Víctimas de la Guerra Civil y Represaliados del Franquismo. Españoles en campos nazis.

franco y rei

Franco bajo palio. El dictador con el futuro rey

Hay víctimas y victimas. Todos lo sabemos. Podrán ser todas iguales, no lo discuto, pero no todas han recibido el mismo trato. Todos lo sabemos. Los nombres de unas adornaban todas las iglesias españolas. “Caídos por Dios y por la Patria. ¡Presente!”. Otras estaban  olvidadas en las cunetas. Todos lo sabían. Padecíamos una dictadura y este tema era tabú. Luego llegó la “modélica” Transición española, que tanto se ha puesto como ejemplo de esto y de aquello. Y es falso. Ha habido otras “modélicas” transiciones a la democracia por toda Latinoamérica. Todas tienen en común la impunidad de los dictadores, de los asesinos y los torturadores. Todos lo sabemos. España no es “different” en esto. Las transiciones son camaleónicas jugadas propias de películas de Vistonti, como El Gatopardo. Cambiar todo para que todo siga igual. Se crea una falsa imagen, pero siguen en el poder los de siempre. Los banqueros de ahora son los los hijos de los banqueros de antes, y los políticos, lo mismo.

Fabra, el señor que está siendo investigado, no sé si juzgado, pasará a la historia negra valenciana como un cacique hijo, nieto y no sé si bisnieto y tataranieto de caciques castellonenses que han estado “mandando” siempre y enriqueciéndose por ello. Su gesta más kafkiana es la construcción de “su” aeropuerto sin aviones a través del cual, presuntamente, desviaba suculentas cantidades de euros a su propio bolsillo. Es un ejemplo de tantos.

Imatge

Garzón contra la dictadura argentina

Volvamos al tema de las víctimas y añadamos el de los símbolos franquistas, es decir, lo de la dictadura fascista que nos subyugó durante 40 años con el apoyo de Hitler y Mussoloni primero, y de los EEUU, después. Aún hay miles de víctimas del fascismo español, llamado nacional-catolicismo, cuyos cadáveres no han sido recuperados y entregados a sus familias. Todos lo sabemos. Zapatero hizo lo que pudo, pero no le dejaron hacer más los que en realidad mandan, que son los poderes fácticos de siempre. Este tema aún calienta la sangre y hay quien no cede ni un ápice. Los herederos ideológicos y sanguíneos de los franquistas no consienten, no ya que se rinda homenaje, sino que se recuperen los cadáveres de miles de personas que no comulgaban con el fascismo españolista. Y tienen mucha fuerza. A Garzón se lo quitaron de encima. ¿Qué es eso de juzgar los crímenes del franquismo? Ya hemos pasado la Transición y mejor no meneallo.

constitucion-espanola-9788497259125

Entre el ruido de sables y el papel mojado

La Transición y la Constitución no son tan “modélicas”. Había ruido de sables de por medio y hubo que ceder en muchas cosas. Una de ellas fue el tema de las reparaciones por los crímenes franquistas. Intocable. El reconocimiento de las víctimas. Intocable. La monarquía. Intocable. El poder de la Iglesia. Intocable. La unidad de la patria. Intocable… Hay tantas cosas intocables que la Constitución se ha convertido en un escollo para la democracia. Lo que tiene de bueno no se cumple. Papel mojado. Todos lo sabemos. En fin… Tenía yo 18 años recién cumplidos y no la voté. A mí no me iban a chantajear para aceptar la monarquía y como Jefe del Estado a un señor que Franco ya había impuesto. No señor. Si “todo” va en el lote, a mí no me interesa. Como tampoco me interesa una bandera bajo la cual asesinaron a mis familiares. No señor. Esa no es mi bandera. Es la de ellos. No me sirve que le quiten el aguilucho y el lema fascista de Una, Grande y Libre al escudo. A eso se le llama lavado de cara. A mí no me la dan con queso. Que se la queden ellos; yo, no, gracias.

rita

Respetemos a todas las víctimas

Una imagen se me forma en la cabeza cuando salió a la palestra el tema de la fosa común del cementerio de València. Rita Barberá ordenó que entrara una pala para llevarse los huesos a otro lugar. Esos eran los huesos de mis muertos. Tanto homenajes a determinadas víctimas y tanta humillación para otras. En mi cabeza surge la imagen de los cadáveres de los campos de exterminio nazis conducidos hacia una fosa. Inhumano. Esta personas no merecen “cristiana” sepultura. Fue algo repugnante.

