invasiones napoleónicas. Esto es historia elemental que se da en las escuelas. Te gigo esto un tanto alterado porque en algún foro me han criminalizado por decir lo evidente.

      Volvamos a Mayo, que me merece todos los respetos y tengo todos sus ibros, traducciones y bastantes artículos. Mayo, como cualquiera, tiene sus venilla “patriótica” o “nacionalista” aunque teorice que el nacionalismo es “malo. tengo buena memoria. En la primera edición de su Guía Scherzo escribe que cuando fue a Bayreuth visitó la biblioteca de wagner, y cuenta con “orgullo partrio” que había libros de Cervantes, calderon, Lope y demás en alemán y muy usados. Añade algo así- soflama nacionalista- “Aquel que se sienta español y sepa por qué lo es….” – más o menos – se podrá supercontento de comprobar que a Wagner le gustaba la literatura española. Yo llamo a eso “nacionalismo”, “patriotismo” o cualquier otra cosa similar. No hay nada malo en que te “tire” tu tierra, tu lengua, ..lo tuyo siempre que no te creas superior a los demás por ello y quieras imponero a los demás. Eso no es “nacionalismo”, sino “imperialismo” o “fascismo”. En el enlace de Baremboim se dice algo de esto.

      Es que Wagner es una fuente de problema. Nacionalismo, antisemitismo… y si tocas el tema religioso, que Dios te coja confesado. De momento no me atrevo, a pesar de lo claro que está en sus textos, que enseguida te lapidan o te envían a la hoguera…

      Si fuera músico, lo tendría más fácil. Un Do sostenido y un Fa bemol… No problem..

      Saludos

  3. Eulogi d'Antioquia. ha dit:

    Disculpa, me n’oblidava. No n’has de llevar res. Crec que totes les traduccions que he vist al castellà d’aquesta arenga li afegeixen el terme “Germànic”, potser, per innèrcia. Ara no tinc a mà les traduccions al català d’Anna d’Ax i la de la “Wagneriana” (crec que de Joaquim Pena), que són d’allò més lliures. Tampoc no tinc a mà la traducció d’en Mayo i em pica la curiositat per veure si ell, que traduia directament de l’alemany i que era rigoròs, no va passar per alt aquest detall.

    • rexval ha dit:

      Ho he comprovat i és així. En castellà i català, sempre hi posen “Germànic” a l’Imperi. No és una errada del traductor.

      • Jaume C. ha dit:

        No: Pena tradueix “Sacre Imperi Romà” i Anna d’Ax “l’Imperi dels Romans”. No són traduccions lliures, sinó molt fidels, però és cert que el fet d’adaptar-les mètricament per poder-les cantar fan que no siguin literals i que, en el cas de Pena, siguin una mica forçades. Ax, en canvi, té un català que flueix amb una grandíssima naturalitat i qualitat.

      • rexval ha dit:

        Benvingut i moltes gràcies per l’aclariment. Pena és tota una autoritat en la matèria. El que diu Wagner és:”das heil’ge röm’sche Reich” literalment “El Sacre Imperi Romà”. És la denominaciño oficial i històrica. N sé per què en les traduccions castellanes fan l’afegitó de “Germàncic”. Mayo la fa. Wagner en el seu escrit. “Què és alemany?”, que estic traduint al català-valencià fa referència al fet que els emperadors alemanys no eren “alemanys” sinó romans. Això és importat perquè hi ha gent que vol crucificar a Wagner i va servir la malament dita “arenga de Sachs”, que segons Wagner és “l’himne a l’art alemany”. Aquesta gent enfatiza el caràcter “alemany” del Reich quan realment és romà a seques.El que és “alemany” és el “sagrat art alemany”.

        Torna quan vulgues, Jaume que seràs ben rebut.

