Waltraud Meier

meier sings wagner

Estoy escuchándola a través de Spotify. Dirige Maazel y ella canta fragmentos wagnerianos. El sello es RCA RED SEAL. Su voz es la de una diosa carnal y voluptuosa. Lleva una especie de tul rojo a juego con el carmín de sus carnosos labios. Ojos de encanto y una media melena rizada y cobriza. ¡Qué guapa está! La verdad es que estoy enamorado de ella. Es la diosa wagneriana a la que adoro desde hace años. Es la encarnación de las heroínas de Wagner con las que siempre soñé. Es el verbo hecho actriz y cantante que hace de médium entre mi compositor favorito y yo. La llevo en mi corazón. No hay disco que no compre ni actuación a la que no acuda si está en mis manos.

Meier 006

Os cuento mi historia con ella. Hace un montón de años me compraba en el kiosco una colección titulada Grandes voces de la lírica o algo así. Se trataba de fascículos acompañados de CD. Una semana, apareció ella. Me puse el CD y me quedé impresionado. Leí el fascículo. Nacida en 1956 y la mejor soprano/mezzosoprano wagneriana de la actualidad tras largos años de sequía. Hacía décadas que no había una cantante wagneriana como ella. Excelente actriz e insuperable cantante. En las fotos estaba radiante.

Pasaron los años y me mantuve fiel a ella. Recuerdo cierta ocasión en el Real de Madrid. Un Tristán de ensueño. Hasta la escenografía acompañaba (bueno, realmente sólo en el primer acto), en la escena final, los amantes se cogen de la mano y el barco se abre en dos mientras Tristán e Isolda tratan de mantener unidas sus manos sin poder evitar que poco a poco sus dedos quedan al descubierto, estirados al máximo, suplicantes. Me entró tal emoción que llegué a pensar que me daba algo. Esta situación me recordaba una escena de una película excelente titulada Lo que queda del día, cuando se separan los amantes fallidos en medio de la lluvia y el parabrisas del coche descubre el llanto de él contemplando el de ella. Musicalmente, el resto de la representación fue fabuloso. Incluso le llegué a decir a alguien que ya podía morir. Esa noche apenas pude cenar.

No sé qué pasaría en Madrid, pero el caso es que la Meier dijo que nunca volvería al Real. A mí me supo muy mal. Menos ocasiones de verla. Pero me equivoqué. Los valencianos tuvimos mucha suerte porque acudió al Palau de la Música y el de les Arts con mucha frecuencia. La tuvimos en Fidelio junto a mi superadmirado Matti Salminen (otro de mis fetiches) y Peter Seifert en la inauguración de les Arts.

Otro factor a considerar es que el director de la Orquesta de València es Yaron Traub, el asistente de Barenboim y amigo personal de la diosa. En cierta ocasión pude hablar con ella en inglés. Fue la primera vez. Después, pude volver a hablar con ella. Estaba como un flan. Fijaos lo que le dije. “You are my favourite wagnerian singer. I love you.” Me contestó “Thank you” y me estrechó la mano. Sentí como una descarga eléctrica.

meier002

Palau de la Música de València

Vino varias veces, pero en la última me pasó algo especial. Era La Canción de la Tierra, de Mahler. El tenor muy bien. Ella, perfecta. Eso sí, me entró una congoja existencial. Hice horas de cola para sacar una buena entrada. Estaba sentado en primera fila y podía verle hasta las venas del cuello. Por favor, no me consideréis machista. El caso es que había envejecido, como nos pasa a todos; pero en mi mente ella seguía siendo esa cantante joven tan hermosa y atractiva. Si no habéis leído la letra de la obra, hacedlo pura poesía filosófica china. Como sabéis, tenor y mezzo (o soprano) se van alternando hasta llegar al fragmento final, que es el más extenso y triste. Verla a ella, escucharla, ser consciente del paso del tiempo me hizo sentir la fugacidad de la vida, la fragilidad de todo, carpe diem, que hemos de aprovechar mientras podamos hacerlo, que todo lo que es acaba – que diría Erda -.Tras la última nota siguió un largo silencio, lo que no suele ser habitual por aquí.

La letra es hermosa, pero profundamente melancólica y triste:

 El adiós

(…)

Bajó del caballo
y le dio la copa del adiós.
Le preguntó adónde iba
y por qué había de ser así.
 