Escudo facha

El aguilucho

Repugnante es también la defensa a ultranza de los símbolos del franquismo que hacen estos “demócratas”. Trabajé en un colegio donde aún hoy día se conserva el escudo franquista que tanto nos repugna a los que sí que somos demócratas. El aguilucho. Se trata de un escudo de escayola hecho en serie que no tiene ningún valor artístico y que ensucia la imagen que una escuela pública debe dar. Los valores que se deben transmitir son los democráticos. Ese escudo es lo mismo que una esvástica. Incomprensible que aún esté allí. Se pidió que se retirara, pero no se hizo aduciendo a dos falsedades. Uno, que podía peligrar la estructura del edificio. Falso. Dos, que tenía valor histórico y artístico. Discutible. Las esvásticas también pueden tenerlo. Que se retire y se guarde en un museo. Una escuela pública no es lugar para símbolos fascistas.

Nunca olvidaré las instrucciones que recibimos. Se celebraba el 50 aniversario de la escuela y se programaron unos actos. Habría fotos, filmaciones, etc. así que se ordenó que con una pancarta se tapara el escudo que se negaban a retirar. Hipócritas. Aún está ahí.

cucifijo

La religión es voluntaria

Respetando todo tipo de creencias religiosas o de cualquier índole que no atente contra la dignidad humana, decir que otro problema que ha habido en esta escuela y en otras es el que hace referencia a los símbolos religiosos. Con la Iglesia hemos topado. Cuando se redactó la Constitución, en lugar de definir el Estado como “laico”, que es lo que tocaba, se le definió como “aconfesional” añadiendo una alusión a la Iglesia Católica. Lo mismo que cuando se habla del Ejército como garante de la unidad de España. Todo tiene truco. El caso es que en el mismo colegio del aguilucho había una escultura de la Inmaculada presidiendo la sala de claustros y consejos escolares. También había crucifijos en todas las aulas en medio de dos machas correspondientes a los cuadros de Franco y José Antonio. La inspección no se mete en el asunto. Se mantiene el estatus quo. Todo igual, como antaño. De nada sirve lo que opinen los profesores que no hacen como que no ven. A los padres, que son votantes potenciales, se les hace más caso y se retira la estatua de la Inmaculada de la sala de reuniones, pero se coloca en otro lugar fuera de la vista de los padres. Las familias tiene derecho a que sus hijos reciban o no educación religiosa, católica, se entiende. Por eso se les hace caso. Yo lo tenía claro y conocía la ley y mis derechos como profesor. Aunque pedí que se retiraran los crucifijos, no se hizo. Por una parte, el facherío se oponía y, al resto le “daba igual”. Solución. Ejerciendo mi derecho a la libertad de cátedra, cada vez que entraba a una aula retiraba el crucifijo de la pared y lo volvía a colocar cuando terminaba. Nunca me dijo nadie nada. Finalmente, convoqué a los miembros de mi ciclo para tratar el tema, previa consulta al gabinete jurídico de mi sindicato. Llegamos al acuerdo por unanimidad de retirar todos los crucifijos de la ESO – entonces aún se impartía secundaria en las escuelas – En el resto de los ciclos todo siguió igual. La directora, que era muy autoritaria, trató de hacerme la vida imposible, pero siempre conté con el apoyo de mis compañeros.