    • rexval ha dit:

      En canvi, en anglés tradueixen correctament:

      “Holy Roman Empire”

      Therefore I say to you:
      honour your German Masters,
      then you will conjure up good spirits!
      And if you favour their endeavours,
      even if the Holy Roman Empire
      should dissolve in mist,
      for us there would yet remain
      holy German Art!

      Buscaré en francés.

    • rexval ha dit:

      Ja no sé què pensar. En castellà també he trobat la traducció fidel: Res de “Germàncic”. Per què alguns hi escriuen “Germànic”, per “tradició” o per “manipulació?

      El cas és que en el llibret de Wagner es diu “Sacre Imperi Romà” i prou i així s’ha de traduir, encara que eixa no fora la denominació oficial en època de Sachs, que si que ho incloïa “Germànic” o “de la Nació Alemanya.”. Vaig a corregir.

      • Eulogi d'Antioquia. ha dit:

        Tinc curiositat, després d’aquestes disquisicións, per saber com ho tradueix en Mayo a la seua edició publicada per Diamond (crec recordar). Tot i tenir-la no la tinc a mà. Gràcies en tot cas per les precisions.

      • rexval ha dit:

        Lamente dir-te que Ángel Mayo també tradueix “Sacro Imperio Romano Germánico” quan Wagner diu exactament “Sacre Imperi Romà”. La font que tinc prové de real. El programa de mà que inclou articles seus i la seua traducció del llibret. Estaria bé saber, sent ell tan rigorós, per què va fer eixa traducció. És possible que en la tradició espanyola es diga així, però el que diu Sachs no està ben traduït. Potser, si no s’afegeix “Germànic” algú es pense que parla de l’Imperi Romà de Cèsar o de Neró…:D

  4. Retroenllaç: El nacionalismo en Wagner y Verdi (I) | El Cavaller del Cigne

  5. Eulogi d'Antioquia. ha dit:

    … O el de Fabio Máximo Cuntactor que era republicà, ja que en època de la República ja existia l’Imperi Romà…

    Tornant a l’adjectiu en qüestió, jo crec que si el fiquen a l’arenga de Sachs és per pura innèrcia. Com dius, en els llibres d’història se’n parla de “Sacre Imperi RoMà-Germànic”, fins i tot, per a referir-se a l’Imperi Carolingi. Ho trobe correcte des d’un punt de vista històric perquè des de Carlemany al darrer emperador austriac hi ha continuïtat, amb independència del nom o denominació oficial que, en cada moment s’atorgués a l’entitat política o el títol o títols que assumiran els sobirans (emperador romà, rei dels alemanys, rei dels romans, rei dels francs, en el cas de Carlemany…). No trobe tanmateix correcte, des d’un punt de vista literari, afegir a l’arenga de Sachs la coletilla “-Germànic”, ja que és desvirtuar (encara que això passi d’allò més desapercebut), el text de Wagner, ja que no es correspon amb el que Wagner va escriure i sabem que Wagner sabia molt bé allò que volia escriure i el per què.

    • rexval ha dit:

      Estic d’acord amb tu. Encara que existisca la tendència a afegir “Germànic” fins i tot a l’imperi de Carlemany, un traductor ha de raduir el que està escrit i més en Wagner, que és tan primmirat. El que diu Sach és “Sacre imperi Romà” i Wagner sap el que fa. Mayo i d’altres es prenen unes llibrtats inadmisibles com a traductors que ha donat lloc a una mala interpretació de l'”Himne a l’art alemany” – ho diu Wagner; ell no parla de cap “arenga” que és un discurs dirigit a les tropes-. Tot això ha convertit un cant a l’art en una “arenga miltarista pangermànica violenta” “premonitòria” del que vindrà després. Nazisme. I això és fals.