Habló, tenía la voz velada:
Amigo mío, en esta tierra,
¡la suerte no me fue favorable!
¿Adónde voy?
Vago por los montes.
Mi corazón solitario busca la paz.
 
¡Vuelvo hacia mi patria, mi morada!
No habrá más horizontes lejanos.
Mi corazón tranquilo espera su hora.
 
¡De nuevo la tierra amada
florece y reverdece
por todas partes en primavera,
¡Por todas partes y eternamente
brillan luces azules en el horizonte!
Eternamente… eternamente…
 

El final, “Ewig… ewig…” produjo un efecto inefable entre el público. El “Eternamente  …. eternamente ….” fue demoledor, no se oía ni a una mosca. Un silencio antológico en aquel foro que tan solo se produce de tarde en tarde en situaciones como esta en las que la música, el arte nos hace conectar con un mundo suprasensorial. Rara avis. Si no lloré no fue por falta de ganas…

Ahora mismo suena el final del Ocaso de los dioses y me estoy emocionando, qué pena que no haya cantado a Brünnhilde en una Tetralogía; en estos fragmentos lo hace hecho muy bien. Recuerdo que cuando le preguntaban por qué no hacía de la walkiria favorita de Wotan, ella respondía que en ese caso tendría que dedicarse completamente a Wagner y que también le atraían otros compositores. Más adelante se rumoreó que iba a hacerlo, pero el invento se fastidió por culpa de la voz, según parece. Una pena ya que hubiera sido el broche de oro para una cantante que en tantos papeles wagnerianos se ha prodigado.

Waltraud_Meier

Excelente como cantante y como actriz

¿Soprano? ¿Mezzo? Ella decía que tenía una voz intermedia; lo que le permitía enfrentarse a roles de las dos cuerdas.

Antes os mencioné a Yaron Traub, pero olvidé deciros que fue asistente de Barenboim en Bayreuth. La Meier era habitual del argentino-israelita-palestino-español (un buen coleccionista). Gracias a ello, los valencianos hemos podido disfrutar tanto de ella, una diosa que no va de diva, como os comento más abajo.

Otra experiencia maravillosa que tuve ocasión de disfrutar fue en el Liceu de Barcelona. Se trataba de la Walkiria, mi obra favorita. Su welsungo gemelo era Plácido Domingo. Pura maravilla. Y eso que era versión concierto aunque la indumentaria era acorde con el papel. Una de las mejores veladas de mi vida.

Hablando de Plácido, he de deciros que me parece un excelente tenor wagneriano – a pesar de que haya quien lo ponga a parir, posiblemente porque no era santo de la devoción de Ángel Mayo. Con diferencia es mi tenor -en general- favorito. Todo un portento a quien también hemos tenido numerosas ocasiones de admirar en València, ya que está vinculado al Palau de les Arts. Tanto a la Meier como a él los conocí personalmente. Ya os contaré mis andanzas con el madrileño.

Os cuento ahora mi primera experiencia visual con la Meier. Hace tanto que aún no se habían inventado los DVD; lo que había eran unas cajas que abultaban lo suyo llamadas VHS. Había una colección de Planeta de Agostini titulada: Un palco en la ópera. Yo me compraba alguna de vez en cuando porque eran caras y tenía que elegir. El quiosquero me guardaba las de Wagner. Era el Tannhäuser de Munich, con Metha, Kollo y Meier. La escenografía era una sucesión gortesca de barbaridades y de estupideces: un cocodrilo comiéndose a una mujer desnuda, un aviador loco de la Primera Guerra Mundial con el gorro y las gafas, unos señores cargando puertas; una chica desnuda con el culo en pompa, de verde y calva… y el toque final, unas ruinas de un edificio de estilo griego en el que ponía “Germania Nostra”.

Lo único que estaba bien era la Meier, que cantó y actuó como una diosa. Si no se hubiera dedicado a cantar, hubiera sido una excelente actriz. Iba de Venus-Gilda y rezumaba un sensual erotismo, como diosa del amor que era. Su voz mórbida, su aspecto, sus movimientos invitaban al placer sexual, al amor carnal. El momento álgido fue cuando se contorneó en la mesa… Y aquí acaba lo bueno. El Tannhäuser de René Kollo no era ni sombra de lo que fue con el referencial de Solti. Tenía la voz gastada y un fuerte vibrato que resultaba molesto. Además iba vestido a la wagneriana de la época, es decir, levita y maleta. Es curioso que tantos registas hayan repetido lo mismo. Cuánta estupidez y esnobismo hay en el mundo de la escena.