franco bajo palio

Franco bajo palio

No quisiera que nadie se sintiera ofendido en sus creencias religiosas, que me parecen muy respetables. Se trata de un tema de conciencia y a ella no se la puede violar. Existen colegios católicos donde los crucifijos presiden las clases sin ningún problema. Yo tengo amigos tanto en unos como en otros. Los colegios públicos deben ser como el Estado del que depende, “confesionales”, neutros en lo doctrinario y dejar para la clase voluntaria de Religión los crucifijos. Ese es su lugar y no otro, especialmente ahora que tenemos un porcentaje elevado de niños musulmanes. Eso es lo que sucede en mi destino actual. También tuve que ser yo el que diera el primer paso, ya que cuando llegué hace once años, los crucifijos presidían las aulas. Aquí no tuve ningún problema. Como a todos le “daba igual”, nadie se quejó. Me limité a recordarle a la directora que ella era la encargada de velar porque se cumpliera la ley y que estábamos en una situación irregular.

Mauthausen-Retaining_Wall

Mauthausen

Volviendo al tema de las víctimas, no solo tenemos las que lo fueron por el franquismo, sino también, por el nazismo. Al acabar la guerra civil, medio millón de personas cruzaron los Pirineos. Los milicianos que antes lucharon en España contra el fascismo, lo siguieron haciendo en Europa durante la II Guerra Mundial. Miles de ellos acabaron en campos de concentración o de exterminio nazis, especialmente el de Mauthausen, donde destacaron por su valentía y determinación. Un fotógrafo catalán fotografió secretamente a los carniceros que asesinaban allí, Himmler incluido. Esas fotos se utilizaron después en los Juicios de Núrenberg. Cuando el campo fue liberado por los americanos, una pancarta en español presidía el lugar.

Mauthausen liberación pancarta español

Liberación de Mauthausen. Pancarta en español

También fueron españoles los integrantes de la División Leclerc que, tras un rosarios de batallas, liberaron París. Los tanques llevaban nombres como: Madrid, Jarama, Ebro, Teruel, Guernica, Belchite, Guadalajara, Brunete y Don Quijote. Los desagradecidos franceses manipularon las fotos para que el mundo no supiera que fuero los españoles y no los franceses quienes liberaron París. AQUÍ tenéis más información.

tanque liberando paris

Soldados españoles liberando París

Acabo el tema rindiendo homenaje a los valencianos que dieron su vida para luchar contra el fascismo. El último reducto en caer fue Alicante. En el puerto se concentraron miles del personas esperando que llegara algún barco para exiliarse. No llegó ninguno. Las tropas italianas les cercaron. Franco había ordenado disparar sobre la muchedumbre indefensa ante el estupor de los mismos italianos. Algunos se suicidaron antes de que los apresaran. Las tropas cargaron y produjeron cuantiosas víctimas. Los supervivientes fueron a parar al campo de concentración de Albatera, donde sufrieron calamidades.  

paterna homenaje fusilados

Homenaje a los fusilados en Paterna

Tras la guerra, en Paterna se llevaron a cabo numerosos fusilamientos tras juicios sumarísimos o sin juicios. Había que “salvar España aunque hubiera que eliminar a la mitad de la población”. Eso dijo Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios, y llevado bajo palio por la Iglesia, ya que era el glorioso artífice de la “Cruzada Española”. Aún no han pedido perdón por ello. El sanguinario dictador bajo palio. AQUÍ podéis consular la lista de fusilados entre 1939 y 1956. La represión duró hasta el mismo momento de la muerte del dictador, que murió matando. La mayoría de los ejecutados son valencianos, pero también hay de otros lugares. Conozco a unos cuantos descendientes de los asesinados. Mi migo Paco me contó que su abuelo escribió una carta de despedida y la escondió en el forro de su chaqueta. Aún la conserva. A los familiares se les permitía acudir a la ejecución. Una madre fue con su niña. Al marido le pegaron un tiro en la nuca antes ellas. Al desplomarse el cadáver, ella no pudo evitar correr hacia su padre. Se le habían salido los ojos de las cuencas. Durante años necesitó tratamiento médico. Quedó traumatizada de por vida.

