Música y Holocausto: Meditación sobre el uso perverso del arte (I)

campo conc. aush.

Dibujo de un preso de Auschwitz

   La música no es ningún don que los dioses nos hayan dado. La música sale de nosotros mismos, de nuestras entrañas – que pueden ser malas entrañas – y acompañar al infierno de escarnio y mofa macabra que hemos creado para los otros, al oprobio repugnante de tocar el violín mientras otros – no nosotros – están cavando su propia tumba mientras pensamos que nos quedaremos con sus botas y que viviremos un día más. No somos conscientes – no queremos serlo – de que alguien tocará para nosotros La Muerte y la Doncella de Schubert, como en la película de Roman Polanski. Solamente harán falta cinco personas: los músicos y quien nos pegue un tiro a la nuca mientras, indiferente y cansino, tararee el tema principal del cuarteto. Todo es música: desde el disparo al estallido del cráneo que permite que se desparramen los sesos.

   La muerte siempre se acompaña de música. Cantos fúnebres, oficios de tinieblas, misas de difuntos o réquiems…. incluso hay quien eligió los adioses de Wotan o el Liebestod para despedirse del mundo… el llanto, el sonido de la mascarilla de oxígeno, el golpe de una mano que cae…. Nacemos llorando y morimos llorando o haciendo llorar. Hay quien muere solo, llorando como un niño llamando a su madre sin nadie que le acompañe y consuele o deseando morir para evitar el dolor. Muerte, dolor, desolación… nadie tiene derecho a quitarle la vida a otro ser humano a no ser que lo pida porque no soporta la vida con tanto dolor.

   No ha habido jamás un uso más degradante de la música que el que se ha hecho para amenizar a los torturadores de forma macabra ante quienes estaban sufriendo torturas y vejaciones de todo tipo hasta el exterminio moral y físico, hasta robarles su humanidad y, filialmente, la vida en medio del terror y del espanto. Malditos sean quienes lo ordenaron, quienes lo hicieron, quienes lo consintieron y quienes lo perdonaron, lo olvidaron y no fueron castigados por ello. Si hubieran tenido conciencia, el remordimiento no les hubiera dejado vivir. Pero no es así. En La muerte y la doncella de Polanski, el torturador se acompañaba del cuarteto de Schubert que da título a la película mientras abusaba e infringía dolor a la protagonista. Por motivos de seguridad nacional se decreta una amnistía y el torturador obtiene la impunidad. Ya en la sala de conciertos, ella acude a escuchar la que precisamente era su obra favorita. Hacía años que no podía soportarla. Mira a un palco y ve al torturador, con su mujer e hijos que le sonríe burlonamente. La muerte se ha impuesto a la doncella, como dice el poema del lied homónimo, igual que la trucha sucumbe ante el pescador: la vida ante la muerte.

6 Celan Songs.

   6 Celan Songs fue compuesto por Michael Nyman para Ute Lemper a partir de poemas del judío rumano de habla alemana Paul Celan. El poeta perteneció a diversas organizaciones judías socialistas. Acabó, como su familia, en un campo de concentración nazi. El sobrevivió y acabó viviendo en París, donde se suicidó en 1970, arrojándose al Sena. Además de poeta fue traductor, ya que conocía diversos idiomas. Apoyó la causa de la República Española.

   Uter Lemper se ha especializado en cantar a Kurk Weill y Nyman.

   Hilary Summers, contralto. Me llega mucho más esta cantante que Lemper, quizá por mi afición a la ópera. Aquí tenemos Salmo, un poema que reduce a la nada al hombre y a Nadie a Dios.

Ute Lemper. La música evoca imágenes de campos de exterminio y de escenas relacionadas con el Holocausto. De fondo podemos verlas en algunos casos: la vía del tren, el campo… fotos del poeta suicida.

No. 1 “Chanson Einer Dame im Schatten”

No. 2 “Es War Erde in Ihnen”

Nº 3. “Salmo”.