Pues, ya no os comento nada más, solamente decir que el DVD correspondiente solo es apto para fans de la Meier y que podría ir a la basura si no fuera porque la alemana participa en él. Muy satisfecha no quedó la Meier del asunto. En una entrevista le preguntaron por esta producción. Fue breve y tajante: “Sin comentarios.”

En esta entrevista, que se puede subtitular en inglés para su mejor comprensión, Waltraud nos da su visión sobre Wagner. Se realizó en 2.013 en el marco de la celebración del bicentenario del nacimiento del compositor.

Lo que viene ahora sí que es bueno. Si no lo tenéis, haceros con él. Hay un DVD tipo documental en el que se se la entrevista. Nos habla de sus preferencias musicales (Wagner), se la ve ensayando e incluso hace bromas y confesiones (como buena alemana -y wagneriana-) le encantan las salchichas con cerveza. Nada de divismo, como os decía antes. Todo lo contrario que un Mehta que dejó con la palabra en la boca a un asistente a la presentación del famoso Ring del Palau de les Arts con la Fura dels Baus. La prepotencia personificada. Había poca asistencia al acto y se molestó por ello.

La segunda parte del DVD corresponde La Canción de la Tierra. Está soberbia, hipnotiza, aunque con el directo en primera fila gana muchos enteros. Lo puedo asegurar. Como conté antes, yo estuve allí.

Ha interpretado toda clase de papeles wagnerianos, incluyendo los secundarios, como Brangania, Sieglinde o Waltraute, pero es conocida por los principales. Waltraud Meier ES Isolda y Kundry, roles en los que ya es un hito wagneriano y de los que disponemos unas cuantas grabaciones de referencia. También podemos escucharla en discos en papeles que no ha representado en el escenario que yo sepa, como Senta o Brünnhide, y lo hace muy bien. En el disco que me sirve de fondo para redactar estas líneas, se puede escuchar.

Debutó en València en septiembre de 1990 en la Sala Iturbi del Palau de la Música con el Requiem de Verdi – además de Wagner, también se ha dedicado al repertorio francés e italiano – y ha cantado en diferentes ocasiones, casi siempre Wagner. Se le concedió la Medalla del Palau de la Música el 27 de mayo de 2.011. Fue cuando cantó La canción de la tierra. En otras ocasiones cantó Los cuatro últimos lieder de Strauss y el Acto II de Tristan en versión concierto. Del tenor solo recuerdo que chillaba porque no podía con el papel; de ella, solo decir que ERA Isolda encarnada en cantante. Todo un lujo.

Si alguna pega puedo ponerle es que no me gustó como cantante de lied acompañada de piano. Desde luego es un juicio subjetivo, ya que este género no se encuentra entre mis favoritos. Prefiero los lieder orquestales, donde sí que disfruto con ella.

Wozzeck portada

Decía antes que no solo canta Wagner, sino que dentro del repertorio francés son excelentes sus interpretaciones de la princesa de Éboli en Don Carlo de Verdi – versión francesa, lógicamente – o El poema del amor y del mar de Chausson, una joya. También ha abordado otros papeles alemanes, como Marie en Wozzeck de Alan Berg, dirigida por Barenboim. Ambas óperas las tenemos en DVD. También ha intervenido en Fidelio de Beethoven con Plácido Domingo y Daniel Barenboim. Excelente grabación en CD. Con esta obra – que inauguró el Palau de les Arts – hizo su debut en el coliseo valenciano en octubre de 2.006 con Mehta, Seiffeer y Salminem. Hay DVD, pero me negué a comprarlo con dolor en el corazón por principios, ya que no tiene subtítulos en valenciano, como el resto de los DVDs que se han realizado. En ocasiones, tampoco los llevan en castellano. Considero esto una falta de respeto hacia mi tierra y mi lengua. Los DVDs del Liceu sí que llevan subtítulos en catalán. Recordemos que las producciones se pagan con nuestros impuestos. Me quejé donde tenía que hacerlo y como si lloviera. Me consta que no soy el único valenciano que se ha sentido ofendido por ello y conste que tengo DVDs de producciones extranjeras con subtítulos en francés, alemán o inglés.