Muchos valencianos fueron asesinados en campos de exterminio nazis. AQUÍ tenéis la lúgubre lista con nombres y apellidos.

La información que viene a continuación procede de AQUÍ.

Franco0001

Franco asesinó a más personas que Mussolini

Con la difusión y puesta a disposición de los ciudadanos del PORTAL DE VÍCTIMAS DE LA GUERRA CIVIL Y REPRESALIADOS DEL FRANQUISMO, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte cumple uno de los mandatos más significativos de la Ley de la Memoria Histórica: facilitar el acceso a los documentos relativos a las víctimas de la Guerra Civil, el exilio y sus consecuencias y la represión durante la dictadura franquista.

Los ciudadanos pueden consultar en este portal una base de datos con las referencias existentes en archivos dependientes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, sustentada en los documentos que reflejan el sufrimiento y la violación de los Derechos Humanos que padecieron nuestros compatriotas durante tan largo periodo. A ellas se han añadido las relativas a la presencia de refugiados españoles en los campos de concentración y exterminio nazis, a partir de fuentes extranjeras.

 Las referencias del Portal de Víctimas se centran en quienes padecieron expresiones de violencia personal represión, depuraciones, injusticias y agravios por motivos políticos, ideológicos, religiosos o de otra índole, tanto de los que no eran afines al Movimiento Nacional, como de quienes tampoco lo eran con el gobierno republicano legalmente constituido.

La magnanimidad del pueblo español y de las mujeres y hombres de la Transición contrasta con las actitudes y los tiempos deshonrosos del pasado en el que sucedieron aquellos hechos. La Ley de la Memoria Histórica asume y profundiza el espíritu de reconciliación, concordia y reencuentro de los españoles, cuyo reflejo jurídico es la Constitución de 1978. 

Santander.Estatua.Francisco.Franco

El dictador se hacía erigir estatuas ecuestres

Hace setenta años la dictadura franquista vertebró su régimen represor mediante la promulgación de leyes especiales con un objetivo bien claro: continuar, ya durante la larga posguerra, la persecución de los contrarios o desafectos al Nuevo Estado, mediante incautaciones de bienes, sanciones económicas, reclusión, y si procedía, la eliminación física. La construcción jurídica de la represión política que siguió a las eliminaciones selectivas e indiscriminadas de los primeros momentos de la sublevación, se materializó por parte de los vencedores en un entramado institucional especializado y coordinado, para castigar y doblegar a los denominados enemigos de España, como los Consejos Guerra, la Ley de Depuración de Empleados Públicos, las Juntas de Incautación de Bienes, el Tribunal Especial contra la Masonería y el Comunismo, los Tribunales de Responsabilidades Políticas y, más cercano en el tiempo, el Tribunal de Orden Público. Todas las instituciones franquistas implicadas en la persecución política y social, en virtud de su minuciosidad, generaron una ingente masa de documentación conservada en su mayoría. 

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con este portal inicia la difusión de estos ignominiosos testimonios del pasado que forman parte también del Patrimonio Documental, a la par que fundamentales para la  memoria democrática de España. El Portal irá progresivamente recibiendo nuevas referencias a las que se vincularán las respectivas imágenes digitales de los documentos. Entre estas referencias se incluirán aquellos documentos que superen los plazos de accesibilidad como los que sean autorizados por los afectados para ser difundidos y consultados. 

Imatge

 La presente base de datos reúne básicamente los contenidos de la publicación LIBRO MEMORIAL. ESPAÑOLES DEPORTADOS A LOS CAMPOS NAZIS (1940-1945), editada por el Ministerio de Cultura de España en 2006, resultado de una investigación de Benito Bermejo y Sandra Checa. Se han corregido algunos errores u omisiones presentes en la versión impresa.