Nº 4. “Corona”

Nº 5. “Nächtlich Geschürzt”

Nº 6. “Blume”

   Es de una belleza triste y apabullante, tanto la versión para contralto como para Lemper, que es para quien fue compuesto este ciclo de canciones. La música minimalista nos comunica un sentimiento de desolación potenciado por el canto y las imágenes, aunque la parte visual no sea necesaria; la música funciona sin necesidad de este apoyo. Sin duda Nyman es un excelente compositor.

El poema más conocido de Paul Celan:

Fuga de la muerte”.

Negra leche del alba la bebemos al atardecer
la bebemos a mediodía y en la mañana y en la noche
bebemos y bebemos
cavamos una tumba en el aire no se yace estrechamente en él
Un hombre habita en la casa juega con las serpientes escribe
escribe al oscurecer en Alemania tus cabellos de oro Margarete
lo escribe y sale de la casa y brillan las estrellas silba a sus
mastines
silba a sus judíos hace cavar una tumba en la tierra
ordena tocad para la danza

Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos en la mañana y al mediodía te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
Un hombre habita en la casa juega con las serpientes escribe
escribe al oscurecer en Alemania tus cabellos de oro Margarete
tus cabellos de ceniza Sulamita cavamos una tumba en el aire no
se yace estrechamente en él
Grita cavad unos la tierra más profunda y los otros cantad sonad
empuña el hierro en la cintura lo blande sus ojos son azules
cavad unos más hondo con las palas y los otros tocad para la
danza

Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía y la mañana y al atardecer
bebemos y bebemos
un hombre habita en la casa tus cabellos de oro Margarete
tus cabellos de ceniza Sulamita él juega con las serpientes
Grita sonad más dulcemente la muerte la muerte es un maestro
venido de Alemania
grita sonad con más tristeza sombríos violines y subiréis como
humo en el aire
y tendréis una tumba en las nubes no se yace estrechamente allí

Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos a mediodía la muerte es un maestro venido de
Alemania
te bebemos en la tarde y la mañana bebemos y bebemos
la muerte es un maestro venido de Alemania sus ojos son azules
te hiere con una bala de plomo con precisión te hiere
un hombre habita en la casa tus cabellos de oro Margarete
azuza contra nosotros sus mastines nos sepulta en el aire
juega con las serpientes y sueña la muerte es un maestro venido
de Alemania
tus cabellos de oro Margarete
tus cabellos de ceniza Sulamita

   Montaje sobre el poema de Celan con imágenes de la época y música de Brahms y Ligeti. Recita Luisa Pastor. Escalofriantes escenas de judíos tocando música mientras se produce el aniquilamiento de sus compañeros ante la mirada entre brutal, indiferente y alegre de los verdugos y sus colaboradores. Brutal y muy bien realizado. Palabra, imagen y música forman un conjunto que impacta.

   El tango de la muerte. Canta Pilar Arcos. Los nazis fomentaron el tango en los campos de concentración. Consideraban que no era una música degenerada de judíos y negros como el jazz, el blues o el fox-trot. Hubo algún compositor de tangos argentinos que compartía sus ideas y colaboró con el nazismo. Esto desmiente lo que se suele creer sobre el uso masivo de la música de Wagner en los campos. Las bandas u orquestinas eran reducidas y no era posible. Así lo atestigua el presidente de la Asociación Wagneriana de Israel, descendiente de supervivientes del Holocausto.

   Otro trabajo sobre el poema. Música y voz sin referencias. Brutal y patético, sin concesiones.

   Me impresionan estos versos:

cavamos una tumba en el aire

subiréis como
humo en el aire
y tendréis una tumba en las nubes

nos sepulta en el aire

   Me hacen recordar Un superviviente de Varsovia de Schönberg y maldecir a todos los que niegan estos hechos. Celan no pudo nunca superar su experiencia traumática en uno de esos campos en los que murieron sus padres. El quedó como muerte viviente. Décadas más tarde se suicidó en Paris.

Dijo:En este poema, las tumbas en el aire no son ninguna metáfora”.

   Contradijo a Adorno, que afirmó que después del Holocausto no era posible escribir poesía. Él escribió 800 poemas de corte surrealista en los que el absurdo de la vida lo invadía todo. Sufrió depresiones y fue internado por ello hasta que puso fin a su vida.