La última vez que tuve ocasión de escucharla fue el 14 de febrero de este año, 2.014, en el Palau de la Música de València con este programa:

Tannhäuer (Obertura)
Tristan und Isolde (Preludio y Muerte de amor)
Die Walküre (Acto I)
 
Waltraud Meier, soprano/Sieglinde
Thomas Mohr, tenor/Siegmund
Tobias Kehrer, bajo/Hunding
Orquesta de València
Yaron Traub, director
 

La orquesta estuvo floja, pero los cantantes lo hicieron bien, especialmente Waltraud que, de nuevo bordó uno de sus papeles fetiches. No es la primera vez que la escucho en versión concierto cantando Sieglinde. Fue, sencillamente, maravilloso. Una experiencia que supo a poco a quien, como yo, está habituado a representaciones completas de dramas wagnerianos.

Si fue una velada estupenda, tras ella venía una sesión especial. Yaron Traub y ella se quedaron para responder a las preguntas del público. Como podéis suponer, no pude mantenerme callado y, con mi inglés macarrónico, le hice unas preguntas junto a otros asistentes. Dijo que la tríada Barenboim, Chéreau, Domingo era su favorita. Y es cierto. Su último Tristán en DVD, el de Milán, 2.007, es sobrecogedor, con un Ian Storey ala altura aunque más lírico que heroico.

Le preguntaron  por las escenografías llamadas modernas. Se mostró diplomática y no dejó clara su postura. Insistí en ello y le pregunté si había una relación entre los conejos y las ratas con Wagner – omití lo más escabroso y escatológico -Aquí se sinceró y dijo: “Sin comentarios”, a lo que añadió que hoy se prima lo visual sobre los musical. Lo dejó claro. También le pregunté qué opinaba de Wagner como poeta. Me respondió que era mucho mejor de lo que algunos creen. Ni que decir tiene, que es su músico favorito.Finalmente, nos dio una sorpresa: el año que viene volverá a València. Allí estaré yo.

Mientras tanto, podemos verla y oírla, así como visitar su web AQUÍ.

Nota: Os recomiendo instaléis spotify en vuestro ordenador. Es gratuito y permite acceder a mucha música.

Regí

Quant a rexval

M'agrada Wagner, l'òpera, la clàssica en general i els cantautors, sobretot Raimon i Llach. M'interessa la política, la història, la filosofia, la literatura, el cinema i l'educació. Crec que la cultura és un bé de primera necessitat que ha d'estar a l'abast de tothom.
Aquesta entrada s'ha publicat en Òpera, cantants, Uncategorized, Wagner i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

6 respostes a Waltraud Meier

  1. Nashorn ha dit:

    Es una grande. A mí también me gusta mucho.

  2. Eulogi d'Antioquia. ha dit:

    Hola Regí. La Sieglinde de la Meier se m’äntuja que és més de tall audiovisual (magnífica i magnética fins i tot en produccions gens serioses com la de Wernicka a Múnic el 2005, crec recordar) que no simplement vocal. La veu li sona destimbrada i no acaba de trobar-se cómoda en la part vocal, des del meu punt de vista.

    Què tal Thomas Mohr com a Siegmund? A Malmö hi va fer un Parsifal que no estava malament. Em va semblar, per l’enregistrament que corre per internet, de bons mitjans vocals però de línia vocal desigual.

    .

    • rexval ha dit:

      Jo crec que a la Meier li passa com a la Callas: que guanyen en directe perquè són excel.lents actrius. La interpretació fa que no te n’adones de les possibles imperfeccions vocals.

      La Meier és tan bona actriu que en l’Acte III de Parsifal, on no canta, sempre hi és present per la seua actuació.

      Trobe bastant bé a Thomas Mohr, però queda eclipsat davant tot una Meier. L’unic welsung que he sentit al seu costat i que em cridara realment l’atenció ha segut Plácido Domingo. Un que m’agradaria molt sentir al costat de la Meier és Kaufmann, possiblement el millor tenor wagnerià de l’actualitat.

  3. Y pensar que la primera vez que la vi en los años 90 como Compositor de la Ariadne de Strauss pensé… “No es para tanto”. Menos mal que he tenido tiempo para cambiar de opinión.

    • rexval ha dit:

      Igual ese día no estaba tan bien. A mí siempre me ha cautivado. En el DVD de Wozzeck con Barenboim ya era una excelente cantante y actriz, a pesar de su juventud.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s