Por otro lado, una parte de la información (la relativa a los traslados) queda pendiente de una ampliación que tendrá lugar en breve plazo. Además, en una fase posterior se podrán ir incorporando otras informaciones que no estaban presentes en la versión impresa, la cual correspondía al estado y resultados de este Proyecto a principios de 2006. Igualmente se añadirán algunos materiales complementarios, con la intención de hacer más útil para los usuarios la consulta de la presente base de datos. 

Con esta forma de presentar los contenidos del Libro Memorial se pretende proporcionar una herramienta de información para un público muy amplio y además añadir algunas posibilidades de consulta que una versión impresa difícilmente podría ofrecer. 

También se quiere animar a que por parte de las personas interesadas se realicen aportaciones sobre los posibles errores u omisiones que se puedan hallar. Dichas aportaciones serán tenidas en cuenta en  la fase posterior de este Proyecto y de sus autores (con acuerdo de ellos) quedará constancia.

Prólogo.

Flag_of_Spain_(1931_-_1939).svg

Bandera de la República con escudo

Se cumple este año el 70 aniversario del comienzo de la Guerra Civil española y con esta ocasión tendrán lugar distintas actividades que contribuirán a la reflexión sobre unas circunstancias que marcaron a la sociedad española de forma duradera. Por un lado, por la pérdida de vidas humanas y la devastación que la guerra trajo. Además, tuvo lugar un exilio de dimensiones muy considerables que privó a nuestra sociedad de parte esencial de sus cuadros políticos y sociales y de su intelectualidad. España, que había estado como nunca abierta a Europa y esperanzada con la experiencia de la II República, sufrió una vuelta atrás que implicó nuestro apartamiento de Europa durante décadas.

guerra civil

Calamidades de la guerra en la población civil

Pero todavía recién terminada nuestra Guerra Civil hubo ciudadanos españoles que padecieron las consecuencias de un conflicto de dimensiones aun mayores. En su gran mayoría estos españoles eran exiliados que habían abandonado España en 1939 y que contribuyeron a la defensa de Francia  contra la Alemania nazi.

La derrota francesa llevó a miles de ellos a caer prisioneros del III Reich; conocieron posteriormente un régimen inhumano que llevó a la muerte de la mayoría de ellos. Más avanzada la Guerra Mundial, hubo más ciudadanos españoles -ahora también mujeres- que sufrieron la deportación desde Francia por su implicación en la resistencia contra el ocupante nazi. Todos estos hombres y mujeres son víctimas tanto de nuestra Guerra Civil como del conflicto europeo y sufrieron debido a la dictadura nazi, pero también a la española, que no dio muestras de proteger a quienes no habían dejado de ser españoles.

Al publicar este libro, el ministerio de Cultura quiere unirse al reconocimiento de la España democrática hacia nuestros conciudadanos que padecieron las peores pruebas por haberse empeñado en la defensa de la libertad de su país en España y fuera de ella.

zapatero m

Zapatero impulsó la Ley de Memoria Histórica, boicoteada por la derecha

Hace un año por vez primera un presidente de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero acudió a las ceremonias del Aniversario de la liberación de Mauthausen y tuvo ocasión de prometer personalmente ante un grupo de supervivientes españoles que aquel no sería el único acto impulsado con ese fin.

Esta obra resulta de un trabajo llevado a cabo desde hace años por unos investigadores españoles, en colaboración con las principales instituciones europeas vinculadas al asunto tratado. Puede decirse que es un trabajo pionero, porque aborda unos temas muy poco presentes hasta la actualidad en el ámbito académico español. Es una obra necesaria, porque conlleva abordar con precisión la dimensión real de los hechos, hasta el punto de poder poner nombres a las personas que los padecieron.

El Ministerio de Cultura entiende que esta edición será un instrumento fundamental para una toma de conciencia en la sociedad española acerca de esta parcela de nuestro pasado. Pero también una ocasión para ampliar y completar la información sobre ella. Toda la información contenida en esta obra será en breve plazo, accesible desde Internet y ser propiciará la aportación, por parte de todas las personas interesadas, de correcciones y ampliaciones de dicha información.