   Dijo: No hay nada en el mundo para que un poeta deje de escribir, ni siquiera cuando se trata de un judío y la lengua de sus poemas es el alemán”.

   Fuga de la muerte se transmitía por la radio en Alemania y era de obligada lectura en las escuelas.

   Más poemas de Celan en castellano pulsando AQUÍ.

Salmo” (fragmento)

Ya nadie nos moldea con tierra y con arcilla,

ya nadie con su hálito despierta nuestro polvo. Nadie.

Alabado seas, Nadie. Queremos por tu amor florecer contra ti.

Una nada fuimos, somos, seremos, floreciendo: rosa de nada, de nadie.

   El poeta expresa su desesperanza, su falta de fe religiosa. Somos una nada y Dios es Nadie. Este es uno de los poemas que musicó Nyman, también judío.

Corona” (fragmento)

Mi ojo asciende al sexo de la amada: nos miramos,

nos decimos palabras oscuras,

nos amamos como se aman amapola y memoria,

nos dormimos como el vino en los cuencos, 

como el mar en el rayo sangriento de la luna.

Celan_passphoto_1938

Celan a los 18 años

Celan llegó a ser uno de los mejores poetas en lengua alemana de su época. Escribió Tango de la muerte a partir de hechos verídicos. En el campo de concentración de Janowska (Rumanía), un teniente de las SS ordenaba a un grupo de violinistas judíos que tocaran un tango que llamaban Tango de la muerte, para usarlo mientras se cavaban tumbas, en las marchas, torturas y fusilamientos. Cuando se desmanteló el campo, se asesinó a los músicos. Posteriormente reescribió el poema y lo tituló Fuga de la muerte. De aquí la insistencia en el poema surrealista de los conceptos: muerte / humo y música.

     AQUÍ se puede ampliar la información. Música de tango, no de Wagner.


   Un superviviente de Varsovia, de Schönberg, también judío. Es una obra para narrador, coro masculino y orquesta. El texto es del compositor y está en inglés, alemán y hebreo. Un sargento ordena a los judíos que salgan del barracón chillando y maltratandolos. Casi inconsciente, el protagonista escucha: “They are all dead!” (Todos están muertos). El alemán ordena los cuenten para llevarlos a la cámara de gas. De repente, suena un himno religioso en hebreo en la mente del superviviente.

   Texto íntegro en inglés AQUÍ.

   Schoenberg era un judío integrado que había que había renunciado a la religión judía. En 1933 decidió volver a ella. Las circunstancias le obligaron a emigrar.

   Theodor Adorno dijo de esta obra: “El efecto de El sobreviviente en Varsovia… es poderoso; es una pieza complementaria de Guernica, de Picasso. Allí Schoenberg hizo posible lo imposible, se enfrentó al horror contemporáneo de la forma más extrema, el asesinato de los judíos, en el arte. Esta obra debería ser suficientee para lograr el agradecimiento de una generación que lo despreció, sobre todo porque en su música manifiesta un sentimiento inexpresable que la mayoría reprimió.”

   Fotos de la destrucción del gueto de Varsovia:

  Warsaw_Ghetto_Uprising_-_10501  Warsaw_Ghetto_Uprising_-_26552

   El ejemplo de Schoenberg fue seguido de otras cantatas de compositores alemanes. Incluso se realizó alguna obra conjunta entre músicos de las dos alemanias con la participación de Henze, partidario del compromiso social y político del compositor:

   [Nos] acordábamos de cuán a menudo en el pasado los artistas guardaban silencio y de cuán catastrófico había resultado su silencio en el Tercer Reich. […] Todos pensamos que cualquier tipo de advertencia sería preferible al tipo de evasivas apolíticas que sólo indica indiferencia y falta de sensibilidad.”

   Henze. Requiem. II Dies irae.

página siguiente →

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en cantants, Poesia, Política, Uncategorized i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Música y Holocausto: Meditación sobre el uso perverso del arte (I)

  1. Retroenllaç: Música y Holocausto: Meditación sobre el uso perverso del arte (II) | El Cavaller del Cigne

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s