      Estic traduint “Què és alemany?” (1878). Wagner, referint-se a la Guerra del Trenta Any, fa servir indistintament: “Imperi” o “Imperi Alemany” (sic). o no sóc ningú per esmenar-ho i escriure “Sacre Imperi Romà de la Nació Alemanya” que era aleshores la denominació oficial, he de limitar-me a ser fidel a l’original. Supose que Wagner fa servir eixes denominacions per comoditat, ja que l’oficial és massa llarga.

  6. Jaume C. ha dit:

    Certament, hi ha apreciacions interessants. Voldria puntualitzar una cosa. Una part de l’obra de Bartók es qualifica de nacionalista per la recerca etnomusicològica que va fer i que refecteix en algunes obres, però mai ningú ha qualificat El castell del duc Barba-blava com a germen de l’òpera nacionalista hongaresa (ni tan sols com a obra nacionalista). El nacionalisme en l’òpera comença a Hongria molts anys abans, amb Ferenc Erkel, contemporani de Wagner i Verdi, en ple moviment romàntic i amb òperes magnífiques amb arguments històrics nacionals i música directament inspirada en el folklore hongarès.

    • rexval ha dit:

      Gràcies per la informació. La veritat és que no sabia res d’ Erkel. Jo tenia assimilat a Bartok a la segona ronda de compositors nacionalistes, tot incloent l’òpera que esmentes, “El Castell de Barba-Blava”. Aquest tema és un tan vidriós perquè està polititzat. Fins i tot conec gent que li té urticària al terme “nacionalisme” i arriben a negar la seua existència. És un prejudici sense base. Negar el Nacionalisme polític, cultural, etc. És negar el Romanticisme, cosa absurda. Això sí, de vegade hi ha coses que no són tan clares. Com que el nacionalisme musical és una reacció al model canònic centre-europeu (Alemanya, Itàlia bàsicament, un oc França) què passa amb aquests països, tenen o no tenen nacionalisme musical. Clar que el tenen. En òpera el fet de la llengua sol tenir-se com a element definitori. A Bohèmia, “La nòvia venuda” es considera que és la iniciadora de l’escola nacional txeca, i és cert, però no solament per la llengua sinó també per l’ús del folklore en temes i música i una cosa bàsica que podríem dir “el voler ser jo”, “el dret a ser”. Pose exemples alemanys. Dos segles abans de Wagner, ja tenim una opera en alemany, La Dafne, a imitació de d’italiana del mateix títol. Malgrat la llengua es italiana aquesta òpera i encara no ha arribar el Romanticisme-Nacionalisme. Arribem a Mozart i Beethoven, que dignifiquen el gènere del singspiel que, com saps és en alemany. Tenim òperes de gran vàlua, “El Rapte en el Serrall”, “La Flauta Màgica” i “Fidelio”, però no són considerades òperes alemanyes, sí en alemany. En canvi, ja en ple Romanticisme apareix Weber, model de Wagner, i composa la que es considerada primera òpera )nacional (romàntica) alemanya. Què ha passat, donc primer que res la “voluntat de ser”. Weber se sent alemany i vol crear una escoa nacional alemanya, vol crear l’òpera alemanya i ho fa “El caçador furtiu”. Fa ús del folklore en les melodies i temes i del singspiels, per ser típicament alemany. A ell li seguirà Marschner amb “Der Vampyr” i Wagner, que tindrà aquest dos compositors com a referent en les seues primeres obres Wagner va venerar Weber, fins i tot s’encarregà que les seues cendres foren traslladades a Alemanya i va escriure un discurs patriòtic en el seu honor. En Internet pots trobar-lo en castellà. Joel traduiré al català quan puga.

      Doncs res, un plaer comunicar-me amb tu. Torna quan vulgues que serà ben rebut. Ara vaig a vore que és eixes compositors hongarés, que no em sona de res. Si s’assembla a Bartok ja val la pena. Bartok m’agrada molt. Sobretots els quartets.

      Una abraçada

      Regí

  7. Retroenllaç: Erkel i l’escola nacional hongaresa. | El Cavaller del Cigne

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s