En estas páginas queda plasmada parte de nuestra historia común con otros países europeos. En el periodo 1940 – 1945 Europa vivía uno de sus episodios más negros y en ese marco transcurrió el camino trágico de los ciudadanos españoles a que se refiere este libro. Nuestra perspectiva podría hacer que nos aparezca muy lejano y ajeno todo esto, cuando hace casi tres décadas que España vive en democracia y desde hace veinte años somos parte plena del proyecto europeo. Valorar que vivimos en paz y en libertad debe ir de la mano con hacer presente que en nuestras sociedades tuvieron lugar hechos como los que estas páginas documentan. Mi deseo es que la edición de este libro contribuya a dicha tarea.

(José Ramón Cruz Mundet. Subdirector General de los Archivos Estatales.)

Testimonio de un deportado a Mauthausen.

Mauthausen,_Besuch_Heinrich_Himmler

Himmler visita Mauthausen, campo al que fueron a parar la mayoría de los republicanos españoles

Es ahora, ya en los primeros años de este tercer milenio, cuando aquellos a quienes en algún momento se llamó los olvidados son por fin reconocidos. Salen del anonimato, o al menos lo hacen sus nombres y su memoria, pues son muy pocos quienes quedan en vida. La dictadura franquista tuvo como efecto que durante casi cuarenta años algunos aspectos esenciales de la historia española reciente quedaran en la sombra. Y aunque, posteriormente, una joven democracia trajese vientos de libertad a España, parece que todavía ha hecho falta llegar a nuestros días para que la vivencia de los hombres y mujeres que sufrieron la tragedia de la Deportación haya terminado para muchos de salir a la luz ese sentimiento lo compartimos algunos antiguos deportados en mayo de 2005, hace ahora un año, cuando junta a nosotros asistía a las conmemoraciones de la liberación de Mauthausen, por primera ve, el Presidente de un Gobierno español.

Muchos años antes, recién terminada la Guerra Mundial, yo y otros compañeros, antiguos deportados, habíamos tenido la ocasión de conocer a otro Presidente del Gobierno de España. Se trataba de Francisco Largo Caballero, que había conocido también los avatares de la Deportación, él en el campo de Sachsenhausen, cerca de Berlín. Había vuelto anciano y fatigado de Alemania, pero todavía pudimos contar con su presencia en algunos actos organizados por los exdeportados, antes de que falleciera en París en 1946. Con ocasión de su entierro en el cementerio de Père Lachaise no faltó el afecto y el calor de una gran masa de españoles exiliados y, desde luego, de muchos deportados. Él, siendo una personalidad tan relevante, había pasado por un campo nazi.

Toda una muestra de las circunstancias personales tan variadas de cada uno de los deportados y de quienes vivimos el exilio de general. Medio millón fuimos quienes dejamos en febrero de 1939 la tierra en que habíamos nacido. Éramos personas de todas las condiciones sociales y dejábamos tras nosotros cualquier esperanza que hubiéramos podido albergar de una sociedad moderna y democrática en nuestro país. Esa sed de libertad la llevaron los republicanos españoles a todos los rincones de Europa, dejando incluso su vida en esa lucha. De ello dieron muestra miles de españoles, unos en la Resistencia francesa, otros el Ejército o en la Legión Extranjera.

Recordemos como un símbolo de esa lucha a aquellos primeros vehículos blindados de la División Leclerc que entraron en París para liberar la Capital y que iban pilotados por republicanos españoles. El tributo pagado a esta búsqueda de la libertad fue muy costoso para buen número de nuestros compañeros. Todo había empezado en realidad mucho antes de los combates en Europa, todavía en nuestro propio suelo. Ya entonces habíamos sido víctimas del nazismo y de otros regímenes fascistas que imperaban en Europa en aquellos tiempos y que en 1936 habían convertido a nuestro país, que había sido una joven República democrática, en un auténtico banco de pruebas de lo que se avecinaba.

Cuando estábamos ya en el exilio y había empezado la guerra europea, el nazismo se encontró con algunos de nosotros en suelo francés y nos consideró como un colectivo peligroso, molesto para sus fines. Así que no es casualidad que ya en 1940 fuimos más de siete mil los republicanos españoles deportados a campos de concentración nazis. El nazismo reconocía en nosotros a enemigos, pero en Madrid había un Gobierno que flirteaba con Hitler. En aquel momento, se nos marcó con un triángulo azul, el reservado para los apátridas.

franco-y-hitler-en-canfranc

Franco no reconoció como españoles a los republicanos en manos del nazismo

Franco no se dignó reconocernos como ciudadanos españoles. El primer día en que llegaron presos españoles a Mauthausen, el 6 de agosto de ese año, yo me encontraba entre ellos; tenía entonces diecisiete años y entraban también en aquel campo conmigo mi padre y mi hermano mayor. Allí conocimos lo que nunca antes hubiésemos podido imaginar. Los trabajos en la cantera o en otros lugares hasta caer agotados; el hambre; las enfermedades; los castigos crueles. Los hijos veían consumirse a sus padres; muchos iban viendo morir a sus compañeros de luchas, a sus paisanos.

Otras veces simplemente desaparecían, enviados a un destino desconocido; entonces sospechábamos lo peor, y esas sospechas un día se revelaron ciertas. Por supuesto, nosotros no éramos allí las únicas víctimas; a nuestro alrededor otros grupos padecían un destino similar e incluso en ocasiones, la eliminación rápida y total. De los españoles que entramos en Mauthausen solamente unos dos mil regresamos a Francia en 1945. pero algunos lo hicieron en muy malas condiciones. Mi padre murió en el Hospital de la Salpetrière de París a las pocas semanas de volver; fueron bastantes, incluso mucho más jóvenes que él, quienes fallecieron no mucho después de volver de los campos.

Para los que tuvimos la suerte de poder recuperar la salud y las fuerzas se abría otra etapa, a partir de aquellos momentos, junto con los supervivientes de otros campos de al muerte, fuimos acogidos por Francia, que esta vez sí no abría los brazos y se había convertido en tierra de asilo para unos hombres y mujeres que nos sentíamos desposeídos de nuestra ciudadanía de origen.

En Francia hicimos lo posible por reconstruir nuestras vidas, pero no por ello abandonamos el recuerdo de nuestros compañeros muertos en los campos. Tampoco descuidamos el esfuerzo para que sus viudas y sus hijos supieran de lo ocurrido. Era el primer paso para que muchas de esas personas pudieran reclamar las indemnizaciones que en su momento se les reconocieron.

Establecer ese contacto no siempre fue una tarea fácil; recuerdo cómo en su momento un hecho que puede parecer tan sencillo como enviar a España una carta a cada familia de nuestros compañeros muertos resultaba una empresa de un coste inalcanzable para nuestra organización en Francia. Por mi actividad de muchos años en la Federación Española de Deportados e Internados Políticos puedo atestiguar hasta qué punto hizo falta la entrega de muchos para que ese deber pudiera cumplirse.

Quiero expresar mis deseos que esta información suponga una verdadera toma de conciencia en España ante lo que significó nuestra experiencia. Que venga a ser como colocar un eslabón que faltaba en la cadena de la historia de nuestro país y que sirva para dar fe ante las nuevas generaciones de lo que fueron aquellos hombre y mujeres y de cuál fue su destino. Es cierto que han permanecido olvidados mucho tiempo y que ha sido una larga ausencia, pero no tengo ninguna duda de que hoy los españoles comprenderán que ese pasado le pertenece y que también esos que fueron olvidados han contribuido a que la España de hoy sea la que es.

(Ramiro Santisteban Castillo. Presidente de la Federación Española de Deportados e Internados Políticos Mauthausen, nº 3237)

 

 

 

 

 

 

Anuncis

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Història, Llibres, Política, Uncategorized, Vivències i etiquetada amb